La semana pasada EL BERNABÉU explicaba el plan de 'operación salida' que tiene en mente el Real Madrid para armar la próxima plantilla. El club tiene en mente una gran reforma, pero se prioriza la gestión sostenible que, hasta ahora, ha primado en la entidad. Zinedine Zidane lo sabe, por eso no habla claro sobre su futuro. Prefiere seguir pensando en el día a día y este marca que hay un partido en el que algunos de esos destinados a salir tendrán que ser relevantes.

Noticias relacionadas

Este verano puede ser especialmente movido en función de lo que suceda en París, pero también en Madrid. La opción de que Mbappé esté en el mercado es tentadora, aunque el jugador solo puede llegar si cobra menos de lo que le puede ofrecer el PSG, es por lo que salidas como las de Gareth Bale, que volverá cuando acabe la temporada, son primordiales para que, por lo menos, la entidad pueda pelear la contratación del delantero.

Mientras, Zidane no aclara del todo si acabará su contrato que hasta ahora le vincula al club hasta 2022. Es una pieza clave para convencer al francés. En estas últimas semanas ha estado en la picota, él lo ha notado y por eso se rebrincó en rueda de prensa reivindicando su posición en el club y haciendo valer todo lo que ha logrado en su carrera. Este martes tendrá una nueva prueba para dejar claro que solo piensa en esta temporada.

Zinedine Zidane, en su regreso a los entrenamientos con el Real Madrid tras superar la Covid-19

El técnico y parte de esos jugadores señalados tienen una prueba que medirá las aspiraciones de un equipo en plena recuperación y también servirá de escaparate. Con solo 13 jugadores disponibles de la primera plantilla, Zidane tirará de hombres que no son habituales y están cerca de la puerta de salida. El empate del Atlético de este lunes ha abierto de alguna manera la lucha por el campeonato de nuevo y el Real Madrid no va a enterrar el hacha.

Isco, una oportunidad

Isco Alarcón es uno de esos jugadores destinados a romper su vinculación con el Real Madrid. El malagueño termina contrato en 2022 y este verano apunta a la puerta de salida. Las horas bajas en forma de plaga de lesiones que vive la entidad le han vuelto a dar una nueva oportunidad para demostrar su calidad.

En Europa le quieren y, dentro de ese plan de ahorro e ingresos, puede ser una de las fuentes que más proporcionen a la entidad económicamente. Hay algunos dispuestos incluso a pagar por él a pesar de esta situación, por lo que este verano será clave en su carrera.

Marcelo, en el candelero

Marcelo también está dentro de ese plan renove de la segunda unidad. El brasileño también acaba contrato en 2022 y este martes tendrá un hueco en el once. Su trascendencia sobre el equipo ha caído prácticamente hasta el ostracismo, pero ante el Getafe tendrá que demostrar que aún hay fútbol en sus botas.

Marcelo, durante el calentamiento de un partido LaLiga

Después de unos minutos decentes ante el Huesca, el lateral también busca en el mercado más tiempo sobre el césped del que dispone en la capital de España. El club ya ha decidido que no le renovará, por lo que no hay vuelta atrás.

La caja

Nacho Fernández y Mariano Díaz también están incluidos entre aquellos que podrían abandonar la entidad merengue si hay una buena oferta por ellos y este martes tendrán su momento en el campo. El club quiere hacer hueco a Kylian Mbappé mientras Sergio Ramos sigue debatiéndose entre la renovación o la búsqueda de un último gran contrato fuera del Real Madrid. La situación económica apremia y la entidad está por encima de todo. Para que haya fichajes, primero tiene que haber salidas.

[Más información: Zidane, fuerte ante los rumores: se siente respaldado por el Madrid]