En poco más de un mes, la temporada 2017/2018 dirá adiós con el final de la Liga de Campeones. El Real Madrid todavía debe disputar cinco partidos en el campeonato doméstico y al menos dos de la Champions League. A sus 33 años, Cristiano Ronaldo ha vuelto a demostrar esta temporada que sigue siendo un seguro para el equipo blanco. El delantero portugués ha superado, una vez más, la barrera de los 40 goles en una misma campaña, pero, además, ha igualado la racha de partidos consecutivos marcando.

Noticias relacionadas

El luso está de bonito y todavía quiere más. Antes de que la temporada baje el telón, Ronaldo tiene cuatro fechas marcadas en rojo en su calendario. Las dos primeras están a la vuelta de la esquina. Con las semifinales de la máxima competición continental de clubes, el '7' madridista volverá a verse las caras con el Bayern Múnich. Cristiano sabe que para ganar papeletas para el próximo Balón de Oro, la Champions es uno de los puntos clave. Contra los bávaros ha disputado seis partidos, en los que ha ganado cuatro de ellos y ha perdido los otros dos. Un rival que se le da especialmente bien ya que ha visto puerta en hasta nueve ocasiones, además de repartir una asistencia.

Las cuatro finales de Cristiano Ronaldo

EL CLÁSICO: UN NUEVO CARA A CARA CON MESSI

La tercera cita es duelo que se celebrará en el Camp Nou el próximo domingo 6 de mayo. Pese a que revalidar título liguero es imposible, un choque entre los eternos rivales nunca es descafeinado. Además, tendrá la posibilidad de demostrar en un cara a cara con Messi que está en un estado de forma excepcional, con la sombra del Pichichi sobre ellos.

Las cuatro finales de Cristiano Ronaldo

FINAL DE KIEV EN EL HORIZONTE

La última fecha en rojo es el 26 de mayo. Esta depende de lo que se haga contra el Bayern en semifinales, pero levantar la tercera Champions consecutiva le encumbraría a él y también al Real. Un hito histórico, al igual que hoy se recuerda al Madrid de Di Stéfano y Gento, Cristiano Ronaldo no solo dejará su nombre grabado en letras de oro en el Santiago Bernabéu, sino también en la competición -a nivel de clubes- que todo jugador quiere ganar cuando es un niño.