El Real Madrid sigue preparando los primeros amistosos en Estados Unidos. Los entrenamientos, como suele ser habitual en verano, se han completado con jugadores de la cantera ante las bajas por la disputa del Mundial de Rusia.

Noticias relacionadas

Sin embargo, poco a poco se han incorporado los internacionales hasta mostrar un plantel más que envidiable. En el Madrid hay hueco para todos y las diversas edades de cada componente de la plantilla lo refleja. Lopetegui contará con jugadores más veteranos y con gran recorrido al máximo nivel pero también con precoces talentos llamados a liderar el futuro.

Una unión que, como bien dice el himno del club merengue, dará grandes frutos. "Veteranos y noveles", apunta la letra que representa al Real Madrid. Desde la línea defensiva hasta la delantera, el cuadro de Chamartín cuenta con nombres de referencia que acompañan a los mejores aprendices posibles.

Vallejo durante un entrenamiento del Real Madrid

Ramos prepara a la defensa del futuro

El sevillano sabe a la perfección lo que es el Real Madrid. Ha estado en los momentos más complicados del club cuando ganar un título era algo casi imposible. Pero el destino y sobre todo el esfuerzo le han recompensado siendo el capitán en una etapa casi inigualable. Durante estos años ha visto pasar a muchos jugadores por sus posiciones y, manteniendo su nivel, ha logrado empezar a curtir a los que liderarán la zaga del Madrid en unas pocas temporadas.

Primero fue Varane, quien logró arrebatarle la titularidad a Pepe para formar con Ramos una de las mejores parejas del mundo. Sin embargo, la llegada del francés no ha sido más que el principio. El de Camas también ha podido dar lecciones a Nacho, que se ha consagrado en el primer equipo, y podrá hacerlo con un Vallejo que cuenta con la confianza de Lopetegui. Tres nombres de presente y futuro que siguen al mejor defensa del planeta.

Florentino Pérez le da la mano a Odriozola en la Ciudad Real Madrid

Carvajal, el referente del lateral

Dos laterales han pasado en estas últimas dos temporadas por el Real Madrid. Ambos con el mismo papel: dar algo de oxígeno a un Carvajal que es insustituible. Achraf no logró dar la talla y ha salido cedido al Dortmund. Ahora el turno es de Odriozola que, además, llega con el apoyo de todo el club.

Los dos jóvenes coinciden tanto en su corta edad como en sus referentes. Y es que todas las declaraciones públicas que han realizado han colocado a Carvajal como su ejemplo a seguir. El canterano merengue es un ídolo entre los aficionados y ha conseguido serlo también de cualquier jugador.

Ceballos charla con Lopetegui. Foto: Twitter (@DaniCeballos46)

Modric, el profesor en el mediocampo

El croata, a sus 32 años, es un fijo en el once merengue. Todos le admiran y así lo han demostrado en sus declaraciones. Ceballos, sin ir más lejos, ha dejado constancia de ello en varias ocasiones. Quiere triunfar en el Madrid y se fija en él constantemente. Por ello, compartir vestuario y entrenamientos con el nuevo Balón de Oro del Mundial es un punto importante en al evolución de cualquier jugador.

Igualmente, sirve de apoyo para Casemiro -que comparte titularidad habitual con Modric en el Real Madrid- y para los más jóvenes como Llorente.

Bale, en un entrenamiento del Real Madrid

La fractura de la BBC abre hueco a los nuevos goleadores

La marcha de Cristiano Ronaldo ha dejado hueco a un nuevo delantero. Si los nombres siguen sonando para reforzar el ataque, la realidad es que ya hay varias opciones en la plantilla. Todas ellas de escasa veteranía pero con un gran futuro por delante. Vinicius, De Tomás y Mayoral, los tres delanteros con los que cuenta el Madrid, deberán pelear por ganarse la plaza.

Y para poder desarrollar sus cualidades tienen a dos de los mejores delanteros del mundo. Más allá de las críticas constantes y de alguna que otra campaña en contra, tanto Bale como Benzema pueden sacar a relucir un palmarés envidiable. Tres Champions consecutivas, una Liga, varios Mundiales de Clubes y otros tantos títulos en los que han tenido una importante presencia. El gales tiene 29 y el francés se va a los 30, por lo que pueden estar ante sus últimos años al máximo nivel.