Donald Trump.

Donald Trump.

Empresas COMERCIO

El Banco de España calcula que los nuevos aranceles de Trump costarán 100 millones a España

Cifra el impacto de la medida en un descenso de las ventas de los productos agroalimentarios de, al menos, el 12%.

Noticias relacionadas

A pocas horas de que Estados Unidos active una batería de aranceles tanto a los aviones comerciales como a los productos agroalimentarios, el Banco de España ha hecho oficiales sus cálculos del impacto que esta decisión tendrá en la economía española. En concreto, la aplicación de aranceles del 25% a los productos agrícolas tendrá un efecto negativo de unos 100 millones de euros.

En concreto, la medida implicaría un descenso de las ventas de estos productos a Estados Unidos de, al menos, el 12%. Este impacto equivale al 0,01% del PIB español, en función del peso de esas exportaciones en el total de las ventas españolas de bienes al resto del mundo.

El Banco de España hace este cálculo partiendo de la base de que un aumento del 1% de los aranceles a la importación impuestos por otro país para un producto español implica una reducción de las exportaciones nominales de aproximadamente el 0,6%.

El origen de esta subida de aranceles se encuentra en la decisión por parte de la Organización Mundial del Comercio (OMC) de fallar de forma favorable a la solicitud de los Estados Unidos de imponer una serie de aranceles en compensación a las ayudas europeas recibidas por Airbus. En concreto, la OMC autoriza a que Estados Unidos imponga aranceles valorados en 7.500 millones de dólares a productos europeos. 

Pese a que el conflicto proviene de la industria aeronáutica, tras la decisión de la OMC, Estados Unidos tiene potestad total para recaudar la cantidad autorizada con total libertad. Mientras que la Administración Trump ha decidido gravar con sólo un 10% la importación de aviones comerciales, en el caso de los productos agrarios ha optado por llegar hasta el 25%.

Una decisión que tiene un marcado componente político. Después de cuatro años de enfrentamientos comerciales con Canadá, México o China, la industria agrícola estadounidense se ha resentido. Además, otras decisiones relacionadas con los biocombustibles han terminado por tensionar a los profesionales del campo estadounidenses. 

Elecciones en 2020

Ante este contexto, atacar a las importaciones agrícolas europeas puede servir a Trump y su equipo para apaciguar a su industria. Más cuando en 2020 los estadounidenses están llamados a las urnas. La decisión de Trump le permite contar con munición electoral, por lo menos, hasta junio del próximo año.

Se da la paradoja de que en estos momentos la OMC tiene pendiente culminar un proceso contra los Estados Unidos por las ayudas otorgadas a Boeing. Desde fuentes europeas confían en que el organismo otorgue a Europa permiso para pedir compensaciones por valor de más de 10.000 millones de dólares. Esta previsto que esta decisión llegue en junio de 2020. Por lo que Estados Unidos cuenta con ocho meses de ventaja sobre Europa.

Un periodo de tiempo en el que, por el momento, desde Europa se hace una llamada al entendimiento. Desde que Trump anunció su intención de poner en marcha estos aranceles, la decisión de Bruselas ha sido pedir que Estados Unidos se siente en la mesa de negociación para buscar una solución definitiva a sus discrepancias sobre las ayudas recibidas por las industrias aeronáuticas de ambos países. 

Algo que, por el momento, parece lejano. Fuentes comunitarias señalan que no esperan que Estados Unidos acceda a negociar hasta que la OMC falle en favor de Europa. Mientras tanto, y una vez se activen los aranceles, la gran perjudicada será la industria agraria europea. Un sector muy sensible para el que estos aranceles pondrán las cosas más difíciles aún.