A punto de comenzar la temporada 2020/2021 este domingo frente a la Real Sociedad, el Real Madrid cerró la campaña 2019/2020 con los títulos de Supercopa de España y Liga bajo el brazo, pero también con un superávit de 320.000 euros durante el ejercicio. Si el club blanco es la cara de la moneda, la cruz la puede representar un Barcelona con unas pérdidas cifradas en 97 millones.

Noticias relacionadas

El pasado mes de marzo, la crisis del coronavirus paralizó el planeta durante varios meses. Todavía no está superada y son muchas las incógnitas que están sobre la mesa, tanto en materia social como económica, así como también en el plano deportivo. Por el momento, no habrá aficionados en los campos españoles y habrá que esperar para poder ver los estadios con gente en las gradas.

Este es uno de los principales focos de pérdidas en los clubes, no solo en España sino también en el resto de Europa y del mundo. La crisis aprieta y es momento de ajustarse el cinturón. En el Real Madrid creen que en la 2020/2021, la crisis de la Covid-19 se llevará unos 172 millones de euros en ingresos, es por eso que se pone aún más de relieve la gran gestión realizada en los últimos meses por las altas esferas.

Florentino Pérez con una imagen del nuevo Santiago Bernabéu de fondo

Desde la llegada de Florentino Pérez a la presidencia del Real Madrid, el club de Concha Espina presenta unas cuentas aseadas. Bien podían ser la envidia de sus rivales. Una gestión inmaculada centrada en que por encima de la institución no hay nadie, en los fichajes de los jóvenes valores del presente y el futuro, y también en el cuidado de las estrellas más veteranas del plantel.

No es producto de la casualidad el éxito del conjunto blanco, tanto en baloncesto como en fútbol, con Florentino Pérez como presidente, quien supo ver que los tiempos cambiaban y que era la hora de adaptarse a las nuevas circunstancias, sabedor de que la pandemia iba a traer consigo terribles consecuencias también en el mundo del fútbol.

Austeridad ante la crisis

El primer mandamiento del Real Madrid para rebajar los efectos de la crisis del coronavirus fue el ahorro. Mientras otros clubes como Barcelona o Atlético de Madrid se aferraron a la medida del ERTE, en el Santiago Bernabéu optaron por la reducción pactada de salarios con los miembros de las primeras plantillas de baloncesto y fútbol. Un 10 por ciento que podría aumentarse hasta un 20 si la temporada no se reanudaba.

Los jugadores del Real Madrid celebran un gol la pasada temporada

A este recorte se sumó que tampoco habría primas por la conquista del campeonato doméstico. Todos entendieron por la situación que se atraviesa, conscientes de que millones de personas estaban o se han quedado en una situación precaria. Pero no solo los jugadores, también los directores de los distintos departamentos se recortaron su salario y los gastos de sus respectivas secciones.

Todo con un doble objetivo muy marcado: no tener pérdidas y salvar la campaña más complicada que se recuerda en las últimas décadas. Toda esta gestión del Real Madrid ha acabado con el club blanco cerrando el ejercicio con 320.000 euros de beneficio y ahora toca el siguiente paso: cuadrar las cuentas del próximo curso.

Entre fichajes y el presupuesto

Con operaciones como la de Kylian Mbappé aparcadas hasta junio de 2021 como mínimo, antes de que la pandemia hiciese estragos otros nombres como los de Camavinga o Haaland sonaban para reforzar al conjunto merengue en la 2020/2021. Sin embargo, desde el Real Madrid han decidido posponer estas operaciones millonarios y optar por el regreso de Odegaard, Lunin y compañía.

Odegaard durante un entrenamiento del Real Madrid

Además, la 'Operación Salida' refuerza la política del club ante la crisis. Jugadores como Achraf o James Rodríguez han dicho ya adiós. Antes del cierre del mercado se esperan más despedidas, Bale, Mariano o Reguilón continúan en la rampa a la espera de cerrar los acuerdos con sus futuros equipos. Todos estos movimientos dejarán en las arcas del Santiago Bernabéu entre 100 y 150 'kilos'.

Con todo esto, el presupuesto que maneja el Real Madrid ronda los 650 millones de euros. Pese a ello, en la institución blanca continúan apostando por el ahorro. El horizonte se difumina por momentos y es que todavía no se sabe cómo se va a desarrollar la temporada 2020/2021. Si podrá haber público en los estadios en algún momento o si ni siquiera se podrá acabar el campeonato si la pandemia se recrudece.

Retrato a Can Barça

Si el trece veces campeón de Europa acabó con beneficios el complicado ejercicio y además existe una sintonía total con los jugadores de sus diferentes secciones de cara a estos reajustes económicos, en el Barcelona es todo lo contrario. En el Camp Nou acabaron el ejercicio con 97 millones de euros en pérdidas, que son incluso más si no se obvia ese 'acuerdo' por Arthur con la Juventus de Turín.

Josep Maria Bartomeu, durante la presentación de Ronald Koeman EFE

En total, las pérdidas en Can Barça podrían ascender hasta los 150 millones. Una cantidad que deja retratada la gestión calamitosa del Barcelona en tiempos de coronavirus. Ni económica ni deportiva. En el club blaugrana están regalando prácticamente a jugadores para rebajar la masa salarial y objetivos como Neymar o Lautaro Martínez son imposibles porque no hay dinero en las arcas culés. El impecable manejo del Real Madrid retrata aún más a Bartomeu y compañía.

[Más información - Ni Hazard ni Odegaard: la convocatoria del Real Madrid para el amistoso ante el Getafe]