Jose Antonio Fernández Gallar y Juan Villar Mir de Fuentes, CEO y Presidente de OHL respectivamente.

Jose Antonio Fernández Gallar y Juan Villar Mir de Fuentes, CEO y Presidente de OHL respectivamente.

Empresas

Fitch hunde, aún más, la calificación del rating corporativo y de la deuda senior de OHL

Pasa de B+ a CCC+ con perspectiva estable, varios escalones por debajo de lo que se considera bono basura. 

Noticias relacionadas

Pese a un arranque de año esperanzador para los intereses de OHL y sus inversores, a medida que pasan los meses 2019 se ha ido torciendo. La agencia de calificación de crédito Fitch Ratings ha rebajado el rating corporativo y de Deuda Senior no Asegurada de OHL de B+ a CCC+ con perspectiva estable. Lo que hunde aún más la calificación de la empresa en el denominado bono basura. 

OHL ha respondido a esta medida realizado un comunicado en el que declara que no comparte la decisión de la agencia por el momento temporal en que se produce y así se lo ha comunicado. "Desde que OHL publicó sus resultados de 2018, la compañía viene cumpliendo con las expectativas del mercado, con recuperación progresiva de los márgenes asociados a su negocio de construcción, Ebitda positivo en todas sus líneas de negocio y reducción progresiva de los consumos de caja asociados a la actividad ordinaria".

A juicio de OHL, la compañía se encuentra en la senda de la recuperación y no se han dado motivos, en el presente ejercicio, que justifiquen la decisión adoptada por Fitch Ratings.

Tras el catastrófico 2018 firmado por la empresa, la primera mitad de 2019 sirvió para estabilizar sus cuentas. Una recuperación que los analistas siempre han calificado de frágil argumentando que la empresa necesitaba mejorar sensiblemente su captación de carga de trabajo.

Tras el verano, las señales para la compañía han vuelto a ser negativas lo que se ha traducido en una caída del valor de su acción por debajo del euro. En concreto, OHL acumula un 15% de caídas en este periodo.

Malas noticias desde Qatar

Y es que, octubre está siendo un mes para olvidar. A comienzos de este mes, el Alto Tribunal de Londres rechazó un recurso de OHL, lo que da luz verde a Qatar para reclamar 1.134 millones a la compañía.

En concreto, se trata de la impugnación que la Joint Venture formada por OHL y Contrack Cyprus había solicitado del cuarto laudo parcial dictado en el arbitraje existente entre Qatar Foundation y estas compañías.

Esta Joint Venture había considerado que la decisión del tribunal, que consideró legal la resolución del contrato de construcción del Hospital de Sidra por 1.875 millones de presupuesto, no era ajustada a derecho. Sin embargo, el Tribunal ha rechazado finalmente el recurso.

En este contexto, OHL deberá afrontar una presentación de resultados del tercer trimestre con todas las luces de alarma encendidas. La compañía, deberá demostrar con estas cuentas que su negocio y su futuro merece una confianza mayor que la que Fitch ha depositado en ella con su rebaja de calificación. Un reto enorme.