La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, junto al vicepresidente Pablo Iglesias.

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, junto al vicepresidente Pablo Iglesias.

Empresas EMPLEO Y VIVIENDA

La empresa espera cauta la llamada de Díaz y teme la influencia de Iglesias en el plan de vivienda del PSOE

Recibe con prudencia los discursos institucionales de los ministros con el foco en la reforma laboral y la política de vivienda pública.

Noticias relacionadas

Los nuevos ministros de Pedro Sánchez han tomado posesión de sus cargos este lunes ante la atenta mirada del empresariado español. Tras casi un año de interinidad, el hecho de que España cuente por fin con un Gobierno fue valorado de forma positiva por distintas patronales y asociaciones. Pero también con temor y prudencia ante el cariz que puedan tener las medidas de la primera coalición de izquierdas.

Sánchez ha diluido el peso de Unidas Podemos en el nuevo Ejecutivo y los nuevos ministros recibieron sus carteras mandando un mensaje de calma al establishment. Sin embargo, la cautela pesa más que el optimismo en el mundo de la empresa a la espera de que pasen los primeros 100 días de Gobierno y se pueda hacer una valoración más concreta.

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, el de Cepyme, Gerardo Cuerva, y algunos primeros espadas de la patronal acudieron a la entrega de cartera de la nueva ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.

En un discurso con marcado tono institucional, al mismo tiempo que coherente con sus ideas sindicales, Díaz avanzó que derogará la reforma laboral pero contando con los agentes sociales.

Su intención de volver al diálogo social -abandonado por Sánchez con la última subida del SMI- fue bien recogida por los empresarios, aunque esas palabras también fueron recibidas con cautela. Antes de valorarlas, la patronal y las distintas asociaciones consultadas prefieren esperar a conocer los primeros movimientos de Díaz.

Sintonía con los sindicatos

Pese a la sonrisa cordial de Garamendi en el acto, los representantes sindicales presentes en el evento que se celebró en el Ministerio de Trabajo estaban pletóricos.

Junto al padre de la ministra, el histórico sindicalista de CCOO, Suso Díaz, se encontraba este lunes el exdirigente de ese sindicato, Ignacio Fernández Toxo. Y también los actuales secretarios generales de CCOO, Unai Sordo, y de UGT, Pepe Álvarez.

A ellos, se refirió Díaz para señalarlos como "ejemplo de lucha" por su "dignidad, perseverancia y compañerismo" y afirmó que trabajará para estar a su altura.

Ábalos, garantía en Vivienda

Horas después de que la nueva ministra recibiera la cartera de su antecesora en el cargo, Magdalena Valerio, uno de los pesos pesados del PSOE, José Luis Ábalos, celebraba su primer acto en el Ministerio heredero de Fomento: Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

El hecho de que en la denominación de esta cartera no se haya incluido de forma expresa Vivienda, competencia que forma parte de Agenda Urbana, se ha interpretado en el sector inmobiliario como una posible señal de que el PSOE quiere guardar un perfil discreto en materia de Vivienda.

Este es uno de los aspectos en los que su socio de Gobierno mantiene unos postulados más contrarios al mundo de la inversión y la empresa. Y con esta decisión podría haberse intentado mantener en manos del PSOE esa competencia sin molestar a Pablo Iglesias con uno de los aspectos que más presencia tiene en su discurso.

Vivienda pública

Pese a las continuas referencias que Ábalos ha hecho en los últimos actos -incluido el de este lunes- a la necesidad de que bajen los precios del alquiler, lo cierto es que en el sector se confía en que la Ley de Vivienda que preparaba el equipo socialista en la anterior legislatura mantenga sus grandes pilares con los que los grandes fondos de inversión con intereses en el negocio del alquiler en España se sienten cómodos.

Esta Ley estaba ya en fase avanzada antes de las elecciones y entre otros, incluía la construcción de un parque de vivienda pública en alquiler gestionada con concesiones a empresas y fondos privados. El sector confía en que en esta legislatura se mantenga esa apuesta.

"No se ha ido a un programa de máximos", señalaba este lunes una fuente del sector, en referencia tanto al documento que firmaron los dos partidos para su coalición, como al hecho de que Vivienda forme parte de las competencias de Ábalos.

En ese documento, se hacía referencia al derecho a una vivienda digna, pero se cedía terreno a las comunidades autónomas y ayuntamientos para adoptar medidas en materia de alquiler. Entre otros motivos, porque el Sistema estatal de índices de precios de la vivienda todavía no está operativo.

Esa continuidad también se concreta en la permanencia de Pedro Saura al frente de la secretaría de Estado que aunará las competencias del Ministerio de Ábalos, así como de Helena Beúnza, anterior secretaria, como responsable del área concreta de Vivienda.

Con ambos, los fondos de inversión y el sector inmobiliario tuvieron buena relación en la anterior legislatura, en la que sí se quejaban de la influencia que ejercía Podemos sobre sus postulados que calificaban de "moderados" y "razonables".

Atención a Derechos Sociales

En ese contexto, lo que sí preocupa a los fondos y empresas con intereses en el sector es la figura de Pablo Iglesias al frente de la vicepresidencia y Ministerio de Derechos Sociales. 

Su acción en el Consejo de Ministros como responsable de este área genera recelos en el sector. Miran con temor a Cataluña, donde la Generalitat ha aprobado un decreto urgente, que debe ser convalidado por el Parlament, que abre la puerta a que fondos y tenedores de más de 15 viviendas tengan que renunciar a su propiedad privada y destinarla a vivienda social en determinados casos de ocupación.

Si el 'laboratorio de ideas' de la izquierda más radical en Cataluña se traslada al espíritu de la normativa nacional, sería desastroso para las inversiones en uno de los sectores clave de la economía española, advierten los fondos.

Por su parte, APCEspaña, asociación de promotores y constructores, celebró en un comunicado difundido este lunes la formación de nuevo Gobierno al que mostraron su colaboración para contribuir a que en España exista una oferta de vivienda asequible. Sin embargo, al mismo tiempo, pidieron al nuevo Gobierno un marco estable y seguridad jurídica para el sector inmobiliario.