Fotografía de familia momentos antes del inicio del II Foro EL ESPAÑOL Smart Cities.

Fotografía de familia momentos antes del inicio del II Foro EL ESPAÑOL Smart Cities. Jesús Umbría Madrid

Empresas

La evolución hacia territorios inteligentes, clave para mejorar el día a día de los ciudadanos

El II Encuentro ‘Smart Cities EL ESPAÑOL. Hacia los territorios inteligentes’ detalla las líneas maestras de las ciudades del futuro.

Noticias relacionadas

El ritmo de la evolución tecnológica es tan alto que un término como Smart City comienza a ser superado por nuevas conceptualizaciones. En concreto, los especialistas en la materia ya hablan de territorios inteligentes como concepto más alineado con la realidad de este fenómeno. 

Con el objetivo de repasar las últimas tendencias de esta realidad tuvo lugar el II Encuentro Smart Cities EL ESPAÑOL. Hacia los territorios inteligentes, que contó con el apoyo de Sice, Fundación Caja Sol, Suez y Compensación de Valdebebas y se celebró en la Roca Gallery.

El evento, moderado por Arturo Criado, Redactor Jefe de la sección de Empresas y Medios de EL ESPAÑOL, contó como encargado de abrir el debate con Antonio Alcolea, Subdirector General de Fomento de la Sociedad de la Información, dependiente de la Secretaría de Estado para el Avance Digital del Ministerio de Economía y Empresa.

En su intervención, Alcolea explicó que su actual objetivo es la implantación de tecnologías disruptivas horizontales que tengan un impacto en el desarrollo de ciudades y territorios inteligentes. 

II Foro EL ESPAÑOL Smart Cities . Hacia los territorios inteligentes

“El desarrollo de ciudades inteligentes es un proceso de gestión de riesgos y de transformación en general. Gran parte de los problemas son tecnológicos, pero también de otras materias. En resumen, el objetivo es que las ciudades sean más vivibles y más prósperas” recalcó Alcolea.

Del mismo modo, el subdirector explicó que el 90% de los municipios españoles tienen menos de 5.000 habitantes. Una característica que, en su opinión, hace más complejo el proceso de modernización en comparación a otros países porque dificulta las economías de escala: “No podemos hacer un modelo para cada municipio”.

Para concluir, Alcolea puso en valor la importancia de los datos en esta nueva economía. “El dato es el dato. Tenemos que ser capaces de sacar la inteligencia del dato y aún estamos lejos de ese punto. Tenemos que incentivar a las start-ups ya que tan importante es la calidad del dato como la ciberseguridad. Todo tiene que ser sostenible y seguro”, concluyó Alcolea.

La primera de las dos mesas se tituló Tecnología e Infraestructura Inteligente para todos y contó con la participación de Francisco Moya, Gerente de Medioambiente y Movilidad De SICE; Catalina Balseiro, Directora de Innovación de SUEZ España; Marcos Sánchez Foncueva, Director Gerente de la Junta de Compensación de Valdebebas; Adolfo Borreo Villalón, Presidente de comisiones de Smart Cities de AMETIC y CEOE; y María Rosario Heras Celemín, Jefa de la Unidad de Eficiencia Energética en la edificación del CIEMAT.

Moya fue el encargado de romper el hielo en la mesa haciendo un alegato sobre la necesidad de superar el concepto smart cities. “Se ha quedado atrás. Cada vez hablamos más de territorios y tenemos que empezar a hablar de smart concepts. La tecnología tienes que servir como cuadro de mando para que los gestores tomen decisiones”. Del mismo modo, el Gerente de Medioambiente y Movilidad de SICE recalcó la necesidad de que se mejoren las condiciones para que aumente la inversión. “Las empresas podemos aportar, pero sin más inversión por parte de la Administración vamos a ir más lento de lo que nos gustaría”.

Del mismo modo, Moya reiteró que lo mejor está por venir en el sector. “Esto es imparable. Dentro de cinco años vamos a ver un cambio radical con el despliegue del 5G. Tendremos muchísimos servicios que ahora son impensables”.

Catalina Balseiro trajo a la mesa el cambio de paradigma que está sufriendo el sector. “Vamos a pasar de un concepto lineal a uno circular en el que los territorios serán más autosuficientes. Existen grandes oportunidades gracias a la economía circular: la reutilización del agua o la reducción de residuos”. 

Del mismo modo, la Directora de Innovación de SUEZ España explicó la evolución que vamos a ver en la forma en la que se definen los procesos. “Vamos hacia modelos colaborativos en la toma de decisiones entre actores que antes no tenían esta relación. Eso nos va traer soluciones que no habrían llegado con los modelos anteriores”.

Marcos Sánchez Foncueva también quiso incidir en este punto. “Las redes digitales son el primer paso para las ciudades colaborativas. Las asociaciones de vecinos son totalmente distintas de lo que lo eran hace 10 años. Gracias a estas plataformas se están consiguiendo muchas cosas antes impensables. La economía colaborativa es un hecho. El coworking ya es una realidad, ahora vamos a ver cómo se desarrolla el coliving”. 

Además de este punto, el Director Gerente de la Junta de Compensación de Valdebebas hizo especial hincapié en la parte regulatoria. “Necesitamos mayor cohesión social. Es esencial que la igualdad de ciudadanos en España sea una realidad vivan donde vivan. Para ello, necesitamos una ley de ordenación territorial a nivel nacional. España es una de las primeras economías del mundo y no se puede permitir no tener una regulación de este tipo a nivel nacional. Es clave tener esta estrategia clara cuanto antes”.

Adolfo Borreo Villalón quiso poner en perspectiva el avance que hemos vivido durante los últimos tiempos. “Hace 15 años del primer plan para aplicar tecnologías de información a las ciudades. Los sistemas adaptativos semafóricos tienen más de 20 años. Todo esto es una evolución. Desde 2005 comenzamos con los primeros programas. El concepto smart city surge cuando el ciudadano comienza a formar parte de este círculo. Internet y el smartphone empoderan al ciudadano y surge el concepto de smart city”. 

El Presidente de comisiones de Smart Cities de AMETIC y CEOE utilizó su intervención para traer otro concepto muy de moda en los últimos tiempos: la España vaciada. “Nos encontramos con el problema de la despoblación. La conectividad puede ayudar a los municipios pequeños a ser más competitivos. La rentabilidad en zonas rurales es escasa, por lo que las operadoras no despliegan en estas zonas. Ahí está el papel de la administración para compensar. Hay algunas inversiones en marcha. Si no, es imposible que la gente se quede en su pueblo. Pero hay que tener la mente abierta, estas infraestructuras también ayudan a que acuda el turismo”.

La encargada en cerrar la mesa fue María Rosario Heras Celemín, que no quiso dejar pasar la ocasión para hablar del papel que juega la energía en todo este entramado. “Vamos a poner las cosas en claro. Estamos hablando de energía, movilidad y de tecnología. Todos usamos edificios. Ahora mismo, gracias a las directivas europeas, las renovables están en auge. Para mí es clave el denominado ‘Paquete de invierno’ ya que está modificando tres directrices: energía renovables, eficiencia energética y eficiencia de edificación. El objetivo al final es que el usuario de la vivienda viva con confort gastando la menor energía posible”. 

La Jefa de la Unidad de Eficiencia Energética en la Edificación del CIEMAT quiso hacer una petición para que la Administración cumpla las inversiones comprometidas. “Del dinero presupuestado para investigación llega solamente el 38%. Los presupuestos no se desarrollan. Sólo solucionando ésto avanzaríamos muchísimo. Del mismo modo, hay que transferir esta información al ciudadano, hay que concienciarlo. No tienen la información suficiente”. 

Soluciones innovadoras

La segunda mesa se centró en las soluciones innovadoras para gestionar sociedades inteligentes y contó con la participación de Juan Francisco Álvarez Aquino, Director General del Instituto de Estudios de la Fundación Cajasol; Cristina De Torre, investigadora y jefa de Proyecto en la División de Energía del Centro Tecnológico CARTIF; Tania Marcos, Jefe de Calidad y Ciudades Inteligentes de la Asociación Española de Normalización (UNE); Borja Gutiérrez, Alcalde del Ayuntamiento de Brunete; y Tomás Sánchez Álvarez, Presidente de AEI CAR-EX (Cluster del vehículo Eléctrico de Extremadura).

Álvarez Aquino arrancó su participación en la mesa poniendo el valor la importancia que los emprendedores van a tener en este ecosistema. “Nos preocupan las Smart Cities precisamente por las posibilidades que se generan. Para sacarle todo el provecho necesitamos a los emprendedores, pero deben tener la formación necesaria. Sin formación no podremos tener una gran generación de emprendedores y queremos ayudarles en este punto”.

En este punto, el Director General del Instituto de Estudios de la Fundación Cajasol quiso explicar la importancia que tiene el acompañamiento para estos perfiles. “A emprender se aprende. No puedes lanzarte solo. Nosotros hacemos que los emprendedores vuelvan al aula y evaluamos la viabilidad de sus proyectos. Reclutamos 38 emprendedores desempleados con iniciativas en el ámbito smart y los estamos acompañando. No solo les ponemos la tecnología en la mano, sino que vamos con ellos”.

Cristina De Torre quiso retomar la importancia que el apoyo de las instituciones públicas van a tener en esta industria. “Necesitamos la colaboración de las instituciones públicas. Necesitamos nuevos sistemas de financiación que nos permitan llevar a cabo estos proyectos. Nosotros estudiamos las necesidades de las ciudades antes de cruzarlas con la oferta tecnológica existente. Sólo haciendo ésto podemos identificar bien las mejores soluciones para los problemas”.

La jefa de Proyecto en la División de Energía del Centro Tecnológico CARTIF destacó el importante papel que los proyectos de nuestro país están teniendo a nivel europeo. “En la mitad de los grandes proyectos que se están impulsado de Smart Cities en Europa, tiene un papel muy importante España. Hay que sacarles el máximo provecho. Tenemos la posibilidad de replicar estas experiencias en otras ciudades españolas”.

Otro de los temas más interesantes que salieron durante el debate fue el de la normalización del lenguaje en materia de smart cities. En este sentido, Tania Marcos incidió en la importancia de este esfuerzo para normalizar la transformación en ciudades inteligentes para que todo el mundo use el mismo lenguaje. “Hay que estandarizar todo lo que tiene que ver con las ofertas públicas. Cada agente tiene una perspectiva distinta de qué es una ciudad inteligente. Es muy positivo poner en común las experiencias para saber qué ha funcionado y así innovar sobre lo que ya sabemos que funciona”.

La Jefe de Calidad y Ciudades Inteligentes de la Asociación Española de Normalización (UNE) comentó, del mismo modo, la importancia que los datos abiertos están jugando. “Todos los ayuntamientos tienen la obligación de poner los datos de forma abierta. Esa primera iniciativa nos dio el primer potencial para construir sobre ella. Para sacarle el máximo provecho es muy importante que no haya brecha digital. Del mismo modo, las administraciones tienen que ser capaces de adelantarse, de dar los servicios 4.0 sin que lo pidan los ciudadanos”.

Borja Gutiérrez también identificó otra brecha que es importante minimizar. “Hay que reducir la brecha entre lo municipal y la acción privada. Tenemos que apostar por educar en las capacidades tecnológicas de los ciudadanos. Asociamos la tecnología a los jóvenes pero es indispensable que cualquier edad esté alineada con las tecnologías. Que no vean la tecnología como algo abstracto. Para esto es indispensable que haya información y conocimiento en todos los segmentos de edad”. 

El Alcalde del Ayuntamiento de Brunete quiso explicar alguna de las iniciativas que están poniendo en marcha. “Cualquier vecino de Brunete puede ver desde su casa donde está el camión de la basura. Nosotros lo podemos hacer porque tenemos fibra óptica. En pueblos más pequeños esto no es posible porque no tienen esta capacidad. Hay que reducir la brecha tecnológica también en este punto porque el beneficio que llega al ciudadano es enorme”.

Tomás Sánchez Álvarez fue el encargado en cerrar la última de las mesas explicando cómo gracias a algunos avances tecnológicos están intentando compensar otros déficits de su región. “Yo quiero reivindicar que en la España vaciada también estamos haciendo cosas. Aunque seguimos sin tener alta velocidad ferroviaria, trabajamos por tener la mejor movilidad eléctrica de España. Perdimos el AVE pero no queremos perder el tren de la movilidad eléctrica. A través de la smart mobility podemos cohesionar la parte rural”. 

Para el Presidente de AEI CAR-EX la servitización de los coches es un elemento clave. “Estamos impulsando el carsharing. El futuro está en compartir, en pagar sólo por el uso de los vehículos. Yo ya no me quiero comprar un coche, lo quiero compartir. Este tipo de innovaciones son inteligentes y sostenibles. Somos la capital de provincia con más autobuses eléctricos en proporción al número de ciudadanos. Gracias a todas estas iniciativas queremos compensar algunos de nuestros déficits”.

En definitiva, una serie de visiones complementarias sobre un fenómeno que está en plena ebullición. Lo que queda claro es que en la unión de todas ellas y en el aprovechamiento de todo lo aprendido por parte de los distintos jugadores, España puede encontrar el camino para seguir siendo una referencia en una de las transformaciones que más a fondo va a afectar al día a día de los ciudadanos.