El verano de 2021 será agitado en el Real Madrid. El club blanco tiene por delante una renovación de la plantilla tras los malos resultados logrados esta temporada, aunque sigue soñando con la Champions, e independientemente de lo que suceda con el futuro de Zinedine Zidane. El técnico francés seguirá hasta final de temporada y ahí tomará una decisión junto al club. 

Noticias relacionadas

La reforma de este Real Madrid, tal y como publicó EL BERNABÉU, dependerá en gran medida de la operación salida. La situación económica en el mundo por el coronavirus hace que haya que ser muy cauto a la hora de hablar de fichajes e inversiones, por lo que la gestión responsable del club seguirá marcando la línea a seguir de Florentino Pérez.

Es por ello por lo que en el Real Madrid tienen claro que antes de entrar tienen que dejar salir. El éxito o no de la operación salida marcará los fichajes y las cantidades que se pueden invertir en un mercado que vivirá el próximo verano su momento más difícil por las pérdidas acumuladas por los grandes clubes europeos a causa de la pandemia. 

La operación salida del Real Madrid tiene dos objetivos. El primero de ellos es el de ingresar al menos 100 millones en ventas, cantidad que ya consiguió superar este verano a pesar de la Covid-19. Para lograrlo, el club blanco escuchará todas las ofertas y estudiará cada una de las propuestas que lleguen a las oficinas de Valdebebas

Más ingresos y menos salarios

Esto no significa que el Real Madrid ponga a la venta a todos los jugadores, pero sí que estudiará todas las ofertas que se ajusten a un precio de mercado razonable o bien que sean una auténtica locura. Tampoco se descarta la venta de algún gran jugador o de los llamados titulares para hacer frente a esta renovación en la plantilla. 

El mercado apostará por jugadores libres o trueques, algo a lo que el Real Madrid también estará muy atento. El fútbol vive ahora mismo en una economía de guerra y hasta que no regrese la normalidad no se volverán a ver las cifras de antes en los traspasos, si es que regresan. 

Los jugadores del Real Madrid felicitan a Benzema por su gol al Alavés REUTERS

El objetivo del Real Madrid es dar al menos cinco bajas en la plantilla y realizar los mismos fichajes, aunque con la premisa de rebajar la masa salarial actual entre un 10 y un 20%. En 2020 los salarios de la primera plantilla sumaron 301 millones de euros, aunque para este 2021 se estima que esa cantidad sea algo superior ya que no todos los futbolistas han aceptado una rebaja y podría ascender a casi 350 millones. 

Otro punto a tener en cuenta en esta operación es la de los jugadores que terminan contrato en 2022, que son siete aunque en situaciones muy diferentes. Los que renovaran fijo serán Karim Benzema y Dani Carvajal, mientras que todavía no se ha tomado ninguna decisión en cuanto al contrato de Raphaël Varane y Nacho Fernández

Por otro lado, Modric continuará hasta esa fecha después de haber llegado a un acuerdo con el Real Madrid para extender un año más su contrato. Lo que no se sabe es si será la fecha definitiva de su retirada, si continuará su carrera en otro lugar o si seguirá una temporada más de blanco. 

Isco y Marcelo

Mientras, los que tienen pie y medio fuera del Real Madrid son Isco y Marcelo. Ambos terminan sus contratos y están lejos de su mejor momento. El malagueño ya ha querido salir este invierno y es una de las salidas seguras para verano. Por su parte, el brasileño y segundo capitán debe decidir si salir en busca de minutos o agotar su contrato. 

Isco Alarcón, durante el calentamiento previo al encuentro frente al Real Valladolid REUTERS

La idea del Real Madrid es que ambos abandonen en verano la disciplina blanca y ahorrarse así 30 millones de euros brutos. Si a ellos se le suma el sueldo de Mariano, otro descarte y que no cuenta desde hace dos temporadas, la entidad blanca podría quitarse de encima casi un 12% de la masa salarial de una tacada. 

La vuelta de Bale

El mayor problema en la operación salida del Real Madrid será el teórico regreso de Gareth Bale. El galés no está triunfando en el Tottenham y tiene un año más a razón de 12 millones netos -alrededor de los 24 brutos-. 

Por tanto, encontrar un destino a Bale, Mariano, Isco y Marcelo se convierte en una tarea capital para el Real Madrid tanto deportiva como económicamente. No será fácil, ya que habrá que ver qué clubes están dispuestos a hacerse cargo de esos salarios, pero si se produjera daría mucho aire a la entidad para poder afrontar con garantías algunos fichajes. 

La opción Mbappé

Además, está la opción de que Mbappé esté en el mercado el próximo verano. Si el francés llega lo haría cobrando menos de lo que lo haría en el PSG si renovara, pero con un salario de al menos 20 millones de euros netos. Por tanto, y ante esa situación, desprenderse de Bale, Mariano, Isco y Marcelo y de sus salarios ayudaría, y mucho, a que el Real Madrid al menos peleara.

Kylian Mbappé, durante un partido con el PSG REUTERS

Otros jugadores que también pueden salir son Odriozola y Militao, después de no haber logrado brillar en el Real Madrid. En duda queda qué pasará con Vinicius y Rodrygo en caso de que llegue un fichaje de relumbrón para el ataque, ya que alguno de ellos podría bien entrar en la operación o bien servir para hacer caja. 

Los cedidos

También se tiene qué decidir qué pasa con los cedidos. La intención con Odegaard es que regrese, pero el noruego no ha dudado en salir y es uno de los jugadores con mayor mercado y que podría dejar una gran cantidad de millones de euros en las arcas blancas. Otros como Jovic, que ha recuperado la sonrisa en el Eintracht, Brahim o Kubo pueden ser parte de la renovación de la plantilla o, sobre todo en el caso del primero, ser vendidos ya que gozarán de buenas ofertas por edad y proyección. 

El que peor ha salido parado de su cesión ha sido Reinier. El brasileño tiene otra temporada firmada más con el Borussia Dortmund, pero a la vista de las pocas oportunidades que está teniendo nadie duda de que regresará al Real Madrid en junio y entonces se le buscará un nuevo destino. Mientras que la Roma tiene una opción de compra por Borja Mayoral de 15 millones de euros en 2021 y de 20 en 2022, por lo que, en base a su buen rendiento, el delantero puede ser uno de los jugadores que dejen unos buenos ingresos en esta operación salida.

Las renovaciones

Capítulo aparte son las dos renovaciones pendientes. La primera de ella es la de Sergio Ramos. El capitán del Real Madrid rechazó la propuesta de renovar una temporada más con el mismo salario o bien dos con una rebaja del 10% por la Covid-19. El andaluz ha pasado este sábado por quirófano y no ha tenido hasta el momento ninguna oferta en firme, por lo que no se descarta que pueda aceptar la oferta blanca en las próximas semanas.

Sergio Ramos, durante un partido de esta temporada REUTERS

Por su parte, Lucas Vázquez rechazó renovar por tres años con el mismo salario que el actual. El gallego quería un aumento, pero el Real Madrid se mantiene firme en su política de ahorro por la crisis económica. Ahora mismo todo apunta a que no continuará la próxima temporada salvo que cambie de opinión en el último momento. 

Alaba y Reguilón

En cuanto a los fichajes, además del ya comentado sueño de Mbappé, hay ya dos nombres encima de la mesa. El primero de ellos es el de Alaba que llegaría gratis procedente del Bayern y que apuntalaría la defensa. No está cerrado, pero sí es una opción que se contempla como cercana cuanto menos. Por otro lado, el Real Madrid desea el regreso de Sergio Reguilón si, como todo apunta, Marcelo encuentra una salida y no continúa de blanco. 

Eso sí, la vuelta de Reguilón parece ligada a lo que suceda con el futuro de Zinedine Zidane, ya que el canterano nunca contó con demasiadas oportunidades del técnico francés y está feliz en el Tottenham aunque su sueño siempre ha sido el de triunfar en el Real Madrid. 

[Más información - El Real Madrid necesita una reforma: el adiós de Zidane, ventas y el fichaje de Mbappé]