El director de 'El País', Antonio Caño.

El director de 'El País', Antonio Caño. EFE

Medios PRENSA

Antonio Caño dejará de ser director de El País

Prisa ha decidido dar un golpe de timón a su buque insignia y pondrá fin en los próximos días a cuatro años de gestión. Un periodo en el que la difusión de la cabecera se ha desplomado un 32% y sus ventas han caído un 36%.

Prisa ha decidido cesar al actual director de El País Antonio Caño. Según ha podido confirmar EL ESPAÑOL, la decisión está tomada desde hace semanas, pero todo se ha precipitado tras el despido de Juan Luis Cebrián como presidente de El País el miércoles pasado.

El objetivo es comunicar la salida en los próximos días. En estos momentos, su sustituto aún no está oficialmente decidido ya que Prisa trabaja con varios nombres sobre la mesa a la espera de decidirse por la figura idónea y no dar pasos en falso. La idea es comunicar todos los movimientos de manera simultánea. 

Las informaciones confirmadas por este periódico indican que las razones de la salida de Caño son meramente profesionales y tienen que ver con la gestión que ha realizado en los últimos años, un periodo en que además se ha puesto en contra a prácticamente toda la redacción del diario. Ha influido además el objetivo de Prisa de dar un giro hacia la izquierda de todos sus medios, para recuperar sus lectores y audiencia histórica.

Cuando Caño asumió la dirección del diario en 2014 El País tenía una difusión de 259.000 ejemplares y unas ventas de 153.000 copias, según OJD. Cuatro años después estas cifras han caído un 32% y un 36%, respectivamente. En cuanto al apartado digital, el diario registró 20,9 millones de usuarios únicos según Comscore en marzo, lo que le llevó a perder el primer lugar a manos de El Mundo.

Giro a la izquierda

Pero su gestión no solo ha estado lastrada por estos resultados, sino que también ha estado marcada por su mala relación con su equipo. De hecho, la mayoría de los redactores valoran negativamente sus cuatro años en el diario. 

Por otro lado, este periódico ya informó hace tres semanas de que había acuerdo en el consejo de administración de la compañía para pedir el cese del director de El País, la única pieza que no encajaba en la nueva estrategia de dar un giro hacia la izquierda y recuperar el sitio ideológico histórico del diario, el que estaba en el ADN de sus principios fundacionales.

No obstante, el proceso de recambio se ralentizó a la espera de que se formalizara la salida de Juan Luis Cebrián y que la compañía le retirara todos sus poderes ejecutivos, tanto en la sociedad editora de El País como en el consejo editorial de Prisa. Cebrián había sido el principal valedor de Caño y uno de sus mentores ideológicos. Por tanto, tras la salida del fundador de la cabecera Caño perdía uno de los pocos apoyos que tenía en Prisa.

Giro hacia la izquierda

Antonio Caño fue nombrado director de El País en febrero de 2014, cuatro años en los que ha alejado al diario de posiciones progresistas y le ha situado cerca de la derecha ideológica. Durante su mandado también se le ha acusado de someter a la cabecera a los poderes políticos, empresariales e institucionales.

Un posicionamiento que no está en la línea de la nueva Prisa. Desde la salida de Juan Luis Cebrián como presidente ejecutivo del grupo y de la composición de un nuevo equilibrio accionarial en el consejo, Manuel Mirat ha podido configurar un equipo directivo que ha entendido que los medios de la compañía deben volver a sus orígenes.

No se trata de volver al viejo PSOE de Felipe González, ni echarse en brazos de la nueva izquierda representada por Podemos, pero sí de dar un giro al timón. Las fuentes del consejo de administración consultadas por EL ESPAÑOL indican que no quieren un giro por motivaciones políticas, ni porque tengan ninguna cercanía ni filiación a algún grupo, sino que quieren sacar el mejor rendimiento comercial al posicionamiento histórico del diario. Un perfil en el que claramente Caño no encaja.