El Real Madrid no pierde protagonismo en el mercado de fichajes. El club merengue comenzó hace unas temporadas un proyecto basado en el trabajo con jugadores jóvenes y de gran proyección mundial. Ejemplos como el de Varane, consagrado en la élite del fútbol, refuerzan la apuesta de la entidad capitalina. 

Noticias relacionadas

El último nombre que el Madrid no pierde de vista y que de cara al futuro podría ser una gran apuesta es el de Eduardo Camavinga. El centrocampista francés de todavía 17 años está cuajando actuaciones a destacar en el Stade Rennes que le han llevado a estar bajo el foco de los grandes de Europa, no solo del Real Madrid. Él mismo ha dejado abierta la puerta para el futuro.

Olivier Letang, quien fuera presidente del club francés, ha desvelado en una entrevista para Late Football Club que los únicos contactos que se han producido con equipos españoles han sido con el Atlético de Madrid de Simeone. Concretamente, las llamadas comenzaron el año pasado, a principios de verano del 2019 para tantear un posible fichaje.

"¿Contactos con el Real Madrid? Eso no es cierto y, eso que conozco muy bien a los dirigentes del Real Madrid", ha explicado el expresidente del Renne. No hubo contactos oficiales, pero sí entre con los agentes de Camavinga. "Sé, porque hubo total transparencia con sus representantes, que hubo acercamientos a nivel de interés". 

Eduardo Camavinga y el Santiago Bernabéu

El único que se se lanzó a por Camavinga de forma oficial fue el máximo rival de la entidad merengue en la capital. "Hubo contacto con el Atlético de Madrid, pero eso fue en junio de 2019". Su reacción fue clara y muestra el potencial que se ve en Camavinga: "Cerré la puerta de inmediato porque no había forma de que Eduardo nos dejara", ha espetado.

El Madrid confía en la plantilla

El mes de agosto del 2020 será recordado en el mundo del fútbol. No solo porque pudo iniciarse la histórica marcha de Leo Messi, sino también por la falta de fichajes millonarios que se venían observando las últimas temporadas. La crisis del coronavirus ha alargado la campaña deportiva más de lo previsto y, con las cuentas de los clubes algo tocadas, en pocos equipos se ha apostado por invertir en incorporaciones.

El Real Madrid fue de los primeros en confesar que este año no se iban a producir fichajes galácticos. Mbappé, por quien fue preguntado el presidente Florentino Pérez, iba a tener que esperar. Pero, más allá de las dificultades económicas que quieren esquivar los clubes, en el conjunto merengue ha coincidido con el buen rendimiento del proyecto de Zidane.

Más que incorporar nuevos talentos, el club se ha centrado en vender para superar los 100 millones de euros en traspasos y en recuperar a jóvenes jugadores como Odegaard, con futuro y presente en el equipo merengue. La confianza en la plantilla es plena y, pese a la eliminación en la Champions, no quieren que se olvide que el Real Madrid ganó dos títulos en la 2019/2020 frente al casillero a cero de Atlético de Madrid o Barcelona.

[Más información - Varane, Francia y el comodín de los fichajes de Mbappé y Camavinga]