Marcelo celebrando un gol con el Real Madrid

Marcelo celebrando un gol con el Real Madrid EFE

Empresas

Telefónica unifica los partidos de LaLiga en un sólo paquete mayorista para venderlo a sus rivales

La operadora simplifica la oferta de fútbol y acaba con la diferencia entre LaLiga y el Partidazo. 

Fernando Cano Arturo Criado

Noticias relacionadas

Telefónica ha puesto encima de la mesa de sus competidores su oferta mayorista, es decir, todos los canales propios a los que podrán sumarse el resto de plataformas el año que viene. La principal novedad es que, por primera vez, los distintos operadores interesados en comprar los paquetes de Movistar podrán hacerse con toda la oferta de fútbol de LaLiga en un sólo paquete.

Esta decisión supone el punto final al modelo que había hasta ahora, en el que tenían que pujar por el paquete LaLiga, con ocho partidos, y por el Partidazo, que era el mejor encuentro de la semana (generalmente con el Real Madrid o el Barcelona como protagonistas). ¿Por qué este cambio? Básicamente porque, hasta ahora, los derechos se dividían entre Movistar y Mediapro (Bein), algo que cambia a partir de la próxima temporada en la que la firma que lidera José María Álvarez Pallete tendrá todos los derechos. 

Los cambios se han comunicado ya a todos los operadores y, según podido saber EL ESPAÑOL, todas aquellas plataformas que quieran tener acceso a la Champions, tendrán que comprar el paquete Movistar Liga de Campeones. Es decir, que para tener toda la oferta de fútbol Orange o Vodafone (si estuvieran interesadas) tendrían que comprar ambos paquetes. 

El resto de paquetes

Telefónica lanza esta oferta mayorista obligada por la Comisión Nacional de Competencia (CNMC), quien la obliga a poner en el mercado algunos canales para que exista un acceso equitativo a los contenidos del operador dominante. Así que el fútbol no es la única producción que Movistar ha ofrecido a la competencia. 

Según explican las fuentes consultadas, también se ofrece acceso a Movistar Fórmula 1, Movistar Series (que incorpora series y seriesmania) y Movistar estrenos (que incluye documentales y cine). Aquellos operadores que quieran hacerse con alguno de estos contenidos tendrá que optar por coger hasta tres de esos paquetes, tal y como marca la CNMC. 

El cambio introducido por Movistar a la hora de comercializar el fútbol es visto en el mercado como un guiño a Orange, que podría mantener su oferta actual: todos los partidos de LaLiga, la Champions y las series de Movistar+, uno de los pilares de su programación televisiva hasta ahora. 

Un capote a Orange

Si Movistar no hubiera unificado todos los partidos de LaLiga, Orange hubiera tenido que escoger, ya que sólo podría optar por tres productos. Por tanto, si quisiera mantener el fútbol hubiera tenido que coger (LaLiga, Partidazo y Champions) y hubiera tenido que renunciar a Movistar Series. 

Ahora bien, Orange también podría decantarse esta temporada por el cine o la Fórmula 1, dado que tiene su propio paquete de Series en 4K con contenidos de otros proveedores y players como AMC o FOX. Además, desde principios de año cuenta con Netflix, que se integra en los paquetes convergentes (Love) de Orange. 

La decisión de Orange es fundamental para Movistar, dado que necesita rentabilizar la inversión hecha en fútbol. Se calcula que podría tener que pagar unos 300 millones de euros si, finalmente, Vodafone decide mantener su apuesta de alejarse definitivamente del fútbol. De hecho, lo que ocurra con el operador rojo será esencial para conocer cómo se desarrollará la guerra del fútbol este verano. 

El caso DAZN

Está por ver también qué ocurrirá con DAZN. Tal y como ha contado EL ESPAÑOL, la operadora en streaming hace cuentas para ver si le sale rentable comprarle a Movistar el fútbol. Necesita dar un golpe de efecto de cara a la nueva temporada, tras una primera parte del año en la que se ha apagado el fulgor mediático de su lanzamiento y donde han estado lejos de las cifras esperadas.

Actualmente DAZN tiene como gran reclamo la MotoGP, y el nuevo curso sumarán a su oferta la Premier League y la Euroliga, pero les falta un gran formato para aumentar su masa crítica de abonados. El fútbol sería ese gran reclamo para sumar nuevos clientes, pero podría también obligarle a elevar sus precios (4,99 euros) lo que podría hacer que pierdan su atractivo.