El portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Joan Tardà.

El portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Joan Tardà. EP

España TELEVISIÓN PÚBLICA

ERC condiciona su apoyo a Sánchez en RTVE a un gesto del Gobierno a favor del derecho a decidir

El Congreso decidirá el miércoles el futuro de la radiotelevisión pública. Por ahora, todo está bloqueado. 

A Pedro Sánchez se le complica cada día más la renovación por decreto del consejo de administración de RTVE. Este lunes el pleno del Congreso tumbó el primer intento. Este miércoles llegará el segundo (y último) intento. La situación es entre laberíntica y esperpéntica, pero se resume en que el presidente del Gobierno solo logrará los votos de ERC -que necesita imperiosamente- si hace algún gesto político favorable al derecho a decidir en Cataluña

El portavoz Joan Tardá lleva días advirtiéndolo a quien le quiere oír. Y este lunes en el Congreso lo dejó aún más claro: los nueve diputados de ERC solo votarán a favor de los candidatos para RTVE acordados por PSOE y Podemos si el Gobierno evidencia antes su compromiso con la celebración de un referéndum de autodeterminación en Cataluña. Si no hay gesto, no hay votos.

Este martes, la vicepresidenta, Carmen Calvo, comparece en la Comisión Constitucional del Congreso. Ese lugar sería idóneo, según el portavoz de ERC, para escenificar el ansiado gesto sobre un referéndum. ¿Un chantaje? No, dicen los republicanos catalanes, solo es que en política nada es gratis y sus votos a Sánchez en la moción de censura ya lo fueron. 

Sánchez afronta su primer 'bache' a cuenta de RTVE

La compleja aritmética

En la primera votación sobre RTVE, celebrada este lunes, era necesaria una mayoría de dos tercios del Congreso (234 votos) para que cualquiera de los candidatos se convirtiera en nuevo consejero de la corporación. Como ninguno de los aspirantes logró esa cifra, se tiene que volver a votar. Será en un segundo pleno que será este miércoles a partir de las 17 horas. En la votación, cada candidato tendrá que lograr la mayoría absoluta de la cámara, es decir 176 votos, amén de contar con el apoyo de cuatro grupos parlamentarios, para formar parte del consejo del ente público. 

Como se recordará, Sánchez llegó al Gobierno merced al apoyo de 180 escaños. De ellos, los diputados de ERC, PDeCAT y Compromís votaron en blanco este lunes. El Ejecutivo del PSOE y su socio prioritario, Podemos, se quedaron en 150 apoyos. 

Los seis candidatos al consejo de RTVE que proponen PSOE, Podemos y PNV, entre ellos Tomás Fernando Flores como presidente, no tienen asegurados los 176 escaños que son necesarios. La izquierda, como pasó en la moción de censura, necesita a los nacionalistas catalanes para sacar adelante su propuesta. En el PDeCAT hay reticencias, pero se da por hecho que respaldará el cambio en RTVE. El problema (para PSOE y Podemos) está, como se ha dicho, en ERC.  

El enfado de Compromís

Pero no es el único problema para Sánchez. Porque en este contexto, por chocante que parezca, resulta que el PSOE no ha contactado con todos los grupos en busca de su apoyo para articular la renovación del consejo -incluida la presidencia- de RTVE. No es una suposición, sino una realidad que expresó con crudeza Joan Baldoví en la tribuna de oradores del Parlamento.

"Se acabaron los cheques en blanco", afirmó el portavoz de Compromís, indignado porque los socialistas ni siquiera les hayan telefoneado para buscar el apoyo de sus cuatro diputados. En Podemos se respiraba perplejidad al darse cuenta de la debilidad de su pacto con el PSOE sobre RTVE. En la bancada de Pablo Iglesias no daban crédito a la ausencia de comunicación entre los socialistas y la formación valenciana. 

El PP reclama una mayoría rocambolesca

Así las cosas, el Ejecutivo de Sánchez tiene otra vía para sacar adelante la renovación de RTVE. Es una vía remota, casi rocambolesca, pero existe y se llama Partido Popular. El PP, que ha presentado a sus seis propios candidatos para RTVE, podría llegar a un acuerdo con PSOE y/o Podemos y PNV. ¿Y qué piden a cambio los populares? La mayoría en el consejo de RTVE. 

El nuevo consejo de la corporación pública va a estar formado por diez miembros; de ellos, seis son elegidos por el Congreso y cuatro por el Senado. Como los populares gozan de mayoría absoluta en la Cámara Alta, tienen asegurados a sus cuatro consejeros en la radiotelevisión de todos. Para que el PP tuviera la mayoría de representantes en el consejo de RTVE, tendría que lograr a dos de los seis consejeros que va nombrar el Congreso. Así, contaría con los cuatro que ya tiene asegurados en el Senado y con otros dos elegidos en el Parlamento. En total, seis de los diez. 

Fuentes del PP exponían claramente este lunes que, aunque es una opción difícil, están abiertos a negociar sumarse al pacto con PSOE y Podemos. Pero, como ya se ha dicho, a cambio querrían tener la mayoría de consejeros afines en RTVE. O sea, la despolitización del ente consistiría en que el PP seguiría controlándola. Por ello, parece que es una hipótesis harto difícil. 

Ciudadanos se desmarca...y todos quieren concurso

En este complejo embrollo, el único partido que se mantiene al margen, o eso parece, es Ciudadanos. Los naranjas criticaron el reparto de cromos en RTVE, reclamaron el concurso público que marca la ley como única forma de renovar la corporación y exhibieron su enfado ausentándose de la primera votación

"Esto es un atropello", Girauta en el Congreso sobre la elección de RTVE

Lo más curioso y paradójico de esta situación parlamentaria es que todos, absolutamente todos los grupos, desde el PP hasta los nacionalistas pasando por PSOE, Podemos y Cs, aseguran que defienden el concurso público como mejor vía para renovar el consejo de RTVE. Coincidencia total. Pero, claro, en lo que no están de acuerdo es en los tiempos y las formas. Todo, en una situación confusa como pocas que se recuerden. 

PSOE y Podemos justifican el decreto por la premura de la situación y remarcan que el nuevo consejo será "transitorio". Cs reclama acelerar el concurso en marcha para cambiar RTVE como el propio Congreso aprobó. El PP aboga por esta fórmula -de la que siempre abominó- frente al "reparto bolivariano" y al mismo tiempo negocia con aquellos a los que acusa de ese reparto. ERC reclama gestos sobre la autodeterminación. Compromís se enfada porque ni siquiera le llaman. Nueva Canarias, por boca del diputado Pedro Quevedo, solo votará si le aprueban algo que nada tiene que ver con RTVE. El PNV se suma a PSOE y Podemos aunque en principio los criticó por las formas. Alguien vota por Lauren Postigo. Y así ad infinitum. El miércoles, otro pleno para el recuerdo.