Sede de Legalitas en Madrid, en una imagen de archivo.

Sede de Legalitas en Madrid, en una imagen de archivo.

Empresas LABORAL

Legálitas no sólo precariza abogados: teleoperadores por 720 euros y hasta 30 llamadas por cada hora

La plantilla del despacho de abogados denuncia una estructura laboral con bajos sueldos y una carga de trabajo excesiva.

Legálitas, el Netflix de los abogados, como a su consejero delegado, Luis del Pozo, le gusta denominarse, mantiene una estructura laboral abonada al bajo coste, con menos plantilla que la necesaria para sacar adelante el trabajo y sin subidas salariales significativas. EL ESPAÑOL ha hablado con un puñado de trabajadores que han denunciado estas prácticas que afectan a administrativos, comerciales y teleoperadores, que representan a poco menos de la mitad de la plantilla.

Un modelo que sostiene su revolucionario sistema de gestión de consultas legales que les ha situado entre los diez despachos de abogados que más facturan en España. Legálitas ha apostando por ofrecer servicios legales por una tarifa plana de veinte euros al mes para consultas ilimitadas, de cualquier tema y con una atención 24 horas en caso de urgencia. Un 'chollo' para sus clientes que se sostiene en sus bajos costes laborales.

Este periódico publicó a finales de septiembre que Legálitas mantenía a su equipo de abogados externos con una condiciones impropias de un profesional colegiado: entre dos y tres euros por consulta para 150 'colaboradores' que se suman a los 250 letrados contratados formalmente por la empresa.

En sus contratos de arrendamiento de servicios (contrato mercantil) se establece una producción media diaria de entre 14 y 18 consultas. Estamos hablando de 42 euros al día si se cumple este planning, 210 a la semana y 840 al mes. Los gastos de seguridad social, IRPF e IVA corren por cuenta del trabajador como en todo contrato mercantil.

Desde Legálitas se han defendido indicando que estos ingresos son un complemento para estos abogados externos, a los que se recurre solo en momentos de picos de consultas, como el comienzo de la campaña de Renta o durante la temporada de divorcios, tras el final del verano. De hecho, señalan que no se firma ningún contrato mercantil sin que el abogado acredite que tiene otros ingresos y otros trabajos.

Luis del Pozo, CEO de Legálitas.

Luis del Pozo, CEO de Legálitas.

"Datos confidenciales"

Unas condiciones extraordinarias que, sin embargo, son bastante similares a las de sus otros trabajadores, comerciales, teleoperadores y administrativos que suman poco más de 200 empleados en la empresa, casi la mitad de su plantilla. Las denuncias de varios trabajadores que prefieren guardar el anonimato indican que los salarios que se pagan en este grupo laboral oscilan entre los 720 euros netos por seis horas y los 960 euros netos (sin complementos) para ocho horas.

En el caso de los comerciales, ganan 960 euros por seis horas de trabajo con doce pagas al año. Unos salarios que no crecen demasiado y que el año pasado se elevaron solo en un 2%, una cifra que es levemente superior al 1,2% de la subida del IPC en este periodo.

EL ESPAÑOL intentó contrastar estas cifras con representantes de Legálitas, quienes han indicado a este diario que son datos laborales confidenciales "por ser de gestión de la compañía". "Lo que sí podemos asegurar rotundamente es que cumplimos escrupulosamente con la legalidad vigente en cuanto a las relaciones laborales se refiere", ha dicho un portavoz del despacho de abogados.

Los denunciantes dicen que la mayoría de estos trabajadores están contratados bajo el Convenio Colectivo del Sector de Oficinas y Despachos cuando buena parte de ellos -y en especial los de atención telefónica- realizan trabajos de teleoperadores, cuyo convenio tiene más garantías. Por ejemplo, el Convenio Colectivo de Telemarketing contempla un salario medio 200 euros más alto y con más tiempo de descanso durante la jornada laboral. 

Legálitas presume de haber sustituido la tradicional visita al abogado de turno por una simple llamada de teléfono y solo algunos minutos de gestión. Todo gracias a la optimización de las consultas y un sofisticado software que logra gestionar hasta un millón de servicios al año. Un sistema que deriva las consultas a los abogados que resuelven en poco tiempo expedientes que de la manera tradicional les quitarían horas de trabajo.

Detrás de este modelo están los operadores de recepción telefónica y los administrativos de backoffice que gestionan los expedientes. En el caso de los primeros, son los que reciben la primera consultan y filtran las dudas y peticiones de los clientes. Operadores telefónicos que son la primera puerta de entrada de los servicios de la compañía y que ponen en duda la gran gestión tecnológica de Legálitas: "Llevan años mejorando la herramienta, pero frecuentemente se cae y nos obliga a coger las consultas a mano", indican los trabajadores con los que ha hablado con este diario.

Del mismo modo, denuncian una importante acumulación de trabajo. En el caso de los teleoperadores reciben una media de 20 llamadas a la hora y hasta 30 en algunos momentos ya que se les incentiva con pluses para que cada llamada dure menos de tres minutos. Esto, sumado a que la plantilla no crece al ritmo de las consultas, acumula entre 10 y 25 llamadas en espera en las horas puntas.

Alejandro Carrascosa, fundador de Legálitas.

Alejandro Carrascosa, fundador de Legálitas.

50 millones de facturación

En el caso de los administrativos, que son los que gestionan los expedientes y realizan los trámites burocráticos para reducir el tiempo que los abogados contratados y externos destinan a cada consulta, se han llegado a acumular más de 3.500 correos sin gestionar en los momentos de mayor demanda. 

De hecho, estos trabajadores consultados denuncian que desde agosto la contratación se ha disparado, lo que se ha traducido en la multiplicación del trabajo, pero no en el aumento de plantilla. "Estamos llegando al límite e incluso nos ponemos enfermos, porque se nos exige trabajar cada vez más", denuncian.

La compañía fundada por Alfonso Carrascosa se ha colado en el top ten de los despachos que más facturan en España. Ingresó 14,6 millones de euros -según sus cuentas de 2017 remitidas al Registro Mercantil- y los ya referidos 40 millones si se incluye su área de seguros. En 2018, según fuentes de la compañía, ingresó 50 millones.

Si nos vamos a sus cuentas, el coste de personal en 2017 fue de 11,6 millones de euros y la plantilla declarada por la sociedad Legálitas Asistencia Legal SL fue de 323 trabajadores fijos y otros 116 no fijos. Esto arroja una media de 26.423 euros de salario bruto anual por cada uno de sus 439 trabajadores.

En Legálitas indican además que pagan una media de 1.700 euros al mes a su plantilla fija de abogados, lo que eleva el salario anual a 32.000 euros brutos “por encima de la media del sector”, indican. La plantilla consultada indica que al ser contratados, los abogados de plantilla comienzan ganando unos 1.300 euros, cifras que en todo caso están lejos de esta media del sector.

Según un informe de Signium y el IE Law School publicado en febrero de este año, sumando siempre el salario fijo y variable anual, los becarios de un despacho nacional cobran de media 13.677 euros, frente a los 13.134 de una firma internacional y los 13.533 de EY, PwC, Deloitte y KPMG.

Respecto a los juniors, las firmas nacionales pagan de media 37.181 euros, las internacionales 38.059 euros y las Big Four 33.763. En cuanto a los asociados, sus retribuciones se mueven en los 58.183 euros en despachos nacionales, 63.204 euros en los internacionales y 48.318 euros en alguna de las grandes del sector.