Este martes Eduardo Camavinga cumple 18 años. El jugador del Stade Rennais se hace mayor de edad mientras sigue en las agendas de todos los grandes clubes del mundo. El Real Madrid es el club con el que más se le ha vinculado y, al final de esta temporada, el jugador vivirá un momento clave de su carrera. Todo apunta a que el próximo verano emprenderá su primera gran aventura profesional y todos los dedos señalan que será en el club blanco.

Noticias relacionadas

Zinedine Zidane había marcado su estética y gloriosa volea frente al Bayer Leverkusen y Camavinga aún no había nacido. Lo haría unos meses después, un 10 de noviembre. No vería los mejores minutos del actual técnico francés, pero disfrutaría de sus últimos trazos de elegancia con el balón sobre el césped y toda esa ristra de 'highlights' que hay en YouTube del eterno '10'. Para algo es de esa generación que nació con un móvil y un ordenador debajo del brazo.

Ahora es el entrenador del Real Madrid el que le ve, le observa y confía en poder entrenarle en algún momento, ya sea con la camiseta blanca o defendiendo el escudo de Francia. Zidane de momento está acertando en todos los jugadores que él observa y recomienda. Pasó con Raphaël Varane, no se equivocó con Kylian Mbappé, ahora se está viendo con Ferland Mendy y la próxima joya de la corona podría ser Camavinga, que no se ha cerrado ninguna puerta con respecto a otros clubes, pero recibir una llamada de 'Zizou' lo cambiaría todo.

Mientras, Camavinga vivirá sus 18 seguramente de una forma inusual. El coronavirus lo ha cambiado todo y ha impedido que, seguramente, hubiera salido ya de Rennes y estuviera viviendo una vida completamente distinta. En cualquier caso, el centrocampista ha mostrado siempre un gran respeto por el club en el que ha crecido desde que llegó procedente del Drapeau-Fougéres en 2013. El joven mediocampista nacido en Miconje, Angola, podría estar ante su último año en la ciudad del noroeste de Francia.

La operación

Desde el Real Madrid transmiten tranquilidad. Es un jugador que siguen muy de cerca, que gusta tanto a la dirección como al cuerpo técnico y que podría tener sitio en la primera plantilla sin problemas. Es un objetivo de mercado, pero no prioritario, ya que se entiende que hay otras posiciones que reforzar antes. Aún así, si aparece la opción de hacerse con el jugador en cualquier momento, la entidad no duda de que se haría todo lo posible para que vista la camiseta blanca.

Además, la gran joya de la corona sigue siendo Kylian Mbappé. El verano de 2021 le tendrá a él como gran protagonista. El hecho de que termine contrato en 2022 y que siga sin tener intención de renovar provoca que todas las alertas estén encendidas ante la opción de poder hacer una oferta a la baja que el PSG pudiera negociar. De hecho, desde la entidad francesa también se han mostrado interesados en Camavinga, aunque la prioridad para los parisinos también es retener a su delantero.

Eduardo Camavinga celebra un gol con la selección de Francia Twitter (@ecama10)

Durante la ventana de traspasos en la que se espera que los efectos del coronavirus ya no sean tan severos, los blancos tendrán la oportunidad de convencer al joven centrocampista. Si este pasado verano se hablaba de cifras cercanas a los 80 millones, el coronavirus quizás mermará esas intenciones. El director deportivo del club ya explicó en el mes de junio que no piensan en venderle ni por esas cifras.

"Desde mi llegada, tenía claro que la haríamos con Camavinga en el proyecto. ¿Si el Real Madrid ofrece 80 millones como se dice por él? La respuesta es no. Queremos seguir con él para que siga evolucionando en el Rennes", explicaba Iorian Marice. Eso sí, suavizaba sus palabras explicando en el canal RMC que "si el jugador tiene ambición y, quizá, tiene el deseo de irse a jugar a otro lado, le escucharé".

Camavinga siempre se ha mostrado halagado por escuchar que el club blanco está interesado en su contratación. "¿El Real Madrid? Está claro que siempre es genial que un gran club se interese por ti. Pero no me como la cabeza con eso", explicó el día que anunció que se quedaría, como mínimo, un año más en el Stade Rennais en el canal francés Telefoot.

Eduardo Camavinga, durante un entrenamiento con el Stade Rennes Instagram (e.cama10)

Los rumores que salieron antes de que parase el fútbol por culpa de la pandemia de la Covid-19 indicaban que el Real Madrid llegó a ofrecer hasta 60 millones de euros por su fichaje. Pero es que el Rennais se subió a la parra y prometió que no se bajaría hasta que llegasen a los 100 millones. De esta forma, todo quedó aplazado hasta el 2021 para conocer de verdad el alcance de las consecuencias del virus en la economía del club y hasta dónde podrían llegar para invertir en las jóvenes promesas que hay en la agenda blanca.

Su 2020/2021

La 2019/2020 fue la de su aparición y todo indica a que esta 2020/2021 será la de su confirmación. Esta temporada ya ha dejado destellos de su calidad también en la Champions League, pero su objetivo es seguir creciendo para seguir acaparando los focos un año más. Una lesión ha mermado la posibilidad de verle ante Sevilla y Chelsea, que habrían sido dos citas de nivel. Sí que se mostró ante el Krasnodar, pero sobre todo en los ocho encuentros que ha disputado ya en Ligue-1 donde, incluso, ha visto portería.

Si bien es cierto que ha ido de más a menos, el dominio del centro del campo a través de su calidad con el balón y de su poderío físico hacen que todo su equipo mejore solo con su mera presencia sobre el césped. Todo esto lo está haciendo en un equipo que, aunque es un buen colectivo, no tiene grandes nombres que ayuden al Rennais a no echar de menos a Camavinga cuando no está. En un entorno con jugadores de más calidad, todas las predicciones que se hagan parecen quedarse cortas.

Eduardo Camavinga, durante un entrenamiento del Stade Rennais. Foto: Instagram (e.cama10)

El pivote francés es el deseado por muchos por su juventud y sus capacidades. El hecho de ser un jugador tan completo, con un perfil defensivo tan potente como el ofensivo, invita a pensar en él como una de las grandes promesas del fútbol mundial. El Real Madrid sería un lugar ideal con las alternativas que ofrece Zidane para su centro del campo.

El pivote puede desenvolverse tanto en esa posición, pero también siendo uno de los interiores que, en los últimos partidos, ocupan Toni Kroos y Fede Valverde. Podría ser sustituto de Casemiro, aunque no sean el mismo jugador, pero también le podría acompañar en un teórico doble pivote. En las tres posiciones diferentes tendría cabida este jugador llamado a dominar el panorama futbolístico internacional de la próxima década.

Serlo en el Real Madrid multiplicaría infinitamente la repercusión histórica que podría tener. Eduardo Camavinga, a pesar de haber cumplido justo 18 años lo sabe y no rehúye de una realidad con la que cualquier niño sueña. El francés todavía no ha dejado de ser uno de esos jóvenes con pájaros en la cabeza. Son muchos los que le dicen que su futuro pasa por vestir la camiseta blanca. Hoy sopla las velas y marcará en uno de esos tradicionales deseos al cerrar los ojos cuál quiere que sea su próximo club.

[Más información: El Real Madrid luchará con la Premier League por los fichajes de Mbappé, Haaland y Camavinga]