Bruselas

Es un reconocimiento implícito, pero por la puerta de atrás. El Parlamento Europeo ha permitido este viernes al expresidente catalán, Carles Puigdemont, y a su exconseller Toni Comín -huidos en Bélgica desde octubre de 2017- iniciar los trámites para acreditarse como eurodiputados de pleno derecho y les ha concedido ya un pase provisional. Un procedimiento similar al que la Eurocámara les denegó el pasado 29 de mayo con el argumento de que había muchas dudas de que pudieran acceder a su escaño por su condición de prófugos. Se trata de la primera consecuencia práctica del fallo del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) sobre la inmunidad de Oriol Junqueras.

Noticias relacionadas

Con el tradicional revuelo mediático que les acompaña, Puigdemont y Comín han llegado a la sede de la Eurocámara en Bruselas poco antes de las 12:00 horas. Una vez más, les han acompañado políticos del partido nacionalista flamenco N-VA, entre ellos la eurodiputada Assita Kanko, que han prestado cobertura logística y mediática al expresidente catalán desde su llegada a Bélgica. Un partido que está en la Eurocámara en el mismo grupo que Vox, los Conservadores y Reformistas Europeos.

En la oficina de acreditaciones les han dado de inmediato un pase provisional que les permite la entrada para completar los trámites. La anécdota del día es que los funcionarios se han equivocado y les han dado una credencial para todo un 1 año, aunque en teoría debía ser válida sólo para este viernes. Después han corregido el error. Los servicios administrativos les han ofrecido a continuación un tour por las instalaciones del Parlamento en Bruselas, medio vacías porque casi todo el mundo se ha marchado ya de vacaciones de Navidad, para explicarles cómo funciona todo.

"Son los ciudadanos los que deciden la provisionalidad del cargo de eurodiputado y no los jueces ni los Estados. Y esta es la prueba", ha dicho un eufórico Puigdemont exhibiendo su pase temporal. "Han tardado seis meses pero ya estamos aquí y vamos a hacerlo valer para continuar defendiendo nuestros derechos", sostiene. ¿Acudirán el 13 de enero de 2020 al siguiente pleno de la Eurocámara en Estrasburgo? "Absolutamente", ha contestado.

Carles Puigdemont y Toni Comín en el Parlamento Europeo Marga Payola (@margapayola)

"Pueden entrar y empezar las gestiones. Se les explicará qué formularios deben rellenar para acreditarse. La acreditación definitiva llegará cuando los trámites estén completados. Eso será después de Navidad", han explicado fuentes parlamentarias. Para lograr su acreditación, ambos deben presentar dos declaraciones, que después deben ser revisadas por la Eurocámara: la de intereses económicos y otra en la que certifiquen que no existe ninguna incompatibilidad. En el caso de Puigdemont y Comín, eso significa la renuncia a su escaño en el Parlamento catalán.

La Eurocámara cierra sus puertas este mismo viernes por vacaciones de Navidad y no volverá a abrir hasta el lunes 6 de enero. Un plazo que en teoría permitiría a Puigdemont y Comín completar los trámites para participar como eurodiputados con todos sus derechos en el próximo pleno. Su principal problema ahora es que no tienen grupo político: pidieron entrar en los Verdes, donde está ERC y otros partidos soberanistas, pero no les han dado respuesta.

El vuelco que supone el reconocimiento de Puigdemont como eurodiputado de pleno derecho se produce después del fallo de este jueves del TJUE sobre el caso de Oriol Junqueras. La sentencia deja claro que "una persona elegida al Parlamento Europeo adquiere la condición de miembro de dicha institución desde la proclamación de los resultados electorales y goza desde ese momento de las inmunidades aparejadas a tal condición".

La Eurocámara se corrige a sí misma tras el fallo

Esta decisión ha obligado a la Eurocámara a corregir de plano su doctrina anterior sobre Puigdemont y Comín. Hasta ahora, los servicios jurídicos del Parlamento siempre habían sostenido que ninguno de los dos adquirió la condición de eurodiputado puesto que no viajaron a Madrid a acatar la Constitución, un trámite que exige la normativa española. Por tanto, tampoco gozaban de ningún tipo de inmunidad. Una interpretación que la sentencia sobre Junqueras deja en papel mojado.

Por si fuera poco, el TJUE ha anulado este mismo viernes su propio fallo en primera instancia que impidió a Puigdemont y Comín ocupar su escaño de eurodiputados durante la sesión inaugural de la Eurocámara el pasado 2 de julio. El auto reclama que el caso vuelva a examinarse para determinar si el requisito de acatar la Constitución para ser reconocido como eurodiputado de pleno derecho es imprescindible.

El nuevo presidente de la Eurocámara, el socialista italiano David Sassoli, ya adelantó este jueves al pleno, apenas dos horas después de conocer la sentencia, que pensaba tomar medidas urgentes para reconocer a Puigdemont y Comín. La primera la adoptó esa misma tarde levantando la prohibición de entrada que pesaba sobre ellos desde la llegada de la tercera euroorden del juez Pablo Llarena el pasado 15 de octubre.

"El Tribunal ha dictaminado que la asunción del mandato parlamentario resulta únicamente del voto de los ciudadanos. El Tribunal ha declarado que una persona cuya elección al Parlamento Europeo ha sido proclamada oficialmente por la autoridad competente del Estado miembro, en el que tuvo lugar la elección adquiere la condición de miembro del Parlamento desde ese momento", destacó Sassoli.

"Por lo tanto, disfruta de las inmunidades descritas en el protocolo sobre los privilegios e inmunidades de la Unión Europea desde el momento del anuncio oficial de los resultados electorales. Como resultado, el estatus de miembro del Parlamento debe considerarse adquirido por el mero hecho y en el momento de la proclamación antes mencionada", asegura el presidente de la Eurocámara. Esta es la nueva interpretación que ha llevado a la práctica de inmediato con el reconocimiento de Puigdemont y Comín.