Pablo Iglesias sube al atril del Congreso de los Diputados, este miércoles.

Pablo Iglesias sube al atril del Congreso de los Diputados, este miércoles. Efe

España INVESTIDURA

"Nuestro argumentario es imposible": críticas en el PSOE al portazo de Sánchez a Iglesias

Pedro Sánchez rechaza ser investido, los Presupuestos y gobernar sin Podemos a partir de 2020 para arriesgarse en las urnas el 10-N. 

Noticias relacionadas

El PSOE iba a celebrar este sábado un acto con formato de mitin en Logroño. Se trataba la reunión del Consejo de Política Federal, un cónclave del poder territorial del PSOE en el que se esperaba una adhesión aparentemente inquebrantable y muchos aplausos a la estrategia de Pedro Sánchez. Finalmente no se celebrará por las inundaciones que afectan a buena parte de España y que han acabado por frustrar la foto de unidad socialista que este jueves comenzó a agrietarse.

¿El motivo? El nuevo movimiento de Pablo Iglesias, que ha ofrecido a Sánchez un pacto para un Gobierno de coalición que incluye investir al socialista, aprobar los Presupuestos y salir del Ejecutivo sin retirarle el apoyo parlamentario si el presidente cree que la fórmula no funciona. Es decir, un período de prueba para el Gobierno de coalición con la importante salvedad de seguir apoyando sus políticas incluso si al final sale del Ejecutivo. La propuesta fue hecha en el transcurso de una llamada telefónica (Iglesias descolgó el teléfono) y rechazada de inmediato por Sánchez. "No se dan ni las bases mínimas de confianza ni un planteamiento de un gobierno cohesionado, coherente y con una única dirección", explicaron fuentes socialista en un comunicado emitido dos minutos después de que Podemos divulgase su oferta. 

El problema de rechazar esta propuesta es el riesgo de que cale que Iglesias ha cedido y que Sánchez en realidad quiere ir a elecciones. En ese sentido, el PSOE podría perder dos mensajes clave en la campaña electoral: que Iglesias es el culpable de que no haya Gobierno y que Sánchez negoció de buena fe para evitar la nueva llamada a las urnas. 

"Nuestro argumentario es imposible", explica un barón socialista. "Hemos pedido abstención a la derecha (después del "no es no"), hemos ofrecido coalición y ahora no; hemos dicho que si renuncia Iglesias, todo hecho... Iglesias está recuperando reflejos", añade. 

Coalición en diferido

En realidad, Iglesias retoma la idea de una coalición en diferido, defendida por algunos en el PSOE, pero al revés. Si hay quienes pedían a Unidas Podemos el apoyo en la investidura para negociar después, una vez echase andar la legislatura, su entrada en el Gobierno, Iglesias ofrece la fórmula contraria: entrar a formar parte del Ejecutivo y, si no funciona, se deshace sin que colapse entero. "Pablo quiere ponérselo difícil a Pedro y lo está consiguiendo. Su propuesta está bien tirada", insisten las mismas fuentes. 

Un referente socialista, en contacto con los que ahora mandan en el PSOE y en Podemos, cree que "la campaña no va a ser tan fácil como se esperaba" porque se complica el mensaje de que Sánchez no quiere elecciones hasta el punto de que podría verse forzado a admitir que las prefiere a cualquier pacto con Iglesias, de quien no se fía. Si cala que Sánchez es el responsable de una repetición electoral, cuando él se presenta, justamente, como el que con mayor ahínco quería evitarla, podría pasarle factura. 

No atreverse a decírselo

"Hay malestar entre barones y también Ejecutiva, pero nadie se atreve a decírselo", explica otra fuente socialista sobre el poder casi absoluto que Sánchez tiene en el PSOE. Según esta fuente, Iglesias lleva la delantera en la estrategia desde que renunció a entrar en el Gobierno. 

Muchos dirigentes del PSOE, estén o no de acuerdo con la estrategia de Sánchez, temen a la abstención y, sobre todo, al ciento volando. Prefieren el pájaro en mano de un Gobierno con Podemos, sea con la fórmula que sea. 

El núcleo más duro del presidente sigue mostrándose sin fisuras en privado y repite sin cesar una palabra: "estabilidad". "No podemos acceder al poder poniendo en riesgo la estabilidad", explica una fuente muy cercana al equipo de negociación socialista. "¿Cómo vamos a someter al país a un Gobierno interino? Lo primero es tener un Gobierno estable. Los apoyos parlamentarios los tienes que ir buscando después. Aunque hubiera coalición eso es obligado porque no sumamos", recuerdan. "Diremos que este país y la situación internacional no se puede someter a experimentos". 

"Queremos un Gobierno que funcione y que lo haga cuatro años. Nuestra propuesta va de eso. ¿Es algo tan raro?", se pregunta otra fuente del núcleo duro de Sánchez.