Real Madrid y Manchester United se miden este 1 de agosto en el Hard Rock Stadium de Miami. Será el primer encuentro del equipo blanco esta pretemporada, así como el debut en la International Champions Cup y también de Lopetegui en el banquillo madridista. Este será el tercer duelo para los diablos rojos en EE.UU., pero sus dos resultados anteriores no han convencido ni a la afición ni a su técnico.

Noticias relacionadas

Los de Mourinho consiguieron la primera victoria ante el Milan, aunque tuvieron que acudir a la tanda de penaltis después de acabar el tiempo reglamentario con empate a 1 en el marcador. El segundo test fue todo un desastre para el United, que acabó cayendo por un contundente 1-4 frente al Liverpool de Klopp.

Después de esa dura derrota, el entrenador portugués no ocultó su enfado y se quejó que no habían llegado los fichajes necesarios para encarar con garantías no solo la conocida como la 'Champions del verano' sino también la próxima temporada en la Premier League y en el resto de competiciones que disputarán a lo largo de los meses que se avecinan.

La primera gran caída de Mourinho ante su pasado

La historia entre el Real Madrid y José Mourinho viene de largo. El técnico luso dirigió al conjunto merengue durante tres temporadas, en las que se alzó con La Liga de los récords, pero durante las que no pudo conseguir levantar 'La Orejona'. Después de su adiós a la casa blanca, 'The Special One' firmó por el Manchester United y, además de verse las caras el verano pasado con el Madrid, ambas partes también midieron sus fuerzas en la final de la Supercopa de Europa.

En el primer título en juego el verano anterior, el que enfrentaba al campeón de la máxima competición continental de clubes con el vencedor de la Europa League, el Madrid se impuso por 2-1. Los merengues se pusieron por delante en el marcador gracias a un tanto de Casemiro en el 24', para que luego Isco pusiese tierra de por medio en el minuto 52. Lukaku consiguió el tanto de la honra para los ingleses en el 62'.

Bale, la gran frustración del portugués

Si hay un nombre que tiene metido entre ceja y ceja José Mourinho, ese es el de Bale. El extremo galés se convirtió en una particular obsesión ya el pasado mercado estival, cuando el entrenador del Manchester United ya le pidió, tal y como captaron en su día las cámaras de televisión, que lanzara un guiño públicamente para ir a por él sin miramientos.

Bale, en un entrenamiento del Real Madrid

Sin embargo, el '11' blanco no solo no lo hizo, sino que se declaró al Real Madrid. Gareth Bale continuó estando en los primeros puestos de agenda de los diablos rojos, pero su salida parecía muy complicada hasta justo después de la final de la Champions League entre los blancos y el Liverpool.

Fue en Kiev cuando Bale dudó sobre su continuidad en el campeón de Europa. El internacional galés pidió más minutos, más protagonismo y, por supuesto, más galones. Las salidas de Cristiano Ronaldo y Zidane, así como la incorporación de Lopetegui como nuevo entrenador han sido los detonantes para su continuidad, ya que es la buena estrella del club.

Varane y Kroos, otros objetos de deseo

No solo Bale, Mourinho ha suspirado en los últimos años por otros dos futbolistas del Real Madrid. Tanto Varane como Kroos han sido colocados en la órbita del United, pero tanto el conjunto de Manchester como su entrenador ya saben que en el Santiago Bernabéu se cuenta con ambos jugadores para el presente y también para el futuro.

Por lo que el portugués deberá volver a ver a sus objetos de deseo desde el banquillo rival, al menos a dos de ellos, ya que el central galo continúa disfrutando de sus correspondientes días de vacaciones tras ganar con Francia el pasado Mundial de Rusia 2018.