Sede de Acciona, en Madrid

Sede de Acciona, en Madrid EFE

Empresas

El beneficio de Acciona se dispara en 2018 hasta los 328 millones, un 49% más

Las desinversiones permiten a la compañía incrementar sus ganancias y reducir un 17% su endeudamiento.

Acciona disparó su beneficio hasta los 328 millones durante 2018. Este resultado supone un incremento del 49% respecto al cosechado durante el ejercicio anterior. Los ingresos generados en desinversiones han permitido incrementar el benefico de la compañía y reducir su endeudamiento. 

El negocio de Energía se vio impulsado por la normalización de la producción, la mejora de los precios y la contribución de los nuevos activos en explotación. La división de Infraestructuras cerró el año con fuertes niveles de ejecución y con la adjudicación de nuevos contratos valorados en más de 5.000 millones de euros.

El ejercicio estuvo también marcado por una rotación de activos no estratégicos para la compañía, valorados en 1.420 millones de euros, fundamentalmente Trasmediterránea, el negocio termosolar en España y el 20% de Testa Residencial. Estas desinversiones han permitido a la empresa llevar a cabo una fuerte reducción de su endeudamiento hasta los 4.333 millones de euros, un 17,1% menos que en 2017. 

En 2018, los ingresos totales de Acciona alcanzaron los 7.510 millones de euros, un 3,5% más que el año anterior. Energía aportó 2.206 millones, un 27%más; infraestructuras, 5.059 millones, un 2,4% más, y la división que enmarca otras actividades, 392 millones, un 43,2% menos, reflejando esta última división la salida de Trasmediterránea de la compañía.

Acciona registró durante el ejercicio un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 1.245 millones de euros. El 60% procede de nnergía, el 34% de infraestructuras y el 7% de Otras Actividades. 

Excluyendo las operaciones extraordinarias, el beneficio neto atribuible sería de la compañía habría alcanzado los 219 millones, un 5,9% menos que el año anterior. Este deterioro del resultados se debe fundamentalmente a la desconsolidación de los activos no estratégicos vendidos.

Además, la compañía invirtió un total de 1.023 millones durante el ejercicio: 643 millones en inversión bruta, 83 millones adicionales relacionados con el capex y 100 millones para el desarrollo del negocio inmobiliario. A estas cantidades hay que añadir 196 millones destinados al programa temporal de recompra de acciones, ante la infravaloración de la acción en el mercado.

Resultados por divisiones

Si se atiende a las distintas divisiones, energía facturó 2.206 millones, un aumento del 27%, y obtuvo un Ebitda de 743 millones, un 2,4% más que en 2017. El resultado bruto de generación internacional creció el 8,5% por la nueva capacidad de operación, la mayor producción y una mejora de precios en los países en los que opera la división de negocio, que se vieron parcialmente minorados por la evolución negativa de los tipos de cambio.

El negocio en España disminuyó ligeramente su Ebitda el 2,5%, principalmente debido a la desconsolidación del negocio termosolar en España desde mayo.

La división de infraestructuras, que engloba los negocios de construcción, industrial, concesiones, agua y servicios, alcanzó una cifra de negocio de 5.059 millones, un 2,4% más que en 2017. El  Ebitda fue de 419 millones, un 1,8% menos que en 2017.

El área de construcción facturó 3.137 millones y obtuvo un Ebitda de 205 millones. La cartera se situó €5.328 millones, un 15,3% menos que el año pasado. Esta reducción se debe al alto volumen de obra ejecutado, principalmente en Australia, Ecuador y Emiratos Árabes. 

El área de industrial mejoró su volumen de negocio hasta 411 millones, un 50,2% más que en 2017.Su Ebitda llegó a los  23 millones, un aumento del 136,8% respecto al año anterior. La cartera de negocio industrial llegó a 687 millones a finales de 2018.

Por su parte, agua facturó 639 millones, un 6,2% menos que en 2017. Obtuvo un Ebitda de 113 millones, un 13,1% menos que el ejercicio anterior, fundamentalmente por el impacto del final de la construcción de dos plantas desaladoras en Qatar. La cartera total de Agua a se situó en 3.779 millones a finales del 2018, incluyendo el efecto de la desconsolidación de ATLL.

En lo que respecta a servicios, esta división alcanzó 800 millones de facturación, un 6,3% más que en 2017 y acumuló una cartera de 1.052 millones a finales del pasado año.

Por último, el capítulo de otras actividades, que incluye Trasmediterránea hasta su salida del grupo el 31 de mayo de 2018, Inmobiliaria y Bestinver, registró una cifra de negocio de 392 millones, un 43,2% menos que en 2017.

La razón de este descenso es la venta de Trasmediterránea. El Ebitda de esta división se situó en 86 millones, un 30,9% menos que en 2017. Por su parte Bestinver mejoró su Ebitda, que ascendió a 72 millones, un 3,6% más que en 2018. El patrimonio medio gestionado en 2018 se situó en 6.151 millones, frente a los 5.768 millones del año anterior.