Vista aérea de un parque eólico, en una imagen de archivo.

Vista aérea de un parque eólico, en una imagen de archivo. EFE

Empresas ENERGÍA

Canarias, la lucha por cambiar la dependencia de la energía fósil por un paraíso renovable

El mix de generación actual del archipiélago está caracterizado por un 90% de origen fósil y una fuerte dependencia del exterior.

Noticias relacionadas

El reto es ambicioso, pero todos parecen dispuestos a cumplirlo. Canarias está decidida a aprovechar sus oportunidades y transformar su mix de generación. Hoy, está formado por un 90% de origen fósil y una fuerte dependencia del exterior, con emisiones tres veces por encima de la media peninsular.

No obstante, quieren cambiarlo. Por un lado, la Estrategia Energética de Canarias 2015-2025 (EECan25) plantea lograr un 45% de penetración de renovables en el mix eléctrico en 2025. Esta cifra, sin embargo, podría ser mayor. Hay quien se inclina por dar como resultado óptimo un nivel de penetración de renovables de entre el 60% y el 70%.

El Gobierno canario, en primer lugar, plantea lograr esta penetración de renovables en el mix de generación de las islas mediante la instalación de más de 1.000 MW de potencia renovable respecto a 2018. De esta potencia, más del 80% sería eólica.

Para el objetivo más ambicioso, el del 60-70%, diversos expertos han considerado el potencial renovable "óptimo" del archipiélago. Así lo recoge la consultora PwC en su informe El sector eléctrico, clave para el desarrollo sostenible en Canarias, al que ha tenido acceso este periódico. En él, la consultora señala que diversos estudios llevados a cabo por Greenpeace y 3iDS, además de su propio análisis, dan ese resultado.

Para ello, explican, se ha tenido en cuenta el mantenimiento de la potencia firme de respaldo actual para garantizar la estabilidad del sistema eléctrico de Canarias, lo que se traduciría en un índice de cobertura superior al de la actualidad. "Se trata de un rango robusto ante variaciones tanto de la demanda como de la generación intermitente", indica PwC.

Este porcentaje de penetración contempla la instalación de entre 2.000 y 3.000 MW de potencia renovable y la reducción de entre un 60 y un 84% de las emisiones actuales del sistema eléctrico canario. Este despliegue llevaría asociado inversiones en infraestructura y generación renovables entre 400 y 600 millones de euros anuales, equivalente al 1% del PIB de Canarias.

Con esto, incide el informe, se produciría un ahorro anual de entre 400 y 550 millones de euros en el coste del suministro eléctrico del sistema que tendría un impacto positivo, reduciendo la tarifa eléctrica del consumidor final. El desarrollo de estas renovables, calcula la consultora, podría crear entre 2.000 y 3.000 nuevos empleos.

Un potencial de desarrollo importante

Canarias cerró el año 2018 con el 10,5% de energía renovable en su mix de generación; en 2019, calculan expertos del sector, podría cerrar el año con entre el 18 y el 20%. "La gran noticia es que han despertado las renovables en Canarias después de 15 años", cuentan fuentes del sector a este periódico, que añaden: "Ahora mismo, después de años sin poder hacer, se nos abre la posibilidad".

Según los datos facilitados por Red Eléctrica, que recoge PwC en su informe, el sistema eléctrico canario cuenta con seis sistemas "eléctricamente aislados, de pequeño tamaño y con una red de infraestructuras eléctricas débilmente mallada".

"El carácter singular del sistema eléctrico canario ha hecho que durante los últimos años se haya ralentizado la integración de energía renovable frente a la península. Lo que significa que, en estos momentos existe potencial de desarrollo de proyectos de energías renovables por explotar", insisten desde la consultora. REE tiene prevista una inversión en Canarias superior a los 2.800 millones de euros entre 2010 y 2025, así como el despliegue de nuevas infraestructuras y proyectos tecnológicos.

Por otro lado, el pasado 3 de abril terminó el plazo para que las compañías presentaran sus ofertas a la nueva subasta eólica de Canarias, por la cual se prevé instalar en las islas una potencia máxima de 217 MW, que podrá ser instalada hasta finales de 2022. Hoy, el archipiélago cuenta con 600 MW instalados de esta energía.

"Cumplir con el objetivo de penetración de renovables óptimo, lleva implícito el impulso económico de Canarias", reseña PwC, que habla de inversiones en infraestructura y generación renovables entre 400 y 600 millones anuales. Esta inversión, insiste la consultora, provocaría la generación de empleo debido a la necesidad de desarrollo tecnológico y de innovación en el desarrollo de energías renovables. "Por otro lado, se reforzaría el turismo, motor de la economía del archipiélago, en un nuevo escenario sostenible", apunta.

Entre las apuestas más importantes, insisten fuentes del sector, está el almacenamiento de la energía renovable generada. Por el momento, y para garantizar la seguridad de suministro, es necesario que en el mix energético cuente con tecnologías convencionales que den respaldo a la intermitencia de las renovables. Por eso, en las islas se han visto en ocasiones obligados a limitar la generación de éstas. "Es una dificultad que aparecerá más adelante en la Península, y que afecta sobre todo a las horas nocturnas, cuando el consumo baja y hay bastante potencia eólica", cuentan.

"Es importante que nos dejen hacer y experimentar, es un campo que está evolucionando mucho", dicen desde el sector. El reto, sin duda, así lo evidencia.