El Real Madrid pone el punto de mira de los fichajes en el verano del 2021. El club merengue ha cerrado su plantilla, en esta última ocasión, sin realizar ninguna gran incorporación. Sin embargo, la decisión llega después de haber conseguido buenos resultados en la pasada campaña y debido a la crisis del coronavirus. La pandemia ha paralizado el mercado de traspasos y la mayoría de operaciones se han pospuesto al final de la temporada 2020/2021.

Noticias relacionadas

Uno de los nombres que más titulares protagonizará es el de Camavinga. El centrocampista francés ha llamado la atención de medio continente y, entre ellos, el del Real Madrid. El club merengue cree en su explosión en el panorama futbolístico de élite y le sitúa como preferencia el año que viene. Además, cumple alguno de los baremos habituales del proyecto madridista.

Tal es su relevancia que desde Francia ya se ha confirmado que existen los contactos entre el Real Madrid y el jugador del Rennes. "El Real Madrid tiene el fichaje de Camavinga muy avanzado. Hace más de un año que trabajan en ello. Ha habido varias reuniones con el Madrid, ya se ha creado un vínculo", han llegado a desvelar en el país galo. Pero, ¿por qué la entidad capitalina tiene tanto interés en en Camavinga?

Camavinga durante un partido de Francia contra Croacia Reuters

Centro del campo joven

La posición que más preocupa en el Real Madrid es la del centro del campo. Clave en el funcionamiento del equipo, cuenta con tres jugadores cuyo nivel será difícil de igualar en el futuro. Modric, Kroos y Casemiro se han consagrado como uno de los tridentes más eficientes en el planeta fútbol y su relevo en la capital será complicado. Los títulos cosechados hablan por sí solos. De ahí que en el Real Madrid se trabaje en cada uno de esos puestos de cara al futuro.

Camavinga, por sus habilidades y movimientos en el césped, sería una de las caras nuevas escogidas para renovar la posición. Control de balón, velocidad y una gran capacidad defensiva que, con tan solo 17 años, le permiten tener un margen de mejora complicado de limitar. Por ello gusta en el Real Madrid.

Además, esa juventud supondría mantener el proyecto que en la entidad merengue se viene desarrollando en las últimas temporadas. Sin perder el nivel de competitividad, en el club de la capital se ha apostado por el talento joven y jugadores como Vinicius, Rodrygo o Valverde así lo certifican. La llegada de Camavinga al vestuario supondría rebajar notablemente la edad media del equipo y daría frescura al centro del campo de Zidane.

La planificación de Zidane

El técnico merengue cuenta con la total confianza del Real Madrid. Las alineaciones y gestión del vestuario corre a su cuenta de forma completa. Sin embargo, sus capacidades no quedan ahí y, como se ha podido comprobar durante los últimos años con el francés en el banquillo, la planificación de la plantilla también está en su mano.

Zidane ha demostrado que tiene ojo con los nuevos talentos. Sus inicios en la casa blanca, de hecho, fueron en este ámbito. El actual entrenador fue el culpable del fichaje del central Varane, de los primeros contactos por Hazard antes de que fichara por el Chelsea y de otros tantos movimientos más. Por esta razón, el visto bueno del entrenador en la incorporación de Camavinga sería un nuevo respaldo del club madridista a las gestiones de su entrenador de cara al futuro.

Camavinga, en su debut con la selección de Francia Reuters

Golpe en la mesa ante los rivales

El último mercado de fichajes, que sigue aún abierto y en el que el Real Madrid está cerca de conseguir su objetivo de 100 millones de euros en ingresos por ventas, no se ha caracterizado por las grandes cifras en las operaciones. Y la pandemia del coronavirus es la gran culpable de esta parálisis económica de la ventana de fichajes.

"No habrá grandes fichajes este verano, puede esperar", llegó a asegurar Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, sobre cualquier fichaje galáctico durante estas últimas semanas. Las dificultades por la Covid-19 son obvias. De ahí que el 2021, después de una esperada recuperación económica, los fichajes comiencen a producirse.

Camavinga entra en los planes y, además, conseguir su llegada al Santiago Bernabéu sería todo un golpe en la mesa de los grandes clubes. Otras entidades como el Atlético de Madrid intentaron su fichaje el año pasado, tal y como se reveló desde el propio club. Y hacerse con sus servicios daría al Real Madrid una gran ventaja frente a otros interesados como el PSG. Todo un adelantamiento por la izquierda como ya ha sucedido con otros jugadores y que hacen más importante aún comenzar con las labores para convencer al Rennes y a Camavinga.

[Más información - Varane, Francia y el comodín de los fichajes de Mbappé y Camavinga]