El Real Madrid comenzaba su periplo por Rusia con un encuentro ante el Khimki. A priori parecía un duelo asequible para el equipo de Pablo Laso, que sigue luchando por retomar el camino de pelear por las dos primeras plazas de la clasificación. El hecho de enfrentarse al colista, que no ganaba desde noviembre, daba muchas opciones al equipo de Pablo Laso. Sin embargo, la mala imagen del cuadro merengue fue determinante.

Noticias relacionadas

El equipo capitalino, pese a que ganó el primer cuarto, ya mostró cierta debilidad a la hora de mover el balón. Muchas pérdidas que se fueron continuando a lo largo de todo el partido y que terminaron en el límite de 23. El Real Madrid perdió los suficientes balones como para hacer imposible una victoria en una competición como la Euroliga. Es más, la última acción fue así: Causeur perdió la posesión y el Khimki evitó recibir la canasta definitiva.

Pablo Laso, ya en rueda de prensa, se mostró muy enfadado con el equipo por los errores cometidos. El técnico merengue, que a los pocos segundos de finalizar el encuentro dejó ver sus malas sensaciones con el encuentro disputado, mantuvo su línea crítica al rato del pitido de los colegiados.

Pablo Laso dando indicaciones

El vitoriano calificó el primer tiempo como "horrible". Toda la primera mitad fue un suspenso para un Pablo Laso que reconoció que en el segundo lucharon "pero fue demasiado tarde". "Lo fácil es hablar de la última posesión, pero para mí el primer tiempo fue decisivo". El Real Madrid se marchó a vestuarios con 45-38 y mucho que mejorar.

"No defendimos, no atacamos, perdimos muchos balones y cuando ves las estadísticas y pierdes 23 balones es muy difícil ganar el partido", sentenció un enfadado Pablo Laso en rueda de prensa. El próximo encuentro, y para el que el técnico espera limar todos estos errores cometidos, será ante otro ruso como el Zenit de Xavi Pascual.

Deck pide cabeza

El jugador argentino también atendió a los medios de comunicación al término del encuentro. Deck finalizó el duelo ante los rusos con 15 puntos y 22 de valoración en cerca de 35 minutos de juego, llevándose el galardón de MVP del Real Madrid en una tarde para el olvido.

Según el alero, la salida de vestuarios fue muy positiva para el Real Madrid, pero ese primer tiempo lo chafó todo. El jugador merengue coincidió con su técnico y reconoció la falta de intensidad. "A partir del tercer cuarto hemos hecho un buen trabajo pero hemos regalado el primer tiempo. No hemos estado bien, desconcentrados y con poca energía, y tenemos que aprender de eso para el próximo partido".

De cara a la siguiente jornada ante el Zenit, que se disputará este jueves en una semana intensa de baloncesto para el Real Madrid, Deck pidió recuperar el ánimo. "Tenemos que estar animados para poder afrontar bien mentalmente el próximo partido. Es un mes importante y tenemos que estar concentrados en dar lo mejor en cada partido", subrayó.

[Más información - De qué depende la reconstrucción del futuro Real Madrid: crisis Covid, NBA y retiradas]