El 5G cambiará la forma de uso de la tecnología.

El 5G cambiará la forma de uso de la tecnología.

Empresas

Las telecos ultiman nuevos pactos de redes para bajar la factura de 4.500 millones en el despliegue de 5G

Vodafone y Orange ya firmaron un acuerdo de despliegue conjunto a la espera de que Telefónica mueva ficha.

Noticias relacionadas

La fiebre por compartir redes ha llegado a las operadoras españolas y en los próximos meses se conocerán nuevos acuerdos mediante los cuales las compañías buscan rebajar su factura, en especial en los futuros despliegues 5G. Según ha sabido EL ESPAÑOL por varias fuentes del sector, todas las compañías mueven ficha para ultimar pactos que les permitan aprovechar sinergias y reducir la factura de desplegar redes.

Hay algunos más avanzados que otros, pero lo cierto es que durante los próximos meses se conocerán acuerdos que en estos momentos se encuentran madurando. El objetivo es principalmente rebajar la factura del futuro despliegue de 5G que, según las fuentes consultadas, podría tener un coste de 4.500 millones de euros si es que Vodafone, Telefónica, Orange, MásMóvil y Euskaltel emprenden este desarrollo por separado.

Estas mismas fuentes calculan que cada una de las grandes compañías deberá gastar unos 75.000 euros en cada una de las 20.000 torres que deberá adaptar para el 5G, lo que arroja unos 1.500 millones de coste en España para operadoras como Telefónica, Orange y Vodafone. No obstante, “si comparten despliegues”, una sola torre se podría usar para varias compañías reduciendo la factura final en la medida que se pongan en marcha sinergias.

En este sentido, los acuerdos firmados entre Vodafone y Orange son el camino a seguir en cuenta a despliegues de redes y el de Orange y MásMóvil en cuanto a compartición de redes. La clave la tiene Telefónica que, según ha publicado Expansión, estudia sumarse a este gran acuerdo con sus dos principales competidores, aunque oficialmente no ha movido ficha.

El pasado mes de abril, Orange y Vodafone anunciaron la ampliación de sus acuerdos de despliegue y compartición de redes móviles y fijas en España. “El objetivo es promover un modelo de inversión sostenible en nuestro país que permita acelerar la llegada de las redes NGA (incluyendo nuevas tecnologías como 5G) a los clientes ubicados en áreas geográficas más extensas y de una forma más eficiente”, indicaron las compañías.

Este acuerdo permite que se compartan redes 4G y las futuras 5G en localidades de hasta 175.000 habitantes y 14.800 emplazamientos. Este acuerdo permitirá a ambas compañías mantener sus propias estrategias de red en las grandes ciudades, donde las eficiencias de la compartición son limitadas, aunque las fuentes consultadas no descartan que en el futuro este pacto vaya a más y pueda generar aún más sinergias.

Pacto clave

En octubre MásMóvil anunció otro pacto con Orange para utilizar su red 5G en hasta 4.500 emplazamientos que va a cubrir el 35% de la población, incluyendo las 40 ciudades más grandes de España como Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Málaga o Bilbao entre otras, y donde se prevé un consumo más relevante de estos servicios.

¿Y Telefónica? Hace un año la operadora se resistía a hablar de compartir redes por las malas experiencias del pasado, no obstante, la evolución del mercado en España y el extranjero les ha llevado a reconsiderar su postura. En el mercado se aplaudiría que entrase en el acuerdo de compartir redes -y despliegue 5G- con Orange y Vodafone, lo que permitiría crear un gran generador de red con los consiguientes ahorros para los tres operadores.

Estamos hablando de un pacto clave de cara a la subasta de licencias 5G del primer trimestre del próximo año. Se estima que el sector deberá pagar en torno a los mil millones de euros por el total de las subastas, por lo que cualquier ahorro en el despliegue posterior en un gran acuerdo de Telefónica, Vodafone y Orange, generaría un gran ahorro para todas las partes y agilizaría la implantación de la nueva tecnología.

De esta manera, tenemos acuerdos en dos niveles. El primero, de despliegue conjunto de red; el segundo, de utilización de estas redes, un modelo que comienza a ganar peso en España y que si se plantea en buenos términos podría ser un gran ingreso para quienes suministran estas redes de 5G.

Es el caso de MásMóvil y Orange, que podría ser replicado por otras operadoras en los próximos meses. De hecho, hay telecos que ya negocian para poder tener acuerdos en este sentido y que les garanticen el uso de las costosas redes 5G en el futuro. ¿Plazos? No hay prisas, pero se trabaja en los acuerdos con el horizonte de tenerlo todo cerrado en el año 2020, como tarde a comienzos de 2021.