Noticias y novedades

Motivos para cortar la permanencia con tu operador

¿Crees que tu operador está aprovechándose de ti al tener permanencia? Estos son los motivos por los que puedes cortar la permanencia con tu operador.

11 septiembre, 2016 17:32

Los smartphones son uno dispositivos que con el paso de los años han pasado a convertirse en pequeños ordenadores de bolsillo, con aplicaciones que nos permiten hacer casi cualquier cosa. No obstante, para realizar la mayoría de ellas necesitamos una conexión a Internet.

El problema de los dispositivos de bolsillo es que no siempre disponemos de Wi-Fi allá donde nos desplacemos, siendo necesaria una conexión móvil para sacarles el mayor provecho a nuestro dispositivo. Estas conexiones nos las ofrecen los operadores móviles, con ofertas suculentas en las que nos acaban incluso ofreciendo nuevos teléfonos a un coste muy reducido, aunque no todo es tan bonito como parece.

Qué es una permanencia y como nos atan a ella

Al realizarnos descuentos; ya sea en el descuento de una tarifa o en la adquisición de un móvil; las compañías nos hacen aceptar una permanencia. Una permanencia es un periodo de tiempo en el que no podremos rescindir nuestro contrato con el operador, teniendo que pagar el servicio un número mínimo de meses estipulados.

Esta permanencia suele venir acompañada de un contrato en el que tanto nosotros como el operador tenemos que cumplir nuestras condiciones, y donde al firmar, ambas partes nos comprometemos a cumplir. Normalmente, si queremos romper dicho contrato tenemos que pagar una penalización al operador, pero existen una serie de condiciones que nos permiten finalizar el contrato sin pagar ese coste. ¿Cuáles son?

Cambio en las condiciones del contrato

La primera causa por la que podemos rescindir un contrato es el cambio en las condiciones del mismo. Normalmente los contratos que firmamos incluyen una serie de clausulas. Algunas de esas clausulas indican nuestros compromisos con el operador, mientras que otras señalan las responsabilidades que el operador tiene sobre nosotros.

La permanencia está asociada al contrato que firmamos inicialmente, y en caso de que este sea modificado, podemos optar por rescindir el contrato, al tratarse de un acuerdo distinto al que nos comprometimos. Cualquier cambio en el contrato; por pequeño que sea; nos permite liberar nuestras cadenas.

Cambio del precio en la tarifa

Este es uno de los cambios más típicos. Nuestro operador por algún motivo decide que nuestra tarifa no les conviene, y deciden eliminarla. Nos avisan diciendo que van a actualizar nuestra tarifa mejorándola, pero a cambio aumentan el precio que tenemos que pagar al mes.

Tal y como dijimos en el apartado anterior, el contrato es sagrado y un cambio en la tarifa; ya sea de características o precio; es un incumplimiento. Si tu operador te ofrece un cambio tienes el derecho a rechazarlo, y en caso de que te intimiden siempre puedes recordarles que te puedes ir, ya que están incumpliendo con el contrato.

Alta en servicios no deseados

Otro clásico. Sabemos que en ocasiones los operadores crean promociones especiales, como las de verano, Estas promociones nos permiten pagar un extra para disfrutar de algunos megas extra en la tarifa por un precio reducido.

El problema viene cuando el operador nos da el alta en dicho servicio sin nuestro propio consentimiento. Ya sea un bono de megas, SMS ilimitados por un euro o lo que sea. Si nuestro operador nos da de alta en un servicio que no hemos pedido ni aceptado podemos rescindir el contrato.

Incumplimento de las clausulas del contrato

Como ya hemos dicho, el cumplimiento de un contrato es algo sagrado. Si no cumplimos con nuestras obligaciones del contrato el operador puede imponernos una multa. Del mismo modo, en el contrato suele venir detallado que el operador se compromete a compensarnos económicamente cada vez que incumplan ciertos aspectos del contrato (como por ejemplo, dejarnos sin conexión durante un periodo de tiempo estipulado).

¿Pero que ocurre si no cumplen con las condiciones estipuladas? Pues que el  operador está incumpliendo el contrato que hemos firmado, y que por lo tanto puede ser anulado.

Consejo: Cuidado a la hora de aceptar un contrato

En ocasiones un contrato es algo a lo que no solemos prestar atención. Lo leemos por encima, firmamos y nos desentendemos de lo que ocurra, y esto no debe ser así. No solo es importante enterarnos sobre lo que estamos firmando, sino que además es conveniente tener una copia de seguridad del contrato original, para poder revisar las condiciones en caso de que pensemos que nuestro operador no está  aprovechándose de nuestra inocencia.

Otro consejo muy importante es que las operadoras a veces acaban renovando nuestra permanencia. Nos llaman, nos dicen que somos un buen cliente y nos ofertan un nuevo descuento o un nuevo teléfono gratis. ¿Realmente hemos hecho algo para que nos tengan que regalar algo? Debemos tener cuidado, porque en muchass ocasiones, esto tiene trampa.