Dos turistas en las calles de Madrid en una imagen de archivo.

Dos turistas en las calles de Madrid en una imagen de archivo.

Empresas

Carmena liquida el alquiler turístico y los propietarios avisan de que "habrá demandas"

En torno al 95 por ciento de las viviendas de uso turístico inscritas en el registro de la Comunidad podían verse afectadas por la normativa del plan.

Noticias relacionadas

El plan del Ayuntamiento de Madrid para frenar la conversión de las viviendas en alojamientos turísticos ha salido adelante en el Pleno de Cibeles con el apoyo de Ahora Madrid y PSOE y el rechazo de PP y Cs. Supone, entre otras medidas, que todos los alojamientos turísticos, incluidas las viviendas de uso turístico, tendrán que tener acceso independiente y licencia.

Este plan especial para la regulación de uso terciario en su clase de hospedaje busca "preservar el uso residencial del centro urbano, frenando la conversión de viviendas del centro en alojamientos temporales turísticos y, en segundo lugar, buscar que la actividad del hospedaje se extienda a otras zonas de la ciudad redistribuyendo la actividad económica, a la vez que descargando la concentración del centro histórico", ha defendido el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo.

El edil ha dado cuenta de las 598 enmiendas presentadas, 41 de ellas estimadas parcialmente, y ha destacado que el plan cuenta con el correspondiente informe ambiental de la Comunidad y con el de la consejería de Turismo.

Calvo ha declarado que "la masificación turística acaba con el turismo porque no genera valor añadido a la ciudad sino que degrada zonas con más presión turística". A eso ha añadido que todas las capitales del mundo están regulando esta situación y ha puesto como ejemplo a la alcaldesa conservadora de Ámsterdam, que "ha cerrado el Barrio Rojo poniendo tornos por la masificación, lo mismo que en el centro de Venecia".

"En Madrid no hay tornos, no queremos llegar a poner ese tipo de medidas. Madrid está lejos porque hay margen de maniobra", ha declarado el delegado, que ha lanzado a PP y Cs que con ellos habrían convertido el centro en un "parque temático". A los "patriotas madrileños" de PP y Cs les ha pedido que les apoyen a "preservar la identidad de los barrios del centro de Madrid".

Comisión de seguimiento en abril

Calvo, por otro lado, se ha comprometido a convocar en abril la comisión de seguimiento del plan, esa Mesa del Turismo solicitada. El plan establece nuevas condiciones para la implantación del uso del hospedaje en los edificios de uso residencial en función de cuatro parámetros: el nivel de usos admitido, el nivel de protección del edificio, el uso implantado y la zona de ubicación del edificio.

Según recoge el plan, las viviendas que se alquilen para alojamiento turístico, según regule la legislación sectorial --actualmente, durante más de 90 días al año--, están desarrollando una actividad comercial, por lo que se debe solicitar para ello una licencia de uso terciario de hospedaje.

La propuesta del plan persigue compatibilizar los intereses colectivos, como la protección del medio ambiente o el derecho al descanso del vecindario, con el interés de los propietarios por obtener un rendimiento económico de sus bienes inmuebles. No se impide las formas de economía colaborativa que no implique una actividad de uso terciario, han destacado desde el área que dirige José Manuel Calvo.

Anillos

El plan se desarrolla sobre un ámbito que afecta a una superficie de 52,7 millones de euros distribuido en tres zonas o anillos concéntricos establecidos en función de la saturación de alojamientos turísticos que soportan cada uno de los barrios madrileños.

El primer anillo coincide con los límites del distrito de Centro. El segundo lo forman los barrios del resto del centro histórico, comprende el distrito de Chamberí completo y parte de los distritos de Chamartín, Salamanca, Retiro, Arganzuela y Moncloa-Aravaca. El tercero se corresponde con los barrios de la almendra Central, a los que se suman otros de los distritos de Usera, Carabanchel y Latina.

El cálculo que maneja el Consistorio es que en torno al 95 por ciento de las viviendas de uso turístico, inscritas en el registro de la Comunidad, podían verse afectadas por la normativa del plan, con vocación de "limitar y restringir la implantación de vivienda de uso turístico por los problemas que genera de convivencia e incompatibilidad de actividad terciaria con residencial". En este momento hay establecimientos de hospedaje con su correspondiente licencia y sólo les afectaría el plan en el momento de reformar esa licencia o cuando acometiera una obra estructural.

Eliminada la implantación directa

Para la sustitución del uso residencial por uso de hospedaje en edificios completos para implantar un hotel u otro establecimiento similar, el nuevo plan prácticamente elimina la posibilidad de implantación directa. Es necesario contar con un plan especial que estudie el impacto en el entorno y que deberá ser aprobado previamente por la Junta de Gobierno de la ciudad de Madrid y posteriormente por el Pleno municipal.

En caso de que el edificio en el que se pretende implantar este tipo de establecimiento ya posea un uso terciario, el Plan General vigente permite la implantación mediante licencia directa en casi cualquier edificio, excepto en los edificios protegidos, que requerirán la aprobación de un plan especial. Cuando el hotel pretenda implantarse en un edificio protegido de uso residencial, el plan especial deberá acreditar que no es viable rehabilitarlo para el uso residencial.

Acceso independiente

La principal novedad para los nuevos alojamientos turísticos que compartan edificio con otras viviendas de uso residencial es la exigencia de que cuenten con un acceso independiente. El plan no diferencia las exigencias para la implantación de las viviendas de uso turístico de otras formas del uso de hospedaje (pensiones, etc.) cuando se realicen en parte de un edificio residencial.

En los edificios de uso residencial en los anillos 1 y 2 en los que se desee solicitar una licencia de uso de hospedaje para una parte del mismo, el nuevo plan exige la existencia de un acceso independiente a los alojamientos turísticos. No podrán utilizar puertas de entrada, portales o ascensores comunes a las viviendas. En el anillo 3, esa exigencia de acceso independiente se mantiene cuando el uso de hospedaje pretenda implantarse en situaciones donde no estén permitidos otros usos terciarios.

"Habrá demandas" por parte de los propietarios

Mientras tanto, los propietarios de viviendas turísticas han aseverado que continuarán con su actividad pese al plan del Ayuntamiento de Madrid para frenar la conversión de las viviendas en alojamientos turísticos a la vez que han anunciado que habrá demandas tanto individuales como colectivas contra la medida, pues están seguros de que la ley los "amparará".

"Nosotros vamos a seguir funcionando porque estamos convencidos de que la ley nos ampara y nos amparará. El problema es que lleguemos a juicio, serán cientos de demandas, es lastimoso porque por una parte es dinero público y por el otro privado", ha expresado ante los medios de comunicación Manuel, miembro de Madrid Aloja, a las puertas de Cibeles.

Para los propietarios de este tipo de viviendas, el plan de hospedaje es "un plan de prohibición que se enmascara en una regulación". "Solamente hay que ver cuáles son las características que se exigen, entradas independientes, ascensor... es una prohibición pese a que los políticos querrán hablar de regulación", ha precisado.

En este punto ha señalado que para acceder a las pensiones, los huéspedes "entran por la misma puerta" que los vecinos del edificio. Lo mismo sucede, ha indicado, con las viviendas en las que desarrollan su actividad profesionales como abogados o dentistas.

Alquiler de costa estancia

Además, ha asegurado que están mal llamadas viviendas de uso turístico "porque es un alquiler de corta estancia". "Lo es para turistas y lo es para no turistas, porque más del doble no lo son, vienen a gestiones, cursos, ferias...", ha expresado.

Sobre la medida, ha indicado que se quedan "al descubierto tras muchos años haciendo esta labor". "Nos encantaría hablar con Calvo (delegado de Desarrollo Urbano Sostenible y con todos los ediles de todos los partidos. Llevamos intentándolo un año y pico, pero a la hora de hablar, parece que les cuesta más trabajo", ha lanzado.

Si bien, Manuel ha indicado que les "encantaría pedir una moratoria" y ser "escuchados" porque "seguro que hay un espacio común al que llegar con acuerdos", ya que "esto (la medida) es supuestamente cerrar mañana mismo y poner en el paro a miles de trabajadores", pues "hay como más de 10.000 viviendas turísticas, y tres o cuatro afectados por cada uno".