Pedro Sánchez, este jueves en un acto de campaña.

Pedro Sánchez, este jueves en un acto de campaña. Flickr / PSOE

España ELECCIONES GENERALES 10-N 2019

Trackings del final de campaña: PSOE y Cs bajan, PP se mantiene y Vox sigue subiendo

Los sondeos internos de los partidos apuntan a un escenario poselectoral ingobernable para Sánchez. Unidas Podemos se refuerza.

Noticias relacionadas

La semana comenzó con las últimas encuestas que, según la Ley Electoral, sólo se pueden publicar hasta el lunes previo al domingo de votación. En ellas se mostraba a un PSOE luchando por mantener los 123 escaños que tiene en la actualidad, al PP sin alcanzar los 100, a Vox con más de 40 y en tercera posición, Unidas Podemos en la treintena, a Ciudadanos por debajo de 20 y a Más País con una irrupción más que discreta, sin superar los cuatro. A partir de ese momento, todo dependía del debate, de la dinámica posterior y de los indecisos. 

[Siga en directo la última jornada de la campaña electoral]

Los sondeos internos que manejan los principales partidos dibujan, según fuentes al corriente de los de las grandes formaciones, un dificilísimo panorama para después de la cita con las urnas. La aritmética para permitir una investidura de Pedro Sánchez se antoja casi una misión imposible. Tampoco hay alternativa. 

Según estos datos, PSOE, PP y Ciudadanos caen ligeramente respecto a lo estimado el lunes, en el último día de encuestas. Mientras, Vox sube considerablemente. Unidas Podemos mejora menor medida. 

Vox sube en los últimos días

El debate ha servido para reforzar a Vox. Los encuestadores extreman la cautela, ya que el 28 de abril pronosticaron bastantes más escaños de los 24 que finalmente consiguió Santiago Abascal. Ahora, con la metodología más conservadora creen que superarán ampliamente los 40, pero hay sondeos que los sitúan por encima de los 50 diputados.

Varios factores explican esta progresión: Abascal campó a sus anchas, sin ser prácticamente confrontado por ninguno de los otros cuatro candidatos, salvo en algún momento puntual Pablo Iglesias y Albert Rivera. La extrema derecha también se beneficiaría de la situación en Cataluña e incluso de la oposición más acérrima a la exhumación de Franco, pero sus propuestas en otras materias, como la supresión de las autonomías, son corrientes más profundas que conectan con muchos votantes, incluso con algunos que no les votarán. Abascal ya no da miedo entre muchos votantes de derechas. 

El segundo beneficiado de esta semana parece ser Pablo Iglesias, uno de los que mejor se desenvolvió en la cita televisiva. A Iglesias se le dan bien las campañas y los dos debates de la anterior insuflaron ánimos en su electorado. Eso no sirvió para evitar el descalabro (de 69 a 42), pero sí para evitar que la caída fuese mayor.

Los sondeos internos de PP y PSOE apuntan a que ese fenómeno está volviendo a ocurrir y Unidas Podemos podría aspirar a repetir resultado, pese a la competencia de Íñigo Errejón con Más País, o según algunos, incluso superar su actual marca. Una de las claves estará en la lucha con Vox por la tercera posición en provincias intermedias, donde un puñado de votos puede hacer que cambie de manos un escaño. 

En paralelo a ese refuerzo de Unidas Podemos, Sánchez se estanca tras no haberse enfrentado a Abascal en el debate del lunes ni ha acentuado su perfil izquierdista en esta campaña. 

Estancamiento de Sánchez

Al contrario, Sánchez ha centrado su estrategia en dos pilares: el desbloqueo y los guiños al electorado de Ciudadanos, tanto en materia económica como, sobre todo, en cuanto a Cataluña. Sólo en los últimos días vuelve a hablar insistentemente de Vox tras la alarma en su equipo por el rumbo de la campaña. 

"No demos por hecho que va a ganar el PSOE. No demos por hecho que no puedan sumar las tres derechas. No demos por hecho nada", pidió Sánchez en su mitin de este jueves en Castellón. Un escalofrío recorre la espina dorsal del presidente, que no ha tenido sus mejores días al cuestionar la autonomía de la Fiscalía General del Estado. 

El PP toca techo

El PP parece haber tocado techo y, por los datos que manejan en Génova, en estos momentos no llega a la cifra soñada de los 100 escaños. La mejora desde los 66 actuales es considerable, pero los populares esperan a la jornada electoral. Los indecisos y la distribución de escaños podrían endulzar o agriar la noche. En cualquier caso, en Génova dan por hecho que Casado no tendrá opciones de ser presidente, salvo un vuelco imprevisible. Y, de serlo, tendría que apoyarse en Vox, que sería una muy pujante segunda fuerza en la única coalición posible, que incluiría también a Ciudadanos. 

Los de Rivera no parecen levantar cabeza y las últimas encuestas no los sitúan por encima de los 20 escaños. El futuro de la formación pende de un hilo. 

Algunas de estas tendencias, aunque no con exactitud, son reflejadas por el tradicional mercado de frutas y verduras de periódicos fuera de España, que son los que sí pueden publicar encuestas electorales completas, con asignación de escaños y porcentajes.