La conexión a Internet se ha convertido en un elemento clave en los países desarrollados. En España la penetración de la fibra óptica es una de las mejores del mundo y eso hace que los hogares y empresas tengan acceso a la red a unas velocidades nada despreciables.

Noticias relacionadas

Sin embargo, las operadoras no siempre nos dan un router lo suficientemente potente para cubrir toda la superficie de nuestro hogar, sobre todo si vivimos en una casa con varias plantas o un piso muy grande.

Nosotros hemos tenido la oportunidad de probar el nuevo sistema de routers en malla de Google, que se puso a la venta en España hace unos días. No se trata del Google Wifi original, sino de la segunda versión.

El pack que nos han cedido es el de tres piezas, clave porque queríamos ponerlo a prueba en una casa de casi 200 m2 construidos. La realidad es que son algo menos de 195, pero también probamos la cobertura en el patio y las terrazas. En teoría cada unidad es capaz de dar cobertura a 85 m2, aunque esto depende de los obstáculos internos de la casa.

La velocidad de la fibra óptica es de, en teoría, 600/600 Mbps, y en la aplicación Google Home nos ha llegado a mostrar pruebas de velocidad de 611/556 Mbps, lo que confirma que el satélite principal, el conectado al router, está cogiendo la velocidad máxima que provee el operador de telefonía móvil.

La instalación es súper sencilla

Una de las cosas de las que puede presumir Google es de no marear al usuario con cientos de pasos a la hora de configurar el nuevo sistema Wifi. El proceso es realmente sencillo.

Tenemos que conectar una de las tres piezas al router de la operadora mediante el cable Ethernet y a la corriente con su adaptador convencional.

Cuando lo hagamos entramos en la aplicación Google Home y pulsamos en el símbolo + de la esquina superior izquierda. Seleccionamos "Nuevo dispositivo" y esperamos que lo localice.

Cuando lo haga tendremos que realizar un par de pasos más, que consistente en pulsar un par de botones en la pantalla. Primero seleccionamos la opción Configurar dispositivos nuevos y luego escaneamos el código QR que está bajo el aparato.

Cuando acabemos nos preguntará si queremos configurar los otros dos satélites. En el caso de que sólo tengamos uno ya habremos terminado.

En nuestro caso hemos puesto uno en cada una de las tres plantas de la casa. Destacar que en la última planta, al poner el dispositivo lejos del núcleo de la escalera la aplicación nos indicó que la cobertura era mejorable. Lo movimos más cerca del núcleo de comunicaciones de la casa y no tuvimos problema.

Mejorando la cobertura Wifi, aunque con peros

Al contrario de lo que pasaba con los Google Nest Wifi, estos Google Wifi no tienen altavoz ni soporte para el asistente de Google. Esto hace que el precio sea más barato, claro (99 euros una unidad y 199 euros tres), pero también que tengamos menos funciones.

Así pues, este dispositivo tiene un único cometido: mejorar la cobertura de tu señal Wifi. ¿Lo hace? Bueno, ya os digo que sí, aunque con algunos peros. En la siguiente tabla veis las velocidades de subida/bajada de cada planta.

Router de operadora Google Wifi
Planta baja 400/410 Mbps 520/540 Mbps
Planta primera 26/35 Mbps 55/55 Mbps
Planta segunda 62/16 Mbps 120/21 Mbps

Prueba con un smartphone

Router de operadora Google Wifi
Planta baja 210/240 Mbps 330/130 Mbps
Planta primera 80/20 Mbps 105/34 Mbps
Planta segunda 44/5 Mbps 38/65 Mbps

Prueba con un ordenador

En este segundo caso vemos cómo la velocidad de subida es inferior en la planta baja con el Google Wifi.

Hemos realizado varias pruebas con diversos tests de velocidad. El de Oukla, el de Google y el de Netflix. Según el que probáramos teníamos unos resultados u otros, a veces bastante dispares.

Eso sí, siempre hemos comparado los resultados de los dos routers hechos en el mismo momento con el mismo test.

La aplicación permite aumentar el control de la red

Otra de las ventajas de este sistema, que comparte con los Google Nest Wifi, es que Google Home permite usar el control parental, crear una red para invitados, realizad mediciones de velocidad...

Es cómodo tenerlo integrando dentro de la misma aplicación que usamos para la domótica, en el caso de que tengamos el ecosistema de Google.

Sí que se echa en falta en la aplicación una opción para saber si estamos conectados al satélite que esta más cerca porque aunque es lo que parece, no podemos comprobarlo.

Conclusión

El Google Wifi es un dispositivo que mejora la cobertura de nuestra red Wifi, pero no de forma homogénea. Esto se nota sobre todo en el router principal y es que, a medida que nos alejamos, la red de malla ayuda, pero se nota bastante la caída de velocidad.

También es cierto que la comparativa con el router de la operadora depende de qué router nos dé, y nosotros la hemos hecho con uno de Vodafone que, sinceramente, no va nada mal.

Google va avanzado en este segmento de productos pero aún le queda algo para alcanzar a propuestas como los eero de Amazon, que parece que están un paso por delante en velocidad en los satélites que no se conectan al router de operadora.

Te puede interesar