Lopetegui da instrucciones a sus jugadores durante el Real Madrid - Getafe

Lopetegui da instrucciones a sus jugadores durante el Real Madrid - Getafe Reuters

Fútbol REAL MADRID

El libro de estilo del Real Madrid de Julen Lopetegui

Noticias relacionadas

El Real Madrid ha iniciado un nuevo camino después de tres años repletos de éxitos. Tres Champions en tres años consecutivos bajo el gobierno de un Zinedine Zidane que se ha colocado como uno de los entrenadores más laureados de la historia del club. Sus años estuvieron marcados por la presencia de un Cristiano Ronaldo que se convirtió en el mejor jugador del mundo. Pero eso ya se acabó.

El técnico francés y el astro portugués decidieron abandonar la nave merengue después de un matrimonio más que exitoso. En el Real Madrid se pusieron manos a la obra para comenzar una nueva etapa y, a la vez, compleja etapa, pues el entrenador que llegase lo haría con la presión de tres Copas de Europa consecutivas.

Los blancos se decantaron por Julen Lopetegui, con ataque de cuernos de Rubiales incluido. El presidente de la RFEF destituyó al flamante técnico merengue que se incorporaría al club una vez concluyera el Mundial. Pero los planes cambiaron y el de Asteasu se puso manos a la obra con su nuevo proyecto con el fin de mantener la hegemonía ganadora del Real Madrid e implantar un estilo que ya encandila al madridismo.

Julen Lopetegui, dando órdenes a sus jugadores

Julen Lopetegui, dando órdenes a sus jugadores EFE

Presión agresiva

Durante toda la pretemporada y, por supuesto, en los dos encuentros oficiales de los blancos hasta el momento, se vio un cambio de mentalidad de la plantilla merengue. La idea de Julen es asfixiar la salida de balón del rival para recuperar lo antes posible la pelota. De esta manera, provocan el fallo - como se vio contra el Getafe - o el despeje largo para recuperar el cuero e iniciar una nueva jugada de ataque. 

Una presión de la que también es partícipe la flamante delantera del nuevo proyecto de Julen Lopetegui, la BBA. Bale, Benzema y Asensio son parte importante de este nuevo modelo del Real Madrid, pues ellos inician la presión en campo rival. Tiene a Bale enchufado y ayudando a sus compañeros en esta vital labor, algo que no era muy común con Zidane. 

Posesión 'dañina'

En estos partidos, los de Julen Lopetegui se han caracterizado por tener el control de la pelota en gran parte del partido, pero no se trata de un dominio inocuo como el de otros equipos, sino todo lo contrario. Tener la posesión en campo propio no ayuda a ganar los partidos, sino a defender el resultado mareando la perdiz sin llegar a ningún lado. 

Modric y Lopetegui

Modric y Lopetegui Reuters

Lopetegui sabe que siempre es complicado mover la pelota durante mucho tiempo ante un rival que se te cierra, por eso quiere que su equipo esté en constante movilidad. El fin último es descolocar al equipo para que se cree el más mínimo resquicio por el que poder filtrar un pase que pueda hacer daño al rival. Un estilo de juego basado en la calidad de los centrocampistas que atesora el Real Madrid

Rotaciones y diálogo

Julen Lopetegui sabe que es muy complicado mantener a 23 jugadores enchufados para que puedan cumplir en cualquier momento si la cosa se tuerce. Por eso, al igual que Zidane, el técnico vasco seguirá un sistema de rotaciones para que toda la plantilla disfrute de minutos y se crean importantes para el equipo. Esto también incluye a los más jóvenes, como Vinicius

Vinicius durante un partido del Real Madrid

Vinicius durante un partido del Real Madrid

Y es que, pese a que el brasileño aún no ha debutado, es una de las grandes esperanzas del madridismo a largo plazo. Consideran al joven madridista como el futuro líder del equipo. Sin embargo, no ha contado aún con minutos en partidos oficiales. Lopetegui quiere mantener la calma con el chico, protegerle de la presión que supone jugar en el Real Madrid e ir introduciéndolo con cabeza para que empiece a despuntar. 

Una estrategia que ha servido con Marco Asensio y con el resto de jóvenes del equipo madridista. En el club también reclaman algo de calma para con Vinicius. Saben que su talento es incuestionable, pero entienden que es prácticamente un niño y que la camiseta del Real Madrid - y sobre todo el Santiago Bernabéu - pesa mucho. El brasileño necesita mimos en una edad difícil. El tiempo dirá quién tenía razón o la dejaba de tener.