Cada vez falta menos para la final de la Champions League. El Real Madrid disputará el partido más importante de la temporada el sábado 26 de mayo, a las 20:45, en el Estadio Olímpico de Kiev, capital de Ucrania. Los chicos de Zinedine Zidane sueñan con levantar La Decimotercera, que sería a su vez la tercera Orejona consecutiva, un hito sin precedentes desde el cambio de formato de la competición, establecido en 1992. Enfrente estará el Liverpool, que bajo el mando del técnico alemán Jürgen Klopp, cuenta con el extremo derecho egipcio Mohamed Salah como principal arma.

Noticias relacionadas

Lógicamente, el Madrid está preparando a conciencia este duelo, y la empresa telefónica Movistar ha decidido echarles una mano con un curioso reto. Se trató, básicamente, de enfrentar en un partidillo, a cuatro jugadores del primer equipo contra cien niños. Los elegidos para esta tarea fueron el portero costarricense Keylor Navas, el centrocampista defensivo brasileño Casemiro, el mediocentro croata Luka Modric y el extremo izquierdo español Marco Asensio. Todo ello bajo la supervisión del entrenador francés Zidane.

El duelo dejó varias imágenes tiernas y enternecedoras. Los jugadores blancos fueron recibidos con una multitud de abrazos de los pequeños, que posteriormente acudieron en manada para arrebatarles los balones. Modric y Asensio regateaban uno por uno a cada niño mientras sonreían. Por otro lado, Casemiro se encargaba de arrebatar balones, sirviéndose en ciertos momentos de su altura para coger a los pequeños en brazos. La peor parte recayó en Keylor, que tuvo que soportar una lluvia de disparos hacia su portería. Pero todos se lo pasaron en grande.