Santiago Vega de Seoane en un torneo de golf.

Santiago Vega de Seoane en un torneo de golf. Federación de Golf de Madrid.

Empresas

6 o 7 cifras, así quiere vender sus patinetes el sobrino del expresidente del Círculo de Empresarios

La marca creada por SJV Consulting ha logrado la adjudicación del 15% de las autorizaciones en Madrid.

Olga Rodríguez Miguel Ángel Uriondo

Aseguran que están “preparadísimos” y que “conocen a casi todos los actores” del mercado de patinetes. SJV Consulting es la compañía que ha logrado el 15% de las autorizaciones para patinetes eléctricos en Madrid y cuyo administrador único es Santiago Vega de Seoane, sobrino del expresidente del Círculo de Empresarios, Javier Vega de Seoane Azpilicueta.

Además de destacar su afición por el golf, Santiago Vega de Seoane es el consejero delegado de Serena, una productora audiovisual; director de grandes cuentas en Rubricall, un software de seguridad e identificación de personas y consejero delegado del Golf Park La Moraleja, según recoge su perfil de LinkedIn.

La compañía se encuentra “centrada en el lanzamiento del negocio” que contará con “la tecnología más puntera”, según explican a este periódico. Remarcan que no son “especuladores” y aseguran que su “intención es ser la empresa de patinetes líder en Madrid e ir a dominar el mercado nacional”. Por último añaden: “nuestros técnicos son los números 1”.

Sin embargo, pese a todas esas buenas intenciones, varias fuentes del sector de los patinetes niegan conocer a la empresa de Vega de Seoane. De hecho, la marca ‘Wheels’ con la que pretenden que sus vehículos salgan a la calle ni siquiera ha sido registrada.

Además varias voces del sector confirman a este periódico que SJV Consulting ha puesto el cartel de 'Se Vende' a sus autorizaciones. La empresa estaría dispuesta a vender las licencias otorgadas por el Ayuntamiento de Madrid por un precio cercano al millón de euros. Cabe destacar que el número de patinetes que SJV Consulting está obligada a desplegar por la ciudad, en un plazo de dos meses, es de 1.052, el 80% de las autorizaciones que ha recibido.

Cifras dispares

Como ya explicó este periódico, una de las estrategias de la empresa de Vega de Seoane para hacerse con esa cantidad de autorizaciones ha sido solicitar zonas poco interesantes para empresas que ya conocen el territorio como Lime o Bird y ofrecerlas a empresas que contando con la infraestructura se han quedado sin autorización.

La cifra de licencias de SJV es reseñable por dos motivos. En primer lugar, porque Lime, empresa que ya ha operado en la capital española y una de las más conocidas del sector ha obtenido 641, menos de la mitad que una recién llegada que ni siquiera tiene los patinetes en sus manos, según ellos mismos han confirmado.

En segundo lugar, de venderse esas autorizaciones -queda por conocer cómo se podría realizar la operación más allá de la compra de la sociedad-, estaría obligando a la empresa compradora a desplegar más de 1.000 patinetes hasta zonas poco atractivas para estos vehículos en menos de dos meses. Un objetivo difícil de cumplir.

“No somos especuladores”

Pese a todo, desde SJV Consulting han querido subrayar que no son “especuladores”. Además añaden que “se pide un acceso a la API para poder ver que tenemos tecnología”. Sin embargo, según otras fuentes del sector, precisamente porque el Ayuntamiento de Madrid solo solicitaba la API de la aplicación para solicitar las autorizaciones, empresas de este tipo han podido replicar la interfaz de otras start-ups sin tener que desarrollar toda la tecnología.

La comprobación de la infraestructura es otra de las quejas de varias compañías de patinetes que sostienen que el proceso del Ayuntamiento ha sido opaco. En esta línea, critican que ningún empleado del Consistorio se ha acercado a ver si las empresas disponían de los patinetes, del capital humano o de la infraestructura de carga para operar en la ciudad.

En cualquier caso, Lime ya ha desplegado esta semana su flota de patinetes, Ride Conga lo hará en dos semanas, Koko también está trabajando en ello y ‘Wheels’ deberá ultimar sus preparativos antes de conseguir su objetivo de ser “líder del sector”.