Magdalena Valerio, Ministra de Trabajo. Migraciones y Seguridad Social.

Magdalena Valerio, Ministra de Trabajo. Migraciones y Seguridad Social.

Macroeconomía

La afiliación a la Seguridad Social crece siete veces menos que el año pasado y enciende la alarma

Con los salarios subiendo y la creación de empleo resentida, los datos del mercado laboral avisan de que cambio de ciclo también llega a España. 

Noticias relacionadas

Septiembre no suele ser un buen mes para el empleo en España. En un país con una fuerte dependencia del Turismo, el fin de la temporada estival suele provocar un aumento del paro en el mes del arranque del curso. Y los contratos de la educación, nunca pueden compensar esa tendencia. 

En 2019, el mercado laboral ha aguantado el tipo en ese sentido, puesto que el paro ha aumentado, pero su repunte ha sido el menor en 15 años. Sin embargo, los datos publicados este miércoles por el Ministerio de Trabajo arrojan un dato preocupante: la desaceleración económica se está dejando notar en la creación de empleo, que ha caído hasta el nivel más bajo desde 2013, el año en el que España inició su recuperación.

Esa caída en el ritmo de creación de empleo es una señal de alarma, puesto que indica que el ciclo de crecimiento que veníamos viviendo en los últimos siete años se agota. El mercado laboral confirma así que la economía española no es ajena al contexto internacional y se está enfriando.

Trabajo destaca el descenso del paro en 122.798 personas en los últimos doce meses Efe

En términos anuales, la afiliación a la Seguridad Social ha crecido en los últimos 12 meses un 2,44%, con lo que ha crecido en 460.739 cotizantes. Es un dato positivo, pero el más bajo desde el año 2014 y la caída del crecimiento comparado entre septiembre de 2018 y 2019 es elocuente.

Mientras el pasado año, la afiliación aumentó en ese mes en 22.899 (dato que ya era inferior a 2017 con 26.318), este año tan solo lo ha hecho en 3.224 personas. Es decir, que si el año pasado la Seguridad Social recibía 763 afiliados nuevos al día, este noveno mes de 2019 tan solo recibió 107, esto es un crecimiento siete veces inferior.

Para entender lo que esto significa es preciso recordar que el agotamiento de la creación de empleo es uno de los indicadores que mejor indican si el estancamiento o la recesión están próximos.

"Hay dos cosas que van retardadas a la evolución del ciclo económico. Son las últimas que empiezan a agotarse e indican que el ciclo está más agotado de lo que se pensaba: el empleo y los salarios. En los datos que hemos ido conociendo, vemos tanto que se ha producido una desaceleración en el ritmo de creación de empleo, como que el crecimiento de los salarios ya ha llegado a máximos", explica a EL ESPAÑOL el economista e investigador principal de Civismo, Javier Santacruz.

Educación y agricultura

En el caso de la afiliación a la Seguridad Social se pone de manifiesto cómo el deterioro en el ritmo de creación de empleo es muy pronunciado.

El aumento de la afiliación estuvo liderado por la educación, un sector que está bajo el punto de mira del Ministerio de Trabajo por el sistema de contrataciones de profesores tan solo entre septiembre y junio. En este caso, el incremento del mes pasado alcanzó los 45.521 trabajadores.

También el sector agrícola generó empleo en septiembre, dado que este año el calor ha retrasado los contratos para la vendimia que tradicionalmente se firmaban de agosto a octubre.

Según Santacruz, otro dato preocupante de los que arrojan los datos publicados este miércoles, es que "algunos de los sectores que más empleo crean, que son la construcción y automoción, son los que más se están viendo afectados" por la llegada de este fin de ciclo.