Tim Cook, responsable de Apple, en una imagen de archivo.

Tim Cook, responsable de Apple, en una imagen de archivo.

Empresas OBSERVATORIO DIGITAL

Apple gana un 7,2% menos hasta los 49.500 millones pese al tirón del iPhone 11

OBSERVATORIO DIGITAL. Su facturación ha caído un 2% hasta los 238.095 millones de euros, pese al tirón de su cuarto trimestre fiscal.

Noticias relacionadas

Apple sigue sin despejar las dudas del mercado. El gigante de Cupertino presentó los resultados de su año fiscal 2018-2019 con una caída de más del 7% en sus beneficios y un retroceso del 2% de su facturación, unos datos mejor de lo esperado, pero que se hacen insuficiente para la gran tecnológica que está embarcada en una carrera para demostrar al mundo que la venta del iPhone sigue siendo rentable.

Los datos indican que la compañía dirigida por Tim Cook ganó 49.500 millones de euros. Una cifra mareante, pero que se compara negativamente con los datos del anterior año fiscal y que con seguridad le pasará factura en el exigente mercado de inversores estadounidense. 

A este cifra hay que agregar que su facturación cayó un 2% hasta los 238.095 millones de euros, pese al tirón de su cuarto trimestre fiscal en el que ingresaron 53.300 millones de euros, un 4,6% más. La que evolución de los resultados de Apple hay que entenderla en clave de iPhone, su producto estrella que ya da síntomas de agotamiento.

Apple lleva todo el año intentando reinventarse para compensar la caída de los ingresos por teléfonos móviles (smartphones), un mercado estancado en todo el mundo y con duros competidores que han hecho perder cuota de manera alarmante a la compañía californiana.

Ventas de iPhone

De hecho, la subida de ingresos del cuarto trimestre fiscal se explica por el tirón del iPhone 11 y buena parte de sus expectativas para cerrar este año se centran en las ventas de la nueva versión de su producto estrella.

Con todo, y conscientes de que la venta de móviles pierde peso, han hecho una decidida apuesta por la diversificación con productos wearebles, Apple TV o dispositivos conectados.  

De esta manera, si en 2018 las ventas de iPhone supusieron el 62 % de todo lo ingresado por Apple, en el ejercicio que cerró en septiembre este porcentaje se redujo al 54,7 %. Frente a esta crisis de venta de móviles, Apple decidió a partir de este año no dar el dato detallado de venta de terminales.

Después de presentar las cuentas, el mercado se mostró dubitativo con Apple. En un primer momento la acción mejoró levente aunque al cierre cayó un 243,26 dólares.