El Androide Libre

Los móviles más emblemáticos de Android: Edición Motorola Moto G

En los móviles emblemáticos de Android hoy hablamos del Motorola Moto G, un móvil que cambió por completo nuestra percepción de la gama media.

2 junio, 2017 19:45

En móviles emblemáticos analizamos con retrospectiva algunos de los móviles Android que marcaron historia en nuestro sistema operativo favorito. Una sección que nos demuestra cuánto hemos cambiado.

Móviles emblemáticos: Motorola Moto G

Uno de los puntos más fuertes de Android como ecosistema reside en la gama media. Cada vez existen móviles más asequibles que a su vez nos aportan cada vez más cosas. Esto ha sido posible gracias a la reducción de costes, asociada a la madurez del sector de la telefonía móvil.

Era evidente que cada vez tendríamos móviles más competentes a un precio más asequible, pero alguien tenía que hacerlo. Muchos lo intentaron, pero la historia recordará para siempre a Motorola por ello. Y con razón.

Ya en 2013 Xiaomi llevaba años demostrando que se podían hacer buenos móviles a un menor precio. Google nos demostró que era posible en mercados con impuestos y garantía gracias a los Nexus 4, pero algo fallaba. 299 euros seguía siendo mucho dinero para un sector de los usuarios que tenían que resignarse a móviles de baja calidad.

Un repaso a sus especificaciones

Durante este año Motorola presentó el Moto G, un móvil que por 180 euros nos ofrecía un procesador de cuatro núcleos, una pantalla con resolución HD y un sistema bien optimizado (Motorola creó incluso una máquina virtual Dalvik personalizada para mejorar el rendimiento). El Moto G es uno de los móviles estrella gracias a esta primera generación.

Sus especificaciones no nos dicen mucho acerca de este móvil, ya que llegó a ofrecer mucho más de lo que decían sus números:

  • Pantalla de 4.5 con resolución 720 x 1280 píxeles
  • Chipset Qualcomm Snapdragon 400
  • Procesador de cuatro núcleos Cortex-A7 a 1.2 GHz
  • GPU Adreno 305
  • 1GB de RAM
  • Almacenamiento interno 8/16GB
  • Cámara de 5 Mpx
  • Soporte GPS y GLONASS
  • Cubierta trasera intercambiable pero sin posibilidad de quitar la batería
  • microSIM
  • Batería 2070 mAh
  • 129.9 x 65.9 x 11.6 mm
  • 143 gramos

La revolución de Motorola llegó por la gama media

Nos encontramos en una época en la que Motorola pertenecía a Google. Tras el éxito del Nexus 4, muchos esperaban un Moto Nexus que siguiese la estela. Lo más parecido que recibimos fue el Motorola Moto X, un móvil que fue sensacional, pero que no gustó mucho, debido a su precio como móvil libre (el de cualquier gama alta convencional).

El Moto X era un terminal destinado principalmente al mercado americano, donde los móviles de gama alta se venden bastante bien gracias a las tarifas de los operadores. La compañía también estaba preparando un móvil para mercados donde los móviles libres tienen un mayor impacto. Dicho móvil fue el Moto G.

La recepción del móvil fue bastante buena. Los entusiastas de Android que buscaban algo asequible lo compraban, además de recomendarlo a usuarios menos avanzados que también buscaban un buen móvil barato.

El boca a boca ayudó a extender la fama de los Moto G, pero eso fue gracias a su calidad.

Una de las marcas que nos recuerdan por qué Android es tan genial

Antes de la llegada de los Moto G, Android no tenía un referente en la gama media. Si bien el Moto G no fue el único móvil en la actualidad, si que estableció una línea a partir de la cual podíamos encontrar móviles competitivos.

Con el paso del tiempo hemos visto como en esta gama de precios han salido nuevos competidores, pero a día de hoy el Moto G5 sigue siendo la referencia en la gama media. No obstante, los de Motorola no supieron gestionar el éxito de su marca estrella, con una segunda y tercera generación que pasaron sin pena ni gloria, con cambios demasiado discretos.

Donde más revolucionario fue el Moto G fue en su soporte de actualizaciones. Hasta esa fecha, comprarte un gama media significaba que muriese con la misma versión con la que llegó al mercado. El Moto G inicialmente llegó al mercado con Android 4.3, y recibió hasta la versión 5.1.1.

El Moto G de primera generación ha envejecido bastante bien, aunque el modelo de 8GB lo pasa mal por poca memoria.

En la actualidad, Lenovo no parece estar tomándose muy en serio esta seña del Moto G, al ofrecer solo un año de soporte a su tercera generación (dicen que el Moto G4 recibirá Android O, pero vete tu a saber).

Otro aspecto bastante interesante es que el soporte de la comunidad de los Moto G suele ser excelente. A día de hoy, cualquier generación de Moto G puede recibir Android 7.1.2 gracias a sistemas como Lineage OS.