El Androide Libre

La pantalla de los Google Pixel 2 no es tan mala como dicen

El Google Pixel 2 XL se ha topado con ciertos problemas de pantalla en en sus primeras reviews. Falta de fidelidad, algo saturada... ¿Realmente importa?

20 octubre, 2017 20:30

Se ha armado tal revuelo con la pantalla del Google Pixel 2 XL que hasta la propia Google ha tenido que salir a excusarse. Pero ¿realmente es tan malo el panel?

A los móviles de gama alta le pedimos lo mejor, no en vano tienen un precio superior al resto y deberían ofrecer justo eso, lo mejor. De ahí que los análisis, míos incluido, vayan a encontrar los problemas más nimios para así descubrir si realmente merecen lo que cuestan. Con sus expectativas y precio resulta lógico que se les exija en consecuencia; siempre dentro de unos valores que entren dentro de una problemática real.

El Google Pixel 2 XL es el mejor móvil de Google hasta la fecha. Continuamos con las obviedades: es el más nuevo y el más caro; de ahí que los primeros análisis hayan entrado con lupa para examinar hasta la más mínima imperfección. Este móvil, igual que su hermano el Google Pixel 2 a secas, dispone de un panel OLED. Aunque entre ambos existe una diferencia notoria: el fabricante de la pantalla en el 2 es Samsung; en el 2 XL es LG.

¿Es la mejor pantalla que podía tener el Google Pixel 2 XL? Seguramente no porque no es Samsung. Sin menospreciar a LG por el enorme trabajo de su panel P-OLED, en la tecnología la experiencia es un valor que cuenta doble. Samsung es pionera en paneles para smartphones, lleva montándolos desde sus primeros Galaxy. Y no solo sabe fabricar, también es experta en su calibración. ¿Que un móvil OLED no monta un panel de Samsung? Objetivamente será peor que uno de este fabricante. Pero…

Los valores que miden la calidad de la pantalla no siempre son apreciables a simple vista

En toda review hay dos raseros: el objetivo y el personal. Puedes hacer todas las pruebas y análisis de la manera más aséptica posible que en cada review incorporarás tus propias sensaciones. Ha de ser así: es tu experiencia la que debe dictar si un móvil es bueno o no; también cuando se diseccionan los componentes.

La gravedad de los errores depende de la opinión personal del analista

Las primeras pruebas de las pantallas de los Google Pixel 2 no han resultado ser como se esperaban, ni en el apartado objetivo ni en el subjetivo. Ars Technica demuestra sus diferencias en varias imágenes, como la que viene a continuación.

Pixel 2 a la izquierda; Pixel 2 XL a la derecha. De Ars Technica

Con ver estas fotos cualquiera diría que las pantallas de ambos móviles acusan demasiados problemas para costar más de 700 euros. No faltaría razón, pero también hay que colocarlas en su contexto: están tomadas con el brillo al mínimo, son imágenes de una cámara, se habrá aumentado el tiempo de exposición para que los detalles sean visibles y, no olvidemos, están hechas en una situación controlada.

El problema existe, aunque podría aparecer solo mirando el smartphone con lupa. No es el caso: los primeros compradores han confirmado con quejas criticando la calidad del panel, especialmente del Google Pixel 2 XL. No impiden el uso ni hacen perder excesiva experiencia, pero es como tener un píxel muerto en la pantalla: la vista acaba puesta ahí de manera irremediable.

Los errores en las pantallas de los Google Pixel 2

Usuarios y analistas han destacado una serie de problemas en los paneles orgánicos de los nuevos smartphones de Google. Dichos problemas son los siguientes:

  • Colores demasiado lavados y falta de viveza. La calibración de color está por debajo de lo habitual en términos de saturación con el resto de pantallas OLED. Los móviles incluyen un ajuste para calibrar la pantalla, pero este no eleva lo suficiente la tonalidad.
  • Grano en la pantalla del Pixel 2 XL con muy baja iluminación. Como has apreciado en la foto de Ars Technica, el panel P-OLED del Pixel 2 Xl presenta una imagen «granulosa». Por este motivo los colores también presentan pérdida de solidez.
  • Cambio en la tonalidad del color según el ángulo de visión. La pantalla P-OLED de LG ofrecería distintas tonalidades según movemos el teléfono. Hay que fijarse mucho, pero está ahí.

Los problemas encontrados son mínimos y no se aprecian bien a simple vista: hay que fijarse y poner todos los sentidos en descubrirlos. No obstante, encontrar defectos en un móvil de 959 euros tampoco le hace demasiada gracia a sus dueños. ¿Es suficiente para que se haya creado una enorme polémica en torno a las pantallas de los Pixel 2? Google ha salido al paso con unas declaraciones.

Diseñamos la pantalla del pixel para que tuviese un color más natural y ofreciese un rendimiento más fiel de los colores, pero sabemos que mucha gente los prefiere más vívidos; así que añadimos una opción para incrementar en el 10 % la saturación de pantalla. Nos fijamos siempre en las respuestas sobre los Pixel, por lo que miraremos de añadir más opciones de color en una actualización de software si recibimos el feedback apropiado.

Google solo habla de la saturación, lo único que puede ajustar por software

Ha salido al paso ante la falta de saturación, pero no puede hacer mucho con los errores acumulados en la fabricación de los paneles P-OLED de LG. Eso sí: forman parte de la tolerancia de las pantallas orgánicas. Y, como se encargan de recalcar quienes han analizado los Pixel 2 XL, la experiencia diaria con la pantalla está muy lejos de ser molesta. Perfecta tampoco.

Los Google Pixel 2 XL se ven a la perfección en vivo sin que se aprecien imperfecciones

¿Se han exagerado los errores en esta primera oleada? Sabemos que los inconvenientes detectados en las partidas iniciales se corrigen en las cadenas de montaje para las próximas tandas. Es una de las desventajas de comprar lo último; más molesto si, encima, el producto es caro.

Pero ahora en serio: ¿son tan flagrantes los defectos de la pantalla de los Google Pixel 2 como para que se llegue a la recomendación de no comprarlo? No voy a ser yo quien se queje de que alguien analice hasta las motas de polvo de aquellos productos donde pone su dinero, faltaba más, pero hagamos un ejercicio de humildad y asumamos que un excelente móvil jamás será perfecto. De forma objetiva, porque la opinión personal es caso aparte.

Hemos probado los Google Pixel 2 y Pixel 2 XL y no les encontramos problema alguno. A falta de un análisis a fondo, que ya te avanzo que publicaremos pronto, solo puedo decir: si te gustan estos móviles seguro que no aprecias sus denostados defectos. Están, sin duda, en el podio de los mejores móviles Android.