Pedro Sánchez, en Tarragona.

Pedro Sánchez, en Tarragona. E.E.

Empresas

Dime a quién votas y te diré a qué sector empresarial estás beneficiando

Tres de los cuatro partidos mayoritarios perjudicarían con sus propuestas económicas al sector bancario. 

Noticias relacionadas

Se acercan las elecciones y, por lo tanto, se hacen públicas las medidas económicas que pondrán en marca cada uno de los partidos políticos y cuales son los sectores más beneficiados por ellas. 

Los cuatro principales partidos tienen ideas dispersas y su victoria se notará en un sector u otro del panorama empresarial de nuestro país. Llegados a este punto se cabe preguntar, ¿cuál de ellos se beneficia con cada voto?

En las propuestas de los partidos hay varios beneficiados y un principal perjudicado. Este último es el sector bancario. 

Según se desprende del Estudio de Medidas Económicas elaborado por XTV, la banca solo podría beneficiarse en el caso de que el Partido Popular llegue al gobierno. Y es que el partido que preside Pablo Casado apuesta por el blindaje fiscal de los planes de pensiones y de todo tipo de activos destinados al ahorro para la jubilación. 

En el lado contrario se encuentran las otras tres principales formaciones políticas. Empecemos por el PSOE. Las propuestas del partido de Pedro Sánchez para agravar ciertas transacciones financieras y establecer un tipo mínimo al impuesto de sociedades mayor que el delos demás sectores podría agravar su situación, que ya de por sí está debilitado por los bajos tipos de interés vigentes en Europa.

En el caso de Podemos, el plan de reestructuración y cancelación de deuda incluye, entre otras cosas, la dación en pago retroactiva y la cancelación de deuda de aquellas personas que ya entregaron su vivienda al banco y siguen manteniendo una deuda con él. Esto, junto con el "Impuesto de solidaridad" ligado a las ayudas recibidas por este sector puede afectar de forma negativa a las entidades. 

También con un gobierno liderado por Ciudadanos saldría perjudicado este sector. La formación que preside Albert Rivera promueve medidas como la aprobación de un impositivo más elevado para las SICAV, menores comisiones para los pagos con tarjetas y una revisión en la comercialización de productos bancarios. 

Tecnológicas, las otras beneficiadas del PP

Las propuestas económicas del Partido Popular también beneficiarían a las tecnológicas, y es que el partido se ha manifestado contrariamente en contra de la "tasa Google" y de cualquier otro impuesto especial a este tipo de empresas. 

Sin embargo, sus propuestas perjudicarían a las empresas energéticas, principalmente a las eléctricas y a las que trabajan la energía renovable. Sobre las primeras, algunos de los responsables económicos del partido llevan tiempo abogando por una mayor liberalización del sector energético, la eliminación de subvenciones y la supresión de barreras de entrada para que cada vez haya menos concentración en el sector. Asimismo, de ganar el PP, las grandes corporaciones perderían una parte de su cuota de mercado frente a potenciales nuevos actores. 

Por último, en lo que respecta a las renovables, la apuesta de este partido es menos fuerte que la del PSOE ya que propone no echar mano a las subvenciones para que existan más empresas que compitan de forma viable en el sector. 

El PSOE, con farmacéuticas e infraestructuras

Sobre las propuestas del PSOE, destacan dos sectores que se verían beneficiados en el caso de que Pedro Sánchez llegue a la presidencia del gobierno. Se trata de las farmacéuticas y las empresas de infraestructuras. 

Acerca de las primeras, la propuesta de eliminar el copago en los medicamentos para ciertos colectivos sociales debería tener un impacto positivo en la demanda. Esto ayudaría a mejorar las cifras de empresas farmacéuticas, especialmente de aquellas que ofrecen medicamentos genéricos. 

Pero este sector no es el único que saldría beneficiado con la victoria del equipo de Pedro Sánchez ya que también le resultaría óptimo que ganase Podemos. Y es que la propuesta de ampliar el número de medicamentos financiados por el Estado, tal y como promueve este partido, pueden repercutir positivamente en las empresas farmacéuticas nacionales.

Respecto al segundo sector, el de infraestructuras, los últimos presupuestos rechazados contaban con una partida de 973 millones de inversión en infraestructuras, lo que supone un 26% más que en el año anterior con especial énfasis en la mejora de carreteras.

Los anteriores son los sectores que se verían beneficiados, pero hay otro sector que, además del bancario, saldría perdiendo en el caso de que este partido ganase las elecciones. Se trata del petrolero. Tras la subida en ciertas comunidades del Impuesto sobre Hidrocarburos que entró en vigor en enero de este año, la propuesta del partido de establecer un impuesto al diésel para equiparar su precio al de la gasolina impactaría de forma clara en la demanda de este combustible.

Podemos y las renovables

La izquierda no está de acuerdo en todos los puntos y, por lo tanto, sus propuestas económicas tienen puntos en común y distintos. El común es que si ambas forman gobierno, las farmacéuticas saldrían ganando, sin embargo, no comparten el otro sector beneficiado. El del PSOE es el de infraestructuras y el de Podemos, las renovables. 

Asimismo, la formación que preside Pablo Iglesias busca incrementar la presencia de fuentes de energía renovable en nuestro país con el objetivo de reducir las emisiones de CO2 de fuentes de energía convencional, lo que contribuiría a mejorar este sector.

En cuanto a los perjudicados, su propuesta va en una dirección contraria a la del PP ya que este, además de perjudicar a los bancos, también lo haría a las eléctricas. La obligación de ofrecer un mínimo suministro gratuito de luz y gas a colectivos sociales junto con la creación de una separación entre la propiedad y la distribución de la energía generaría un escenario incierto para las eléctricas que deberían de replantearse su modelo de negocio.

Ciudadanos y su similitud con Podemos

Las medidas económicas de Ciudadanos también son completamente contrarias a las del Partido Popular, y destaca que los sectores perjudicados son los mismos que los de Podemos: las eléctricas y los bancos. 

Del segundo ya se ha hablado, pero de la primera cabe destacar que hay varios puntos  en el programa electoral donde se pone de manifiesto la intención de recortar significativamente los costes asumidos por el ciudadano en materia energética, a través de un mayor control y revisión de la fijación de precios en el sector, lo cual en el corto plazo podría no ser bien recibido por las principales compañías eléctricas.

En cuanto a las beneficiadas, se encuentran las petroleras y las farmacéuticas. El partido de Albert Rivera establece su intención de reducir al mínimo la dependencia energética del exterior, apostando por la explotación de recursos propios y con un obvio impacto positivo sobre las petroleras locales.

Sobre las segundas, Ciudadanos aboga por una versión mejorada del sistema farmacéutico actual, con una mayor deslocalización y un formato electrónico que facilitará la compra venta de medicamentos. Además se establecen condiciones más beneficiosas de copago sanitario para ciertos colectivos sociales.