El Androide Libre

Cómo usar las redes sociales para sacarle el máximo potencial a tu negocio

Las redes sociales y pequeños negocios o empresas se han convertido en un matrimonio necesario. Hasta los bares y cafeterías necesitan comunicar.

15 noviembre, 2016 14:05

Times are a-changing, cantaba aquel premio Nobel. Redes sociales y pequeños negocios se han convertido en un matrimonio. Hace unos años el dueño de un bar no tenía que comunicar nada, sólo hacer buenos cafés y pensar un nombre atractivo más allá de “La oficina” o de “Bar Manolo”. El zapatero tenía que dedicarse a hacer zapatos y atender bien al cliente. No había que pensar una estrategia de comunicación, ni hacer fotos del local.

Hoy tienen que tener página de Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, LinkedIn, Google+, Snapchat, estar pendiente de tener buenas reseñas en Google Maps y Foursquare, tener un blog, página web y un canal de YouTube. Todo un estrés.

Antes la comunicación corporativa era terreno exclusivo de las empresas grandes, con capacidad de anunciarse en medios a pequeña escala. Hoy las redes sociales permiten que todo el mundo lance su mensaje a los cuatro vientos. Un dentista tiene que lanzar una promoción en blanqueados dentales entre extracción y extracción.

Todo empezó con una web

Desde que Internet empezó a ser cosa importante allá por mitad de los noventa, y especialmente a partir del 2000, se creó la fiebre de que todo negocio -grande, mediano o pequeño- debía tener presencia on-line. Todo el mundo voló para tener su propia página web.

El acceso al público es más sencillo gracias a las redes sociales

Pero las redes sociales han disparado todavía más esa fiebre, dando acceso mucho más directo al posible usuario o cliente, y cuantificando tu éxito en ‘me gusta’, retuits y seguidores, lo cual se convierte en un retorno aparente mucho más inmediato que visitantes en una página web. Muchos negocios pueden tener dificultades para sobrevivir sin el social media.

Todo el mundo sabe usar Facebook, Instagram o Twitter, por lo que se lanzan a llevar redes sociales como si fueran las suyas, cuando llevar las de un negocio es muy distinto.

Qué tener en cuenta al crear las redes sociales de tu negocio

Quiero llegar al máximo de gente posible ¿Qué hago? Lanzarme a todas y cada una de las redes que existen, han existido o existirán. Sin embargo, esa no es la mejor estrategia. En primer lugar porque estarás invirtiendo demasiado tiempo, y en segundo porque llegar a mucha gente no significa llegar a la gente que te interesa.

De nada sirve que publiques unas fotos de unos cócteles espectaculares lo sirves en vaso

Y otra máxima es que la publicidad empieza por el producto. De nada sirve que publiques unas fotos de unos cócteles espectaculares si luego al cliente que llega atraído por estas le se lo sirves en vaso de plástico. Esfuérzate en las redes sociales, pero ante todo esfuérzate en tu negocio.

Producto

Qué es lo que quieras vender definirá en gran medida qué redes debes elegir. Si tienes un producto físico Instagram debe de ser una de tus prioridades, especialmente si te mueves en el sector de la moda o la restauración. Por otro lado, si lo que vendes es conocimiento o información -un blog o un libro-, Twitter sea una mejor opción.

Instagram es esencial si te mueves en el sector de la moda

Facebook siempre es una buena opción, aunque sea sólo por fuerza bruta y la gran cantidad de usuarios que mueve. Sin embargo, ten en cuenta que para promocionar un negocio debes tener una página y no un perfil (una página de hacerse fan, para entendernos).

A parte de que Facebook te puede cerrar un perfil si este no es de persona. Además, y aunque en un principio el algoritmo de la red social hará que no tengas un gran alcance, este se disparará cuando pagues (1€ te valdrá. Ya sabéis, a Facebook le gusta el dinerillo, como a todos).

Público

También debes tener en cuenta que cada red social tiene un público distinto. Si buscas dirigirte a los jóvenes, te convendrá subirte al carro de Snapchat, mientras que el público femenino lo encontrarás en Instagram o en otras redes sociales como Pinterest, dependiendo al nicho al que te quieras dirigir.

Cuenta la leyenda que Google posiciona mejor el contenido compartido en Google+

Si buscas un público más corporativo, o si tu público son otras empresas, tu lugar es LinkedIn. Por otro lado, Google+ puede parecer un gran cementerio, sin embargo si te mueves en el mercado tecnológico, en esta red social se han creado bastantes comunidades geeks. Además, siempre hay que tener en cuenta esa leyenda urbana que dice que Google promociona en el buscador el contenido compartido en Google+.

Las redes sociales no es vomitar contenido: debes interactuar

Otro error habitual es creer que las redes sociales son volcar tu contenido, tus actividades, ofertas o fotografías basta. No es así. Las redes sociales son interacción, y eso no es sólo contestar las dudas de tus seguidores o potenciales clientes.

La búsqueda de usuarios que te puedan traer nuevos clientes es esencial

Es muy recomendable dedicar un poco de tiempo a buscar usuarios que no sólo puedan convertirse en potenciales clientes, sino que puedan arrastrar a más usuarios, los llamados influencers, gente con seguidores a chorrón. Síguelos, dales “me gusta” y hazles comentarios (y si te lo puedes permitir, págales). Si consigues captar su atención puede darte un buen empujón.

El e-commerce no es dar a un botón y empezar a vender

La cantidad de historias de gente que se ha achicharrado de duros gracias a un negocio en la red ha hecho que mucha gente crea que esto es coser y cantar: poner una tienda on-line, tirar cuatro tuits y a vender. El problema es que por cada historia de éxito hay doscientas personas que se han dado un sopapo cósmico, pero de esos casos no se habla tanto.

Por cada historia de éxito en Internet, hay doscientos fracasos

Es cierto que al poner una tienda online multiplicas el posible alcance de tus ventas, sin embargo también es cierto que multiplicas la competencia. No sólo habrá muchas más personas peleándose por venderle un producto parecido al mismo cliente que tú, entrando en una guerra de precios, sino que también tendrás que pelearte con empresas de otros ámbitos por el simple hecho de tener visibilidad.

Al lanzarte a la aventura del e-commerce debes hacer un plan de negocios exactamente igual que cualquier empresa, sabiendo que tendrás una etapa en la que seguramente te costará arrancar a vender, una etapa en la que tienes que estar preparado para poder aguantar los costes.

Redes sociales y pequeños negocios: No matemos moscas a cañonazos

Internet es un mundo nuevo -sí, parece que lleve toda la eternidad con nosotros, pero no deja de ser algo nuevo-, pero ya se ha convertido en una herramienta indispensable para cualquier negocio. Sin embargo se ha creado la imagen equivocada de que triunfar en las redes es sencillo.

No lo es, incluso puede convertirse en un lastre si no te has preparado adecuadamente -como en cualquier negocio- o si acabas prestando más atención a darte a conocer en las redes que a ofrecer un buen producto.

Las redes sociales te dan acceso rápido a tu público, pero debes conocer cuál es

Para sacar un buen provecho a las redes sociales a la hora de potenciar tu negocio es esencial conocer a fondo cual es tu público de forma que puedas dirigirte directamente a él, o de lo contrario estarás disparando en el espacio sideral con el láser de la Estrella de la Muere para matar a un mosquito. Es mucho mejor ser un francotirador.