Las cifras goleadoras del Real Madrid no han vuelto a ser lo que eran hace años. La realidad que vive el equipo quedó patente en la última Liga, en la que los resultados se conseguían dejando la puerta a cero y consiguiendo un único tanto que sirviera para sacar adelante los encuentros. Zinedine Zidane tendrá que volver a escalar el mismo muro que ya le ha estropeado sus planes en más de una ocasión durante esta temporada.

Noticias relacionadas

El juego del conjunto merengue ha podido ser peor o mejor. De hecho, la versión de Pamplona roza más lo primero que lo segundo. Lo poco que generó el equipo se tradujo en centros sin destinatario, más allá de alguna individualidad de Marco Asensio. Pero este año ni la pelota entra siempre, ni aparecen esos destellos de calidad que definen choques y, para más inri, aparecen los fueras de juego para frustrar al equipo.

Cuando todo está de salir mal, sale mal. A los blancos no se les puede dar por muertos nunca; si no que se lo digan al Mönchengladbach en Alemania. Ese instinto para mantenerse vivo en los partidos hasta el último segundo va en el ADN del club. Pero, en esos instantes, también las actuaciones arbitrales están siendo un perjuicio para abrir la lata. La acción del penalti sobre Casemiro que bien podría haber puesto solución a la falta de olfato en El Sadar sirve como ejemplo.

Luka Modric y Marco Asensio en el partido frente a Osasuna LaLiga

Los blancos se dejaron dos puntos allí, cuatro si se suman a los de Elche, y han perdido fuelle en La Liga. El equipo suma 30 goles a favor en 18 partidos del campeonato. Unas cifras que se sitúan en los 41 si se suman los seis choques de Champions. Es decir, que la media es inferior a los dos tantos por choque. Encajando 24 en el mismo número de encuentros, las matemáticas no engañan. Con estos registros goleadores no da para ganar.

Los números

Esta situación tiene nombres y apellidos. Karim Benzema sí está cumpliendo con su cuota goleadora ya que ha anotado 12 tantos. El francés sigue siendo clave en el equipo y, cuando no tiene su día, los de Zidane lo notan de forma significativa. También aparecen en la tabla Luka Modric y Casemiro con 4 o Fede Valverde con 3, unas cifras razonables para su posición en el campo. La capacidad goleadora de la medular ha tenido que salir a relucir en más de un choque.

El problema está en el resto de la delantera donde Vinicius (3), Lucas Vázquez (2), Eden Hazard (2), Marco Asensio (1), Rodrygo Goes (1), Mariano (1) y Luka Jovic (0) no suman ni los mismos tantos que el galo. Se podría afirmar que Benzema está solo en esta pelea. Los problemas físicos de unos, la falta de continuidad de otros y una condición puesta en duda en algunos casos explican estos pobres registros de los jugadores atacantes.

Jonathan Calleri y Sergio Ramos pelean por un balón REUTERS

Tampoco está ayudando Sergio Ramos que ha marcado sólo tres por culpa, sobre todo, de sus ausencias. Lleva sin anotar desde el 3 de noviembre y eso lo está acuciando el resto de la plantilla. El capitán, responsable de lanzar los penaltis, está sufriendo una sequía anotadora desde el mes de noviembre. Su capacidad para encontrarse con el gol siempre fue un gran aliado en los partidos atascados. Ahora Zidane no está localizando este recurso.

Además, la falta de minutos de Martin Odegaard tampoco está ayudando a que pueda ser de ayuda en esta cuestión. En la entidad se preguntan por qué no tiene más oportunidades, si hay un problema físico detrás o si es cuestión de ausencia de confianza. Mientras este problema persiste, los nombres de Kylian Mbappé y Erling Haaland resuenan como la solución a este gran problema. Habrá que seguir esperando por ellos y encontrar en esta Supercopa de España que se disputará esta semana un cambio necesario con respecto a la cuota goleadora.

[Más información: El Real Madrid, puesto en peligro por LaLiga y gravemente perjudicado por el 'caso Pamplona']