El Real Madrid venció ante el Getafe por un merecido 2-0 y se metió en la pelea por La Liga. Los de Zidane acallaron las críticas y se sobrepusieron al duro golpe que las lesiones han provocado en el equipo merengue. El cuadro capitalino venció y las rotaciones del banquillo volvieron a darle la razón al técnico francés. Uno de los protagonistas fue Isco, aunque no por su gran despliegue en el terreno de juego.

Noticias relacionadas

El malagueño se quedó fuera del once inicial. Zidane optó por el joven Marvin e Isco se quedó en el banquillo para salir como revulsivo. Con el Real Madrid ya ganando 2-0, el jugador saltó a calentar para entrar en los últimos quince minutos de partido. Y fue ahí donde las cámaras captaron una de las imágenes más llamativas de la noche.

Tal y como muestra la grabación de El Golazo de Gol, Isco realizó un peculiar y polémico ritual antes de iniciar el calentamiento previo a saltar al césped. Acompañado del preparador físico del Real Madrid, el centrocampista se situó en la banda del Di Stéfano bajo la importante lluvia que estaba cayendo en el estadio merengue. Sin embargo, Isco tardó algo más de un minuto en arrancarse.

El mediocentro, que ha cambiado de look en los últimos meses, luce ahora mucha más melena de lo que acostumbró en sus anteriores etapas tanto en el Madrid como en clubes como el Málaga. Y, por ello, dedicó cerca de un minuto y veinte segundos a colocarse el pelo. Bajo la atenta mirada de Dupont, Isco ralentizó su salida al campo con ese inicio de calentamiento. Las imágenes no han pasado desapercibidas y han generado debate en las redes.

Isco acabó entrando al campo ante el Getafe y sumó algo más de 14 minutos sobre el césped. Su situación en el Real Madrid sigue sin ser del todo cómoda y, vista la confianza de Zidane, el malagueño parece no terminar de ganarse al técnico francés. En este inicio de 2021, tan solo ha jugado tres partidos de La Liga y con 15 minutos como tope en su cuenta particular. En toda la temporada acumula menos de 500 minutos en 15 presencias sobre el terreno de juego. Aún no ha visto puerta y, ante la plaga de lesiones, puede acabar por definir su situación en el Real Madrid.

Su futuro

Esta temporada apunta a ser la última de Isco en el Real Madrid. El jugador pidió salir en este mercado de invierno. Zidane no quería que se tocara la plantilla, pero el club abrió la puerta a su marcha siempre que llegara una oferta convincente. Esa situación no se ha producido y todos los ojos están puestos en lo que ocurrirá el próximo mercado de verano.

La renovación apunta a ser la opción más remota y los rumores sobre un posible fichaje ya han comenzado. A pesar de que se habló hace semanas del Everton de Ancelotti, en las últimas horas se ha metido al Sevilla en la puja futura por Isco.

[Más información - El Real Madrid de Zidane se abre a la 'generación Youth League' de Raúl]