Javier Tebas, presidente de la Liga.

Javier Tebas, presidente de la Liga.

Medios DERECHOS DEPORTIVOS

Los clubes creen que La Liga vale un 20% menos de lo que pide Tebas a las teles

  • Cifran el precio en mil millones al año frente a los 1.300 millones que se ha establecido como precio de salida.
  • Este jueves hay Asamblea de La Liga en la que se debatirá las condiciones de la subasta.

Preocupación en los clubes españoles. La Liga está a punto de sacar a subasta sus derechos de televisión para las temporadas 2019 a la 2022 y hay dudas respecto sobre el éxito que puede tener el proceso entre los principales operadores. El contrato de televisión representó el año pasado el 40% del total de los ingresos de los equipos.

Según ha podido confirmar EL ESPAÑOL, el principal riesgo que los clubes ven en esta subasta es el precio. Javier Tebas pide 1.300 millones en el mercado español y otros mil millones en el mercado extranjero, en total 2.300 millones de euros por cada una de las tres temporadas que dura el contrato, lo que eleva el monto total a 6.900 millones.

Los equipos españoles consideran esta cifra excesiva. Supone un incremento de los ingresos en un 35% desde los 1.700 millones que se cobrará en la temporada que acaba. Los clubes consultados consideran que poner una cifra de salida tan alta para la puja puede jugar en contra del equipo de Javier Tebas.

Mil millones por temporada

De hecho, estas mismas fuentes indican que un precio razonable estaría en torno a los 1.000 millones por temporada en el mercado español, una valoración que se sitúa un 20% por debajo de lo que pide Javier Tebas a los operadores de televisión. Estos mismos clubes incluso creen que conseguir un montante en esta línea sería una gran noticia para el fútbol español.

Este jueves hay Asamblea de La Liga en la que Javier Tebas espera debatir con los 42 clubes las condiciones de la subasta que prevé lanzar en los próximos días. En este encuentro también se debatirá el precio de estos derechos y la viabilidad de la próxima puja.

Se estudiarán también las medidas a tomar frente al informe de Competencia que pedía rectificaciones en el borrador de las bases del concurso, en especial en puntos como la exigencia a las operadoras de no emitir los partidos solo en paquetes convergentes y la creación de un lote en el que un solo operador se puede quedar con todo el campeonato.

Durante todo el proceso las operadoras de telecomunicaciones han calificado como desorbitado el precio que pide La Liga. Compañías como Telefónica, Vodafone y Orange indican que incluso con los actuales precios el fútbol es imposible de rentabilizar y se plantean un futuro sin la Liga ni campeonatos internacionales.

Las operadoras se plantan en Europa

Estos movimientos, que piden un precio más razonable a Tebas y un nuevo modelo de comercialización en que se comparta el riesgo de la inversión, se produce en paralelo a una estrategia unificada de las principales operadoras europeas que se han plantado en los principales mercados.

En Reino Unido la subasta se cerró por un precio inferior al pedido por la Premier League y por debajo del millonario contrato firmado hace tres años. Los mismos operadores británicos ofrecieron a La Liga solo cinco millones por sus derechos, un 70% por debajo de lo que pedía el equipo de Tebas. Finalmente, los derechos se los quedó Eleven Sports, una plataforma OTT que todavía no emite en este país.

En Italia la situación también se ha complicado ya que un juzgado de Milán paralizó la adjudicación de los derechos para las próximas tres temporadas a Mediapro. Una decisión que apelará el operador español, pero que pone en jaque un modelo de comercialización en el que la compañía de Jaume Roures actúa como intermediario.  

Las telecos italianas -que pujaron a la baja-, cuestionan la adjudicación a Mediapro por 1.050 millones de euros por temporada, al considerar que la productora no es un operador tradicional y que no tiene los medios para emitir los partidos que ha comprado. En cuanto a los derechos de La Liga, en Italia estos operadores también han pujado a la baja.