De jugar contra Las Rozas a viajar a Bérgamo para enfrentarse al Atalanta. La imagen es propia de una fiesta de graduación de la universidad, pero la realidad es que Antonio Blanco, Sergio Arribas, Hugo Duro, Miguel Gutiérrez y Víctor Chust han sido convocados para jugar toda una ida de los octavos de final de la Champions League. El Real Madrid se ha visto afectado por una plaga de lesiones y Zinedine Zidane ha tenido que tirar de la conocida como 'Generación Youth League'.

Noticias relacionadas

La ilusión de cualquier afición es ver a jugadores de su cantera triunfar en el club. Los mirlos blancos siempre pueden presumir de pertenecer a una de las mejores del mundo. A su vez, el club también ve como muchos de estos futbolistas pulidos en Valdebebas ahora son titulares en clubes por España y el mundo. Este miércoles, el banquillo estará copado por jugadores que quieren hacerse su hueco en la primera plantilla, como lo hicieron los Carvajal, Nacho Fernández, Lucas Vázquez o Mariano.

Hace seis meses, estos mismos protagonistas que se han ganado su hueco en esta convocatoria estaban reinando en Nyon para llevar al Real Madrid a su primera Youth League. Algunos de los integrantes de esta expedición a Bérgamo, como Miguel Gutiérrez, marcaba en esa final frente al Benfica que supuso un nuevo éxito para la entidad. El lateral izquierdo fue el mejor de esa temporada ya que marcó cuatro goles, tres en los últimos tres partidos.

Florentino Pérez y Raúl González Blanco, junto al Juvenil A del Real Madrid tras ganar la UEFA Youth League EFE

Igual de llamativa fue la actuación de un Antonio Blanco que se mostró al mundo com un proyecto de pivote más que interesante. Más técnico que Casemiro, pero con menos corpulencia y recorrido, se ha mostrado durante toda esta temporada preparado para dar el salto y suplirle en algún choque. Todavía no ha debutado, pero la salida de Martin Odegaard le abrió las puertas a tener más presencia en los entrenamientos y, sobre todo, en las convocatorias.

De esta circunstancia se ha aprovechado más Sergio Arribas. Es probablemente el más talentoso de esta hornada. Sus últimas actuaciones en Liga, donde ha sumado minutos de calidad, le han situado incluso por delante de otros jugadores del primer equipo para ser considerado como la baza desde el banquillo. Mejor por la izquierda que por la derecha, superior cuanto más cerca del área esté, pero sin temor a recibir en campo propio, sus cualidades le permiten influir en el juego a cualquier altura.

Otro que ha tenido minutos con el primer equipo esta temporada es Víctor Chust. El defensa fue titular en Copa del Rey y ha contado como alternativa cuando el lateral derecho se convirtió en un solar para Zidane. Como capitán del Castilla, el valenciano tiene galones y es muy atrevido a la hora de jugar con el balón. No se esconde porque tiene calidad de sobra para hacerlo. Además, es rápido y contundente al cruce. 

El plus de Duro

Por si esta generación fuera corta de calidad, se le añadió un punto más con el desembarco de Hugo Duro este último verano. El delantero del Getafe, aún en su propiedad y por el que el Real Madrid tiene una opción de compra, se está saliendo en el filial blanco demostrando que es un ratón de área, pero que además tiene condiciones para asociarse y enriquecer a sus compañeros. Lo más importante es que tiene gol, tanto con su zurda como con la cabeza.

[Más información: La cantera del Real Madrid, a prueba en Champions: la solución ante el reto del Atalanta]