Ferland Mendy es uno de los nombres propios del Real Madrid en el último año y medio. Su adaptación al equipo de Zidane ha sido impecable. A pesar de que todavía tiene muchos aspectos por mejorar, su enorme capacidad física, su corrección defensiva y vocación de trabajo le han permitido hacerse con el puesto de lateral izquierdo titular

Noticias relacionadas

Es un fijo en la defensa del Real Madrid desde los últimos meses y por sus botas pasa cada vez más buena parte del fútbol ofensivo del equipo. A pesar de que la faceta atacante sigue siendo su mayor déficit, la mejoría del lateral galo es notable, que además también se ha destapado como un jugador polivalente al ocupar la banda derecha a causa de las numerosas bajas

Ahora, el Real Madrid afronta una parte de la temporada muy complicada con encuentros de mucho nivel que marcarán el futuro del equipo. Rivales como la Real Sociedad o el Atlético de Madrid darán buena cuenta de las opciones de los blancos en La Liga, pero antes será turno de enfrentarse al Atalanta. Mendy sabe que enfrente tendrán a un duro rival que es un ciclón en ataque. 

Mendy celebra con los jugadores del Real Madrid su gol al Valencia antes de que sea anulado por el VAR REUTERS

"Tenemos que tener cuidado. No han llegado aquí sin motivo. Sabemos que es un equipo que juega bien y marca muchos goles. Será difícil y creemos que será un muy buen partido. Tendremos que jugar lo mejor que podamos para ganar".

Su llegada al Madrid

Mendy está muy a gusto en el Real Madrid y, en especial, con su entrenador, Zinedine Zidane, para el que solo tiene palabras de admiración: "Es una leyenda y, para ser honesto, es un honor ser entrenado por él. Cuando te paras frente a él desprende carisma. Es bueno verlo y también hemos hablado de la selección francesa. Me ha dado consejos y me gusta darlo todo en cada partido".

El defensa francés cree que, aunque al principio le costó integrarse, en muy poco tiempo se sintió uno más del equipo: "Cuando llegué sabía cómo sería y que había grandes jugadores. Al principio eres tímido y luego empiezas a conocer a la gente y aprendes cómo funciona el grupo. Ahora estoy jugando más, pero sólo pienso en aprovechar los partidos que me dan. No diría que soy indiscutible. Además, es una locura y un hito pasar de casi dejar el fútbol a jugar en el Real Madrid".

Ferland Mendy, Raphael Varane y Theo Zidane, durante un entrenamiento del Real Madrid

Mendy, un ejemplo

En una extensa entrevista para la UEFA, Mendy no solo ha hablado del presente, si no también del pasado, recordando uno de los peores episodios de su vida: "Es una gran historia. Pasé por un momento difícil, pero salí bien. Pasé siete años en el PSG, empecé con el sub-11 y me lesioné antes de ingresar en la academia. Tenía artritis en la cadera y tuve una infección, así que tuve que operarme y estuve mucho tiempo en el hospital".

"Allí estuve enyesado dos o tres meses. Cuando me operaron, el médico vino a verme y me dijo que el fútbol había terminado para mí. Llegó incluso a hablar de una amputación. Tuve que estar en una silla de ruedas bastante tiempo, más tarde con muletas y luego tuve que aprender a caminar de nuevo".

Mendy asegura que no fueron días fáciles, ya que no podía hacer cosas que él imaginaba que sí podría: "Me llevaron de un lado a otro, pero pensé que podría volver a caminar de inmediato. Lo intenté, me bajé de la silla y me caí enseguida. No me quedaba energía en las piernas porque no había caminado y mis piernas no se habían movido en mucho tiempo".

Sin embargo, el lateral galo no se rindió y peleó por cumplir su sueño y por llevar al máximo sus capacidades, algo en lo que él confió más que nadie y gracias a las cuales ha llegado a la élite: "Siempre pensé que el fútbol no había terminado para mí y les dije a todos que iba a volver. La mayoría de la gente pensaba que era imposible, pero aprendí a caminar de nuevo y jugué con dolor en la cadera durante aproximadamente un año y medio. Fui nombrado el mejor lateral izquierdo dos años seguidos. Así que sinceramente me ha ido bien".

[Más información: Las claves que preocupan a Zidane del partido ante el Atalanta]