Pablo Iglesias en una imagen de archivo.

Pablo Iglesias en una imagen de archivo.

Empresas

El día que la banca se cansó de ser el muñeco de vudú de Podemos y estalló contra Iglesias

Los grandes bancos no quieren seguir siendo el 'pim, pam, pum' de Podemos y otros partidos políticos: están dispuestos a defenderse. 

Noticias relacionadas

Hasta aquí hemos llegado. Los bancos han agotado su paciencia con Podemos y Pablo Iglesias por sus constantes críticas. Se han cansado de que insistan, machaconamente, en que no pagan impuestos, en que han sido rescatados con 60.000 millones que no han devuelto o en que deberían devolver todos los impuestos recaudados “injustamente” como el IAJD. 

La gota que colmaba el vaso era la intervención de Iglesias en los debates electorales. En ellos insistía en sus argumentos clave, sobre los que ningún otro candidato hizo matización alguna. Sólo Rivera, en el de Atresmedia, dijo un lacónico “sí pagan impuestos”, pero de fondo y sin gran ímpetu. Algo que no extraña en el sector financiero porque, como decía esta semana el CEO del Sabadell, Jaime Guardiola, “la banca vende como objeto de vudú”. 

Son conscientes los banqueros de que existe un problema de percepción y de que va a ser muy difícil dar la vuelta a la tortilla, pero están dispuestos a intentarlo. Y aunque llevan meses preparando su vendetta con sigilo, las palabras de Iglesias en RTVE y Atresmedia han precipitado los acontecimientos. Sus voces, que hasta ahora se escuchaban de forma dispar, han salido al unísono en cuanto han tenido ocasión. 

El negocio en España 

El fuego lo rompía María Dolores Dancausa, la consejera delegada de Bankinter, al asegurar que la idea de que los bancos no pagan impuestos se repite cíclicamente y “a fuerza de repetirlo se va a terminar convirtiendo en verdad”. 

Las entidades financieras basan su defensa en un argumento sencillo. Si se mira la carga impositiva sobre la base imponible del negocio en España, el tipo que se paga está en el 24%. Algo que ya pudo comprobar EL ESPAÑOL en un cálculo rápido horas después de los debates electorales. 

Y es que, como explica el presidente de la AEB, José María Roldán, no tiene sentido coger las cuentas consolidadas (que engloban el negocio a nivel mundial), porque ahí el tipo se reduce al recoger beneficios de otros país en donde ya se ha tributado y que, por tanto, aquí no vuelven a pagar gracias a los convenios que evitan la doble imposición. 

Eso si se mira el Impuesto de Sociedades, porque como recuerda Guardiola a esas cifras hay que sumarle también “el IVA (del que una buena parte no se la pueden repercutir), impuestos de actividad y depósitos, el Fondo de Garantía de Depósitos y el Fondo de Reestructuración, entre otros. Vamos, que “pagamos muchísimos impuestos”. 

El rescate 

No sólo los impuestos han sido objeto de réplica desde las entidades financieras. También cargan contra la idea de que los bancos deben devolver el rescate de 60.000 millones de dinero público, como insiste Podemos en su programa electoral. 

Lo primero que explican es que esa cifra no es tal. Se trata de 40.000 millones de euros puestos por el erario público y otros 20.000 millones de euros que pagó el Fondo de Garantía de Depósitos, financiado por los propios bancos y que fue directo a las entidades con problemas. "Eso es un hecho”, apunta Roldán. 

¿Y qué entidades fueron esas? Básicamente, las cajas de ahorro que estaban dirigidas por políticos “de forma irresponsable”, como decía Dancausa en la presentación de resultados de Bankinter. 

Ésta ha sido la primera andanada de la banca contra Iglesias, Podemos, y todos aquellos que insisten en cargar contra ellos. Entre el lunes y el martes presentan sus cuentas Santander y BBVA, y es previsible que vayan en la misma línea que sus colegas. 

Tasa Tobin

Iglesias ha sido el detonante, pero el aviso a navegantes va también contra el ejecutivo de Pedro Sánchez que también insiste en mantener su impuesto a la banca si sale elegido. 

Sin embargo, la imposibilidad de aprobar los presupuestos impidió que la ‘Tasa Tobin’ versión española saliera adelante; también evitó la subida a las grandes empresas y que colocaba a los bancos con tipo mínimo del 18%, algo que –a nivel de negocio en España- está superado, según los datos de la patronal bancaria. 

Sea como sea, ocurra lo que ocurra este domingo los bancos se mueven para cambiar la percepción que hay sobre ellos. De hecho, la propia AEB (Asociación Española de Banca) ha contratado a dos agencias de comunicación para que les ayude a reposicionar sus mensajes. Fácil, desde luego, no lo van a tener. Suerte, y al toro.