El Androide Libre

Estos son mis fabricantes de Android favoritos, by Iván

En este artículo de opinión personal, nuestro editor Iván se sincera sobre cuales son sus marcas de móviles favoritas y los motivos tras dicha elección.

9 septiembre, 2018 19:03

El ecosistema de Android es un océano plagado de marcas, cada una con sus propias estrategias y objetivos. Una marca nos puede gustar mucho a pesar de que no sea muy popular, mientras que otras que lo hagan genial puedan no ser de nuestro agrado por ciertas decisiones que toman en su día a día.

Uno de los retos a la hora de recomendar un móvil a una persona es saber discernir entre un fabricante que nos gusta y uno que ofrezca las mejores prestaciones a un perfil de usuario concreto. En nuestras recomendaciones solemos ser completamente imparciales, recomendando cuáles nos parecen mejores móviles al margen de lo que nos gusta o no. A veces coinciden nuestros gustos con la imparcialidad, porque al final nuestros fabricantes favoritos suelen ser muy top.

Hoy os cuento mis preferencias personales y las razones por las que son marcas que me gustan más o menos. Recordad que es un artículo de opinión personal; lo cual no significa que si una marca no está aquí sea mala.

Google y la constancia de pulir imperfecciones

Google no es una de las marcas con mayor cuota de mercado ya que sigue pasando desapercibido para el público general, pero es sin lugar a dudas la reina de Android. Que la empresa que desarrolla Android te dé claras ventajas como fabricante, y tenga un control tan específico en los ciclos de actualizaciones, es algo que aporta un valor añadido. No es que me parezca justo ya que perjudica al resto de fabricantes, pero no deja de ser un valor añadido.

El motivo por el que es una marca que me gusta es por la larga y consistente carrera que ha hecho durante años. El Nexus 4 fue uno de mis primeros móviles, y a día de hoy sigue funcionando bien; lo mismo puedo decir del Nexus 6 y del Google Pixel XL de primera generación. Con estos móviles he tenido la sensación de que actualización tras actualización tengo algo mejor. Mi actual móvil es un Pixel 2 XL, el cual espero que tenga un ciclo de vida tan fantástico como los anteriores.

Ningún móvil de Google es perfecto, y sus fallos son más que evidentes, pero año tras año han conseguido pulirlos hasta el punto que sigo sin encontrar un móvil de 2018 que me guste más que mi Pixel 2 XL.

Google está destinado a ser el mejor fabricante para el entusiasta de Android, dada su posición privilegiada.

OnePlus y su escalada a lo más alto

Siempre he seguido con mucho interés la marca de OnePlus, aunque no fue hasta el año pasado que pude pasar unos meses con el OnePlus 5, un móvil que me encantó. Tenía muchas carencias, pero ofrecía unas prestaciones acordes a su precio.

Muchos creen que la identidad de OnePlus es vender móviles de gama alta baratos, cuando la filosofía de la compañía siempre ha sido la de ofrecer el mejor valor posible al precio que consideran justo. Su etiqueta ha ido creciendo, pero si comparamos lo que ofrecía en relación a sus rivales más caros y lo comparamos ahora, han recortado distancias.

Quizás el punto más fundamental de la marca sea su reciente cambio de política de actualizaciones. Las primeras generaciones fueron desastrosas actualizándose, pero desde el OnePlus 3 el soporte se ha vuelto impecable. ¿Cuántos móviles de 2016 conoces que vayan a recibir Android 9 Pie oficial? De momento hay dos, los Google Pixel / XL y los OnePlus 3 / 3T.

Para mí esta última actualización es importante porque todos los fabricantes son muy buenos con su último móvil. Lo que los define como buena o mala marca es como tratan a las generaciones anteriores. Si siguen este camino, seguirán siendo de mis marcas favoritas.

OnePlus es sinónimo de rendimiento, pero también de ofrecer en su software lo que su público necesita.

BQ, los maestros del equilibrio

BQ no tuvo el mejor comienzo como fabricante de smartphones. Confiar en MediaTek como fabricante de procesadores les pasó factura cuando no pudieron cumplir con las actualizaciones que habían prometido. La época de los primeros BQ fue para olvidar (y todo aquel que conozco que haya tenido un E5 o anterior suele tener a BQ tachada).

Pero en 2016 dieron un paso al frente confiando en Qualcomm, con ganas de enmendar sus errores y convertirse en fabricantes de prestigio dentro de su rango de precios. Me gusta la marca porque casi todos los móviles de BQ que he recomendado han salido muy bien. Y cuando sus usuarios buscan un nuevo móvil, tienen preferencia por la marca.

Lo que considero que define a BQ como fabricante es que quizás no sean los mejores en nada, pero consiguen un equilibrio muy bueno. Sus terminales de serie X (X5 Plus, X y X2) los he podido probar a fondo y me parece que ofrecen una experiencia consistente que destaca por no fallar.

En BQ entienden que hacer un móvil asequible no significa renunciar a ciertas prestaciones.

Xiaomi y el imperio de los móviles ultrabaratos

Quizás el único fabricante de mis gustos que no apuesta por una versión limpia de Android (en la mayoría de sus móviles). Con sus más y sus menos, MIUI ha terminado siendo una capa de personalización que a mi gusto toma la mejor cara de Android e iOS y las une en un único equipo.

Mi móvil secundario es un Xiaomi Mi 4, es un móvil que a día de hoy funciona fenomenal, tiene la última versión de MIUI 9 y estoy seguro que terminará actualizando a MIUI 10. No puedo decir lo mismo de la versión de Android, porque el tratamiento de Xiaomi con sus actualizaciones es bastante peculiar (aunque puedes conocer todos los detalles aquí).

Algo que Xiaomi entiende muy bien son las necesidades del usuario con bajo presupuesto. Entienden y valoran lo que el público poco exigente busca en un móvil, y se lo dan. Los Redmi a día de hoy son los reyes de la gama de entrada por ello. También son un quebradero de cabeza para Xiaomi porque van tan bien que no incentivan al usuario a ir a gamas más altas.

Xiaomi entiende las necesidades del usuario que necesita un móvil pero que lo único que le importa es que funcione.