Kylian Mbappé será uno de los nombres del próximo verano. Tras un mercado de fichajes venido a menos por la crisis del coronavirus, los clubes de fútbol esperan poder volver a la normalidad en junio de 2021. Entonces, si la economía lo permite, se verán otra vez grandes traspasos.

Noticias relacionadas

El periódico británico The Times destapaba lo que ya viene siendo un secreto a voces durante los últimos meses: Mbappé quiere salir del PSG la próxima temporada. El francés considera que ha cumplido en un ciclo en París y por eso buscaría dar el salto definitivo en su carrera para ganar el Balón de Oro y la ansiada Champions que hace menos de un mes se le escapó en la final contra el Bayern

El nombre de Mbappé siempre ha estado vinculado al Real Madrid. El club blanco intentó su fichaje cuando era jugador del Mónaco en 2017, pero los petrodólares del PSG hicieron imposible completar la operación. Al-Khelaifi consiguió sortear además el Fair Play Financiero pactando una cesión con opción de compra obligatoria en 2018 a cambio de 180 millones de euros.

Mbappé es por tanto a día de hoy el segundo fichaje más caro de la historia, solo superado por Neymar. El PSG pagó también ese verano al Barcelona la cláusula del brasileño que ascendía a 222 millones. El contrato de Kylian con la entidad parisina finaliza en 2022 y hasta ahora siempre ha rechazado las ofertas de Al-Khelaifi para renovar esa vinculación. 

Es de esperar que el PSG intente, por todos los medios, en los próximos meses convencer a Mbappé a base de petrodólares. Al-Khelaifi está dispuesto a convertir al crack galo en el jugador mejor pagado del mundo, una tentación a la que el delantero parece no sucumbir de momento. 

A pesar de que Kylian no cayera y aguantara el pulso, el Real Madrid sabe que el fichaje de Mbappé no será sencillo y más en la situación de incertidumbre actual. Lo ideal para el club blanco es que el francés permaneciera en el PSG hasta 2022 y después se incorporara gratis, pero esta opción queda descartada ya tras la revelación publicada por The Times.

Messi se lamenta durante un partido del FC Barcelona EFE

El factor Messi

Con Mbappé en el mercado se avecina una nueva guerra entre el Real Madrid y el Barcelona. El conjunto catalán también irá a por el galo. Es más, su nombre podría convertirse en uno de los protagonistas de la campaña por la presidencia en el próximo mes de marzo. 

Uno de los retos que tendrán que asumir los candidatos es la de la renovación de la plantilla culé y la marcha o la continuidad de Leo Messi el próximo verano. Si el argentino no cambia de opinión, el Barça tendrá que buscar una nueva estrella y el espacio salarial liberado podría ser aprovechado para tentar a Mbappé. 

Sin embargo, aquí el Barça parte con desventaja. La inestabilidad institucional y las malas relaciones con el PSG hacen que el Real Madrid salga desde la pole en la carrera por el fichaje de Mbappé si finalmente decide intentarlo. 

Además del Barcelona, el Real Madrid tendrá como enemigos a los dos equipos de Mánchester. Más peligroso eso sí el City de Guardiola que el United. Si Messi termina firmando su contrato con los skyblues el próximo verano, la entidad presidida por Florentino Pérez se quitaría de en medio a un peligroso enemigo. 

Y es que Messi también será protagonista en el fichaje de Mbappé. Si ficha por el City, el rival del Real Madrid será el Barcelona. Pero si continúa de azulgrana, Guardiola será un más que peligroso enemigo para el equipo de la capital de España.

Mbappé, con el PSG Reuters

Un fichaje imposible sin normalidad

Aunque quizá el mayor rival del Real Madrid para acometer esta operación no sea un club de fútbol, sino el maldito coronavirus. La crisis económica que afecta a todos los sectores ha provocado una drástica caída en los ingresos. A pesar de ello, Florentino Pérez ha conseguido cerrar las cuentas de la temporada 2019/2020 con superávit gracias a la responsabilidad mostrada por todos los estamentos del club. 

Ahora mismo la única preocupación del club es la de seguir manteniendo una postura responsable ante la situación de incertidumbre que se vive en el mundo. El Real Madrid no pensará en Mbappé hasta que el público vuelva a los estadios y se pueda realizar la vida que se hacía antes de la pandemia. 

El presupuesto del Real Madrid para la temporada 2020/2021, que estará entre los 600 y 700 millones, se verá por tanto reducido respecto al de la pasada campaña y se mantendrá el mismo espíritu que en los últimos meses. Un férreo control del gasto que hace imposible ahora mismo pensar en un fichaje multimillonario como Mbappé. El tiempo dirá y, sobre todo, la capacidad para frenar el coronavirus y la vuelta o no a la normalidad. 

[Más información - Mbappé y las claves para que su fichaje por el Real Madrid en 2021 sea posible]