Antonio Jiménez, presentador estrella de Trece.

Antonio Jiménez, presentador estrella de Trece.

Medios TELEVISIÓN

Los obispos salvan a Trece TV de la quiebra (otra vez) con un crédito que ya suma 28 millones de euros

La cadena de televisión acumula más de 91 millones en pérdidas desde su nacimiento en el año 2010.

Noticias relacionadas

La Conferencia Episcopal ha vuelto a salir al rescate de Trece, su cadena de televisión que acumula fuertes pérdidas desde su nacimiento. Las cuentas remitidas al Registro Mercantil correspondientes al año 2018 indican que los obispos españoles han ampliado el crédito concedido a 13 TV, S.A. -hasta los 28,5 millones de euros- para evitar su quiebra financiera.

En sus cuentas de 2018, publicadas hace pocas semanas, Trece reconoce que debido a las pérdidas acumuladas al cierre de 2018 la sociedad presentaba un patrimonio neto negativo de 25 millones de euros, ocho millones de euros más que al 31 de diciembre de 2017.

Un patrimonio neto negativo indica que una empresa debe más de lo que tiene. Que su activo total (lo que tiene) es inferior a su pasivo exigible (lo que debe y le es exigible). Es decir, una sociedad con patrimonio neto negativo se encuentra en quiebra técnica.

Los obispos responden

Una situación que la Conferencia Episcopal ha subsanado realizando nuevas aportaciones a la sociedad. Trece disponía de una línea de crédito participativo de su accionista mayoritario con un límite de 30.000.000 euros y vencimiento el 1 de abril de 2022, de la cual al 31 de diciembre de 2018 ha dispuesto de 28.500.000 euros (frente a los 20.000.000 de euros dispuestos al 31 de diciembre de 2017).

Esto significa que los ocho millones que aumentó el desequilibrio patrimonial han sido cubiertos íntegramente por el crédito participativo de la Conferencia Episcopal, que creció en diez millones en solo un año. De hecho, este salvavidas financiero ha hecho que la compañía no se encuentre en desequilibrio financiero.

Este tipo de créditos es un punto intermedio entre los accionistas y los acreedores. En el caso de los obispos se convierten en acreedores y dueños de la compañía, de la que poseen el 78% del capital.

"Al 31 de diciembre de 2018 la sociedad cuenta con el apoyo financiero de su accionista mayoritario para permitir a 13 TV, S.A. el adecuado cumplimiento de todas las obligaciones financieras, como ha venido realizando en los últimos años. Los Administradores de la Sociedad han formulado estas cuentas anuales bajo el principio de empresa en funcionamiento teniendo en cuenta el mencionado apoyo de su accionista mayoritario". Un párrafo con el que Trece confirma que la Conferencia Episcopal responderá a todos estos desequilibrios.

Precisamente en la auditoría de PWC a las cuentas de Trece, la firma destaca que obtuvieron el contrato de renovación del préstamo participativo con fecha del 1 de julio de 2018 y la confirmación de la Conferencia Episcopal de que seguiría apoyando financieramente a su participada, datos clave para sacar adelante estas cuentas.

Pérdidas de 7,6 millones

En estas mismas cuentas de 2018 se confirma lo adelantado por la cadena de televisión a mediados del año pasado: unas pérdidas de 7,6 millones de eurosun 25% menos que se produce por un aumento del 3% en su facturación.

Un desempeño que sin embargo, no ha sido suficiente ya que la cadena de televisión encadena nueve años consecutivos con abultadas pérdidas que suman la friolera de 91,4 millones de euros de pérdidas acumuladas desde su fundación en 2010.

En 2010 se estrenaba con unos números rojos de 1,5 millones, seguidos de 13,6 millones en 2011; 9,9 millones en 2012; 12,1 millones en 2013; 12,8 millones en 2015 y 11 millones de desequilibrio en 2016 y 2017. Estas  pérdidas las ha tenido que amortizar la Conferencia Episcopal en sucesivas ampliaciones de capital.

Durante esta década, la cadena ha apostado por varios modelos, con comercialización conjunta con Pulsa, la exclusivista de las cadenas pequeñas, con Mediaset y en solitario. Y en todas el resultado ha sido igual: una facturación cercana a los diez millones de euros que no cubre unos costes que han fluctuado entre los 17 y los 20 millones anuales.