El Androide Libre

He utilizado un Nexus 6 durante un mes y este tamaño sigue sin convercerme

A modo de prueba personal he usado durante un mes un Nexus 6. No me convencía y sigue sin convencerme este tamaño de pantalla.

27 abril, 2015 22:22

Desde que he tenido un smartphone en mis manos he pensado que es un dispositivo que ha de poderse manejar con una sola mano. Ir andando por la calle o en el bus y poder usarse sin problemas (o al menos sin demasiado esfuerzo y teniendo que extender poco el dedo pulgar). Pero una nueva era ha llegado en cuanto al tamaño de los smartphones y son los llamados «phablets«. Terminales con tamaños de pantalla superiores a las 5,5 pulgadas que nos permiten ver más contenido y mejor calidad en vídeos.

Lo que ocurre es que a nivel personal, no estoy muy a favor de estos tamaños de pantalla. Unas dimensiones, para mi gusto, demasiado grandes que no encajan muy bien con mis necesidades. Así que decidí ponerme a prueba y darle una buena oportunidad a los phablets. Durante un mes he tenido como teléfono principal un Nexus 6. Un terminal de buenas prestaciones y un sistema operativo que me gusta. Es como cuando tu madre de pequeño te ponía algo que no te gustaba junto algo que sí, pues igual.

Así que ahora os diré los que para mi fueron los puntos positivos y negativos de usar un teléfono phablet. Y aunque mi pensamiento sobre este formato siga siendo el mismo que antes de usarlo, he de reconocer que es una experiencia que me ha gustado. Eso sí, jamás he vuelto con tantas ganas a mi Nexus 5.

Peso y tamaño: Incómodo con una mano, cómodo con dos

Algo que para mi es imprescindible en un smartphone es el poder manejarlo con una sola mano. Pero es muy difícil hacerlo con un dispositivo de estas dimensiones. El dedo pulgar apenas abarca una zona de la pantalla dejándote muy lejos herramientas como la barra de búsqueda o la barra de estado. Para que manejar un dispositivo así sea cómodo y factible es necesario optar por sujetarlo con ambas manos. De este modo llegar a toda la pantalla es francamente fácil, pero ya quitamos la «esencia» de usar un smartphone sólo con una mano.

Hay que hablar también del peso, que se incremente notablemente al aumentar el tamaño del dispositivo. Es cierto que al ser más grande, el peso se reparte mejor por toda la mano y no se hace tan pesado como se espera. El problema es cuando venimos de un terminal liviano o de un peso normal, que entonces lo notamos casi como el que más. Cuando he usado el terminal durante un tiempo no muy largo con una sola mano, me ha resultado incómodo al cabo de unos minutos. Siempre he optado por sujetarlo con dos manos para poder responder a algún correo o mensaje.

Cuando llevamos nuestro Android fuera de casa, lo habitual es llevarlo en el bolsillo del pantalón. Pues si tenemos una phablet, la cosa se complica. Si tienes suerte y tu pantalón tiene un buen bolsillo puede llegar a caber entero pero en caso contrario, como me ocurre a mi, puede sobresalir parte del terminal. Y es más problema aún si eres más de pantalones ajustados que anchos, ya que notarás continuamente el tamaño importante que tiene el dispositivo.

Es algo que si llevamos una maleta, mochila o bolso no sufriremos pero en mi caso, que no uso nada de lo nombrado antes, me resulta incómodo andar con el terminal en el bolsillo. Sinceramente, era llegar a un sitio y dejar el móvil en la mesa.

Uso con una mano, para mi es imprescindible

El tiempo pasa y las necesidades de las personas varían. Al comienzo de la telefonía móvil se tenían teléfonos de considerables dimensiones con los que podíamos realizar una simple llamada. Posteriormente llego Android e iOS y se buscaba hacer un smartphone con una pantalla cómoda para el usuario y el manejo con una sola mano. Android fue aumentando el tamaño de las pantallas de sus dispositivos paulatinamente y Apple siguió este camino hasta que en el último dispositivo lanzado, ya incluso optó por lanzar dos terminales y uno de ellos phablets. Parece ser que un gran número de usuarios piden pantallas mayores y no tantos como yo que piden tamaños más comedidos que ronden las 5 pulgadas como máximo.

Un smartphone con una pantalla de 5 pulgadas sí es cómodo de llevar en una sola mano, mientras estás en pie esperando al bus o caminando por la calle. Pero tras usar este Nexus 6 he visto que es una ardua labor el enfrentarse a esta serie de dispositivos con una mano. Soy diestro y por lo tanto, me cuesta horrores alcanzar la barra lateral izquierda para desplegarla. Esta son algunos de los detalles que no me gustan las phablets y creo que por ahora, seguiré prefiriendo un dispositivo con pantalla más comedida.

Perfecto para consumo multimedia

Por otro lado, creo que este con el Nexus 6 he tenido la mejor experiencia multimedia hasta ahora. El hecho de contar con una pantalla de este tamaño hace que ver vídeos sea un placer al reproducirlos con resolución de 1080 píxeles. Con su predecesor prefería guardar un vídeo para ver luego en el ordenador, pero con el Nexus 6 y su pantalla no me ha importado ya que se ve realmente bien. No he probado a jugar porque no un soy usuario que le guste jugar asiduamente con su Android. Pero en cuanto a la visualización de vídeo es una maravilla. Ciertamente creo que es al sector de usuarios al que va destinado primeramente.

Para la visualización de fotografías también resulta muy útil ya que ves la imagen más amplia y por tanto, mejores sensaciones al repasar tu galería de fotografías.

En definitiva, si eres un usuario que suele consumir muy a menudo contenido multimedia tales como vídeo, fotografías o juegos, optar por una pantalla de mayor tamaño puede ser un acierto. Claro está sacrificas aspectos como el uso con una mano y la comodidad al llevarlo en el bolsillo.

Ver más contenido de una vez

Contar con una pantalla mayor nos permite visualizar más contenido de una vez. Por ejemplo, ver más mensajes en un chat, más tweets o más contenido de un correo es algo que podemos disfrutar al tener más pantalla. Es algo que en un primer momento no buscamos pero que agradecemos al tener una mayor pantalla. Sería absurdo contar con un mayor tamaño de pantalla y ver el mismo contenido que en un smartphone de 5 pulgadas, ¿no?

Pero si que he pensado que el ajuste por defecto de los DPI no está bien elegido ya que con una reducción de estos se podría ampliar la pantalla para mostrar más contenido. Ya os explicamos cómo hacerlo con y sin root en un terminal para ajustarlo a vuestro gusto. Si cambiamos los DPI del Nexus 6 la cosa cambia.

Opinión: Destinado un público selecto

No puede existir un dispositivo para todo el mundo porque claro está, no todos tienen las mismas necesidades. Por ello existe un gran abanico de terminales Android en el mercado de todos los tipos, colores y claro está, tamaños. Las phablets son dispositivos destinados a un sector de usuarios que no les importa sacrificar algo de comodidad por tener una mejor experiencia a la hora de consumir contenido multimedia. En mi caso, la comodidad al manejar un smartphone que nos acompaña a lo largo de todo el día no se puede sacrificar.

Tras estar usando durante este tiempo el Nexus 6, he echado varias veces de menos el tamaño más reducido y el peso más rebajado de mi móvil personal (Nexus 5). No soy un usuario que suela consumir contenido multimedia desde mi smartphone así que no ha variado mucho mi uso del smartphone. Sí que he visto algún que otro vídeo pero poco más.

Este artículo me ha servido como prueba personal para darle una segunda oportunidad a este tipo de smartphones. Pero a no ser que rebajen un poco el peso total del dispositivo o añadan herramientas para el manejo con una sola mano, no creo que me lleguen a convencer. Herramientas como reducir el tamaño de la pantalla para que con una mano se puedan alcanzar todo, como encontramos en el Xiaomi Mi4 o el LG G3 son buenas ideas para incorporar en phablets.

En resumen, sigo pensando que las phablets no son para todos los usuarios y que, en mi opinión, tampoco lo serán en un futuro cercano. Hay una buena parte de usuarios que prefieren un tamaño ergonómico y cómodo antes que sacrificarlo por ver mejor un vídeo o película mientras viajas.

Y a vosotros, ¿os gustan las phablets o no? Dejad vuestra opinión en los comentarios.