Angela Merkel, canciller alemana, en una imagen de archivo.

Angela Merkel, canciller alemana, en una imagen de archivo. UE

Empresas OBSERVATORIO DIGITAL

Merkel insta a la UE a recuperar el control de los datos que están en manos de Google o Amazon

OBSERVATORIO DIGITAL. La canciller alemana cree que el Viejo Continente debe recuperar la "soberanía digital" que hasta ahora ha cedido a EEUU. 

La canciller alemana, Angela Merkel, ha instado a la Unión Europea a recuperar el control de los datos personales que están en manos de los gigantes tecnológicos de Estados Unidos. Hablamos de compañías como Microsoft, Amazon o Google. 

Para conseguir su objetivo Merkel cree que los europeos deberían lanzar su propia plataforma para administrar los datos. De este modo se reduciría la dependencia que hay de los servicios en la nube que están en Estados Unidos. Es decir, recuperar la "soberanía digital". 

Un llamamiento que ha hecho ante varios empresarios en Berlín a quienes ha recordado que "hay muchas compañías europeas que han externalizado todos sus datos a empresas estadounidenses". Algo que para la canciller no es malo en sí mismo, "sólo que los productos de valor agregado que resultan de eso, con la ayuda de la inteligencia artificial, crearán dependencias que no estoy segura que sean positivas". 

Computación en la nube

Su discurso, del que se ha hecho eco el Financial Times, muestra el interés de las autoridades europeas por empezar a hacer frente al dominio digital de Estados Unidos. No sólo por el control de los datos, también porque la Unión Europea se queda atrás en el negocio del almacenamiento, procesamiento y el análisis de datos. 

Según el diario británico, Merkel habla dos semanas después de que Berlín desvelara sus planes para crear una gran iniciativa europea de computación en la nube. Se trata del proyecto Gaia-X, que debe ser "una infraestructura de datos competitiva, segura y confiable para Europa". 

Un proyecto en el que ya hay 40 compañías inscritas, entre las que están Deutsche Telecom, SAP o Bosch y debe estar listo a finales de año. La intención es ofrecer a empresas y gobiernos la oportunidad de almacenar sus datos en Europa, con "estándares transparentes y claramente reconocibles", según explicó Susanne Dehmel, del lobby digital Bitkom.