Paquita Salas, una de las series producida por Netflix en España.

Paquita Salas, una de las series producida por Netflix en España.

Medios

La CNMC deja de publicar datos de usuarios de HBO y Netflix a la espera de reformar su encuesta

El regulador pone en revisión la metodología de su Panel de Hogares para obtener este dato concreto.  

Noticias relacionadas

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha dejado de publicar las cifras de hogares usuarios de las plataformas digitales de televisión, un dato que venía dando a conocer desde el año 2016 en su Panel de Hogares. Esta era la única aproximación oficial a los datos de abonados de Netflix, HBO o Prime Video, operadoras que se niegan a hacer públicas estas cifras.

El regulador ha explicado que ha dejado de publicar estos datos porque no había claridad en las respuestas que recibía en su encuesta. Indican que en ella no quedaba claro si el usuario de Netflix y HBO contrataba directamente la plataforma o lo hacía a través de los operadores de telecomunicaciones. Es por ello que, indican, han dejado de publicar el dato a la espera de perfeccionar su sistema de medición.

En el último informe en el que se incluyeron datos (el del primer semestre de 2018) la CNMC indicó que Netflix registró 2,05 millones de hogares usuarios en España, es decir el 12,5% de los hogares con acceso a internet. Con estos mismos datos Amazon Prime Video tenía 656.000 usuarios con un 4% y HBO con 475.000 y un 2,9%.

A mediados de este año, la CNMC presentó su informe anual de sector audiovisual, momento en el que el consejero de la entidad, Bernardo Lorenzo, indicó que las grandes plataformas de vídeo bajo demanda o streaming como Netflix, HBO, Rakuten o Amazon contaban en España con cerca de seis millones de contratos, tanto a través de suscripciones directas como de operadoras de telecomunicaciones.

Tasa digital de la OCDE

"Es una cifra que hay que tomar con cautela", dijo Lorenzo agregando que estaban atentos a la evolución de estas cifras. Pero estamos en noviembre y no se ha vuelto a publicar ningún dato oficial del regulador al respecto, en el caso del Panel de Hogares desde noviembre del año pasado.

El dato se deja de publicar además en pleno debate por la fiscalidad digital de estas plataformas en España, en medio de las críticas de las televisiones tradicionales para que se iguales sus condiciones y a la espera de que el Gobierno ponga en marcha la nueva directiva europea audiovisual que permitiría equiparar tasas y obligaciones de todas las operadoras en nuestro país.

Precisamente ante este debate y futuros impuestos el Gobierno confiaba en la CNMC como la fuente para calcular los usuarios de estos plataformas, como la única forma de estimar su verdadera actividad en España. Una estrategia en la línea de la reciente propuesta de la OCDE (identificar usuarios e ingresos ante la ausencia de la presencia física de las empresas) que busca equilibrar el pago de impuestos de las tecnológicas en todo el mundo.

Igualdad de condiciones

En el caso del Panel de Hogares de la CNMC, en el sector siempre se consideró que era una medición que no reflejaba la realidad y que incluso se quedaba corta en cuanto a la estimación de usuarios. Sin embargo, consideran que pese a ser una encuesta realizada a 4.759 hogares y 8.880 individuos, era la única aproximación oficial al nivel de penetración de estas nuevas plataformas.

En el sector indican que dejar de publicar estos datos es un muy mal precedente,  porque acaba con la única vara de medir que había con las operadoras de telecomunicaciones, "aumentando la brecha entre dos sectores que compiten y que deberían tener igualdad de condiciones", dicen desde estas compañías.

La propia CNMC entrega mensualmente las cifras de portabilidad de las telecos y mantiene un registro de clientes de internet, móviles y fijo. En el caso de Movistar, Orange y Vodafone además se lleva un control exhaustivo de los clientes de sus plataformas de televisión, algo que ya no se hace con las OTT. 

Nuevo impuesto digital

En el caso del Gobierno, el objetivo inicial es que estas nuevas plataformas OTT equiparen su carga fiscal a estos players tradicionales y que aporten el 5% de sus ingresos operativos para financiar el cine europeo y el 3% de sus ingresos brutos para financiar RTVE. Adicionalmente, las operadoras de telecomunicaciones pagan un 0,9% extra por la televisión pública, además de pagar el 3% en el caso de las que tienen servicios de televisión.

En estos momentos, Hacienda sigue elaborando sin ninguna prisa el documento con las principales conclusiones de la consulta pública que terminó el 22 de febrero y en la que preguntó a todo el ecosistema cómo debería ser el nuevo sistema de financiación del sector. Ahora toca la audiencia pública en la que el nuevamente se volverá a opinar, esta vez sobre un texto formal elaborado por los Ministerios de Economía y Hacienda.

Respecto a los plazos de la publicación de este texto, en Moncloa indican que no hay fecha y reconocen que su tramitación y que la elaboración posterior de la nueva Ley Audiovisual, que debería incluir esta tasa a Netflix, se verá retrasada por el calendario electoral.