'El Hormiguero', uno de los programas estrella y de mayores ingresos de Atresmedia.

'El Hormiguero', uno de los programas estrella y de mayores ingresos de Atresmedia. Atresmedia

Medios TELEVISIÓN

Las cinco claves que hundirán los beneficios de Mediaset y Atresmedia hasta 2022

Mediaset y Atresmedia recibieron este jueves un duro varapalo de Bank of America Merrill Lynch, uno de los bancos de inversión más prestigiosos del mundo, que realizó un demoledor informe respecto al futuro de todas las televisiones europeas, siendo especialmente crítico con las perspectivas de las cadenas españolas. Solo en una jornada Mediaset perdió más de un 6% y Atresmedia un 8% como consecuencia de estas previsiones.

Así, el informe, al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, no solo rebaja las expectativas bursátiles -reduciendo en casi un 70% el precio objetivo de ambas- sino que además prevé caídas de los ingresos y de los beneficios de manera consecutiva para los próximos cuatro años en el caso de las dos compañías.

En un exhaustivo análisis del mercado audiovisual español, Merrill Lynch advierte de los problemas de adaptación de Atresmedia y Mediaset a la nueva realidad digital y de su excesiva dependencia de los ingresos publicitarios. El informe indica que los anunciantes cada vez prefieren más invertir en internet, mientras España sigue teniendo una de las cuotas publicitarias de televisión tradicional más altas de Europa, con un 40% en 2017 por el 29% online.

Pocas alternativas digitales

Precisamente por el cambio de este paradigma -y la poca adaptación de Mediaset y Atresmedia-, se justifica que la inversión cayese en estas cadenas en 2018, pese a la mejora del PIB y la realización del Mundial de Rusia, que emitió Telecinco en España. Las marcas se van a entornos digitales que estos dos gigantes no pueden ofrecer todavía.

El segundo gran problema para estas cadenas, según el informe, es la elevada competencia en España. “La competencia viene de todas partes”, indican citando televisiones internacionales, OTTs y plataforma de pago locales como Movistar+. Del mismo modo, los consumos se están marchando a otras plataformas por el declive del consumo lineal de televisión. “Ver vídeos online se ha disparado en los últimos dos años hasta llegar a una hora en 2018, en todas las edades y con cada vez más jóvenes que ya no ven televisión tradicional".

Merrill Lynch también apunta a la escasa diversificación de los ingresos de las dos cadenas, a diferencia de sus pares europeos. La publicidad televisiva representa más del 90% del grupo Mediaset España y el 80% de los ingresos de Atresmedia. Atresmedia abrió recientemente un unidad de contenidos -Atresmedia Estudios- para aprovechar la inversión de las plataformas OTT de EEUU como Netflix o Amazon. Sin embargo, aunque el informe espera que la división crezca hasta 30 millones de euros de ingresos en 2022, “esto todavía representará menos del 5% de los ingresos del grupo”.

Márgenes muy ajustados

Desde el punto de vista financiero también se advierte del riesgo para sus reducidos márgenes. Los dos grupos llevan varios años ajustando sus costes con importantes planes de ahorro que han recortado un 34% y un 47% de los costes de Atresmedia y Mediaset desde 2008. Para Merrill Lynch esto deja muy poco margen para seguir mejorando los beneficios si se reducen los ingresos, como todo parece indicar.

De esta manera, en relación a los ingresos se prevé que el mercado de publicidad televisiva continúe su declive a corto plazo. Según indican, el mercado publicitario español de televisión tuvo un período decepcionante en los primeros nueve meses de 2018, disminuyendo un 1,3%. Esto significa que al cierre del año prevén un comportamiento en una horquilla del -1% al 0%. Respecto a 2019, esperan un comportamiento negativo del 1,5% de caída a la ausencia de grandes competiciones deportivas y condiciones macroeconómicas ligeramente más débiles.

En relación al comportamiento de las dos cadenas, advierten que Atresmedia está introduciendo publicidad dirigida y una nueva oferta comercial desde enero de 2019, con más paquetes y sin pauta única, con lo que esperan atraer a nuevos anunciantes. Esto lleva al banco a pronosticar un crecimiento ligeramente mayor de los anuncios de televisión en 2019 aunque con caídas del 1% y del 2% para Mediaset.

Desplome de los ingresos

Con estos antecedentes, Merrill Lynch elabora dos cuadros de previsiones con diferentes variables, pero que arrojan la misma conclusión: Atresmedia y Mediaset reducirá sus ingresos y sus beneficios operativos de manera consecutiva durante los próximos cuatro años (2019-2022).

En el caso de Mediaset, reducirá sus ingresos por televisión un 1,9%, 1,8%, 1,8% y un 3,8% consecutivo hasta cerrar 2020 por debajo de los 911 millones de facturación y 857 por televisión. Seguirá en números negros, pero su EBIT caerá en un porcentaje similar desde los 228 a los 156 millones de euros.

Atresmedia solo se salva en 2019 a nivel global, pero caen sus ingresos de televisión durante todo el periodo. En total, se desploma un 1% en 2019, un 2% en 2020, un 2% en 2021 y un 4% en 2022. Cierra el ciclo facturando 1.010 millones y 936 millones por televisión. En cuanto al EBIT, este pasará de 167 a 115 millones en solo cuatro años durante el periodo 2019-2022.