Aplicaciones

Transformar usuarios en dólares, la fórmula mágica que buscan las aplicaciones

Line sale a Bolsa en lo que se puede convertir en la mayor operación de este tipo en el sector tecnológico en el presente año.

14 julio, 2016 12:08

Cada vez que una empresa tecnológica sale a bolsa, una pequeña voz grita desde alguna esquina del subconsciente «¡la burbuja de las .com!». Ahora Line sale a Bolsa, una de las compañías que ha logrado hacerse un hueco en la mensajería instantánea a pesar del dominio con mano de hierro de Facebook con Whatsapp y Messenger.

Line sale a Bolsa en dos mercados, Tokio y Nueva York y pretende recaudar 1.300 millones de dólares. La compañía parte de un valor de 32,8 dólares por acción (29,54€), para una valoración total de 6.900 millones de dólares (6.213 millones de euros), y salvo sorpresa será la mayor oferta de venta pública relacionada con la tecnología del año.

Los usuarios no siempre se transforman en dinero

Una de los mayores retos a los que se enfrentan muchas aplicaciones es la de convertir su base de usuarios en dinero. Un buen ejemplo de esto es la mismísima Whatsapp. Se trata de una de las aplicaciones con más usuarios del mundo con más de mil millones y, sin embargo, resulta poco rentable. 

La reina de la mensajería apenas logra 6 céntimos por cada usuario, mientras que otras aplicaciones similares, como WeChat, alcanza los 7 dólares. Line tiene un problema, y es que a pesar de ser muy popular en ciertos países asiáticos, su base de usuarios no está creciendo.

Por el contrario, tiene un gran as en la manga: los stickers. Los personajes que ha creado pueden convertirse en un gran activo a la hora de licenciarlos y lograr ingresos por vías alternativas a lo que suele darse en una aplicación, merchandising o incluso juegos basados en ellos.

Line sale a Bolsa tras el éxito de Twilio

El recuerdo de la burbuja de las .com está patente en los mercados. Buena muestra es que apenas se han registrado tres salidas de empresas tecnológicas a Bolsa, recaudando 322 millones de dólares que supone un desplome del 90% respecto al mismo periodo de 2015, si bien es verdad que esta tendencia a la baja se está registrando en todos los sectores: en EEUU se ha registrado una recaudación un un 68% menor a la del mismo periodo de 2015.

 

Con 215 millones de usuarios activos mensuales sale a Bolsa apenas un mes después que la californiana Twilio -una empresa que provee software para la comunicación empresa-cliente-, que el pasado 23 de junio salió a bolsa eclipsada por el Brexit, con un coste de 15 dólares por acción y que casi dobló su valor en una jornada, alcanzando los 28,80 dólares, y desde entonces su valor ha crecido un 150%. Si Line tiene un comportamiento parecido, estaríamos ante una de las operaciones del año.

Las start-ups móviles ¿una nueva burbuja?

Sin embargo, el mundo tecnológico sigue con la sombra del fiasco de las .com de principios de los 2000. Y en cierta manera, hay algunos paralelismos entre aquel momento y el actual. En la segunda mitad de los años noventa fueron muchos los que vieron el filón de Internet para desarrollar sus negocios, pero finalmente se demostró que no había espacio para todos.

Algo similar ocurre actualmente con las aplicaciones móviles y el ecosistema de start-ups que se ha desarrollado a su alrededor. Muchas empresas se lanzan con la idea de crecer y crecer, sin un plan claro de como monetizar: la prioridad es el crecimiento. Sin embargo, muchas de estas logran inversiones millonarias. ¿Seguirá siendo un modelo de crecimiento viable en caso de que en unos años muchas de estas empresas resulten ser un fiasco?

Vía Expansión